*

La producción de carne orgánica causa casi el mismo daño ecológico que la producción convencional (ESTUDIO)

Ciencia

Por: Pijamasurf - 01/22/2021

El costo del daño climático causado por la producción de carne orgánica es tan alto como el de la carne cultivada convencionalmente, según algunas investigaciones

Han sido numerosos los esfuerzos por demostrar que el cambio climático es real y que la actividad humana tiene un alto impacto en el aumento de la temperatura global. 

En un intento por disminuir los gases de efecto invernadero, se han hecho muchos estudios sobre el impacto que tiene la ganadería en el incremento de la temperatura. Como una respuesta alternativa a este tipo de actividad ganadera, mucha producción ha transitado a la ganadería de libre pastoreo para producir carne orgánica.

Sin embargo, un nuevo análisis ha concluido que la producción de carne orgánica (vacuna, de cerdo y de borrego) genera la misma cantidad de gases invernadero que la ganadería de producción convencional.

Este nuevo análisis fue publicado en la revista Nature Communications y confirma el daño al medioambiente que implica la producción a gran escala de productos alimentarios, en específico aquella que tiene que ver con la producción de todo tipo de carne.

Este análisis también demostró que los precios de venta de este tipo de carne tendrían que aumentar para cubrir los daños causados por la actividad ganadera

En el caso de la carne vacuna y de cordero, la producción orgánica y convencional tiene los mismos costos climáticos. De acuerdo con esta investigación, el pollo orgánico es ligeramente peor para el clima y el cerdo orgánico ligeramente mejor que los cerdos de producción convencional.

Las emisiones del ganado convencional provienen de su estiércol y, en el caso de las vacas y ovejas, de los eructos que producen metano. El grano con el que se alimentan también puede dar lugar a altas emisiones, especialmente si se asocia a que su producción es la responsable de la deforestación en casi toda América del Sur, fundamentalmente en la región de la selva del Amazonas.

El ganado orgánico no se alimenta con granos importados, en general se alimenta de pasto, pero esto implica que genera menos carne que pueda explotarse para consumo humano y los ejemplares crecen más lentamente, por lo que pasa más tiempo emitiendo gases de efecto invernadero antes de ser sacrificado.

Por otro lado, las plantas que son cultivadas orgánicamente tienen la mitad de los costos climáticos que los productos convencionales, ya que no dependen de fertilizantes químicos, pero todas las plantas tienen emisiones mucho menores que los productos animales.

Los investigadores dijeron que este análisis muestra la urgencia de diseñar e implementar políticas efectivas en torno a la producción y consumo de carne y algunos de sus derivados. Por ejemplo, la creación de impuestos especiales sobre la carne de todo tipo, para asegurar que los precios de los alimentos reflejen sus verdaderos costos en relación con el impacto que tienen en el deterioro del medioambiente. 

También señalaron que los ingresos recaudados de dichos impuestos deberían utilizarse para ayudar a las familias más pobres a gestionar el aumento de los precios e incentivar a los agricultores a ser más respetuosos con el medioambiente.

Esto significa que el aumento debería ser de alrededor del 40% en los precios de las tiendas de carne convencional, mientras que para la carne orgánica sería de alrededor del 25%, porque en principio se vende siempre a un precio mayor que la convencional. La leche convencional aumentaría alrededor de un tercio y la leche orgánica un quinto. El precio de los alimentos vegetales cambiaría muy poco. 

Esta investigación se redujo sólo a la producción de alimentos en Alemania, pero los científicos dijeron que los resultados serían muy parecidos con datos recabados en cualquier país de la Unión Europea. Sólo se consideró el ganado criado en Alemania, pero se tuvieron en cuenta las emisiones de otros productos importados, como la soya.

Los responsables de este estudio dijeron que esperan que la agricultura orgánica y ecológica tuviera mejores resultados en cuanto a las emisiones de gases de efecto invernadero. Uno de ellos, Maximilian Pieper, de la Universidad Técnica de Múnich, también destacó que la agricultura orgánica es mejor que la convencional debido a que no se usan fertilizantes químicos, los cuales contaminan los mantos acuíferos y el aire. 

Al igual que muchos estudios de este tipo, los científicos responsables de esta investigación no están sugiriendo que la gente transite a dietas vegetarianas o veganas. Simplemente presentan resultados de un fenómeno mucho más complejo que el enfoque en el tipo de alimentos (orgánicos o convencionales). Estos estudios también ayudan a dar cuenta de la manera en la que nos relacionamos con el mundo en el caso particular de los hábitos alimenticios, y con el gran poder que tienen ciertas industrias alimenticias.

 


También en Pijama Surf: Dejar la carne y los lácteos: la solución más eficaz para regenerar la Tierra (ESTUDIO)