*

X

Científicos crean molécula capaz de almacenar energía solar por 18 años

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/19/2018

¿Una nueva esperanza para las energías limpias y renovables?

De los muchos problemas que enfrenta la humanidad, la necesidad de combustible es sin duda uno crucial. En nuestra época, la dependencia a los hidrocarburos se ha convertido en una especie de “bomba de tiempo”, tanto por sus efectos contaminantes sobre el medioambiente como por su carácter limitado. No es posible saber si el petróleo se terminará antes de que por su uso acabemos con el planeta pero, en cualquier caso, es claro que no es una fuente de energía en la cual es posible confiar.

En ese contexto, parece cada vez más urgente investigar e implementar fuentes alternativas de energía que permitan vivir con mayor equilibrio entre nuestras necesidades como especie y la vida en la Tierra de la cual formamos parte. Y por mucho tiempo, la energía solar ha parecido la solución más evidente, pues todos los días el Sol vierte cantidades inmensas de energía que casi en su totalidad se desaprovecha, porque al parecer no hemos desarrollado la manera de usarla en nuestro beneficio.

Un desarrollo reciente de la Universidad Tecnológica Chalmers, ubicada en Suecia, podría cambiar dicho escenario, pues un grupo de investigación dirigido por Kasper Moth-Poulsen acaba de anunciar la creación de una molécula capaz de almacenar energía solar durante 18 años.

La molécula fue creada a partir de átomos de carbono, hidrógeno y nitrógeno; su característica principal es que reacciona a la luz solar transformándose en un isómero rico en energía, capaz de conservarse en estado líquido y cuya energía almacenada puede utilizarse posteriormente.

En el marco de este proyecto, el sistema del cual forma parte esta molécula consiste en una estructura montada sobre un techo que colecta la energía solar en su forma térmica conduciéndola a un volumen líquido; éste es luego almacenado en otro espacio con una temperatura diferente, con el fin de conservar la energía captada. 

Para usar dicha energía, basta con agregar al líquido un catalizador, con el cual se consigue la reacción de lograr que la temperatura aumente. En el caso de la prueba realizada se consiguió llevar la temperatura del líquido almacenado hasta los 63ºC, aunque se espera liberar la energía suficiente como para alcanzar un calor de 110ºC.

Por el momento los investigadores sólo han logrado hacer funcionar el mecanismo, pero esperan afinarlo aún más, de tal modo que el sistema aproveche la mayor cantidad posible de energía solar y además no emita ningún tipo de emisiones contaminantes.

El estudio que consigna esta invención fue publicado en la revista especializada Energy & Environmental Science, y puede consultarse en este enlace.

Te podría interesar:

Investigadores crean el primer mapa de emociones y sentimientos y las zonas del cuerpo que activan

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/19/2018

Un mapa de calor de todas las sensaciones humanas subjetivas

Por más mental que parezca, cada sensación o emoción humana tiene un correlato fisiológico, y un grupo de investigadores finlandeses ha creado el primer mapa comprensivo de lo que llaman "sensaciones subjetivas", lo cual abarca lo que comúnmente se conoce como emoción (amor, miedo, odio, etc.) y sensaciones como el dolor de cabeza o el deseo sexual.

Para realizar el mapa se tomaron en cuenta los sentimientos reportados de más de mil personas, a las que se les pidió que dijeran en qué lugar del cuerpo sentían cada sensación. "Hemos encontrado pruebas sólidas que demuestran que el cuerpo está implicado en todas las funciones cognitivas y emocionales. En otras palabras, el espíritu humano está fuertemente encarnado", dijo Riitta Hari, una de las autoras del estudio.

Los resultados de esta investigación se han publicado en la revista científica PNAS. La idea es hacerse consciente de los diversos sentimientos que definen la experiencia cotidiana de ser seres humanos con conciencia, así como descubrir de dónde proceden y con qué otros sentimientos se relacionan.

Los investigadores separan las sensaciones en positivas o negativas y luego en aquellas vinculadas a la enfermedad, la homeostasis o la cognición. En estos cinco grupos se puede clasificar cualquier sensación humana.

Además, los científicos crearon una especie de huella dactilar corporal, en la que vinculan cada sensación con el área del cuerpo (o las áreas) donde se siente algo. Cuando una persona está triste (o enojada, o enamorada), esto generalmente se siente en ciertas partes del cuerpo; pero también leer o respirar produce una cierta zona de calor. Esto puede ser muy útil para reconocer ciertas emociones negativas y no ceder a sus inercias de descontrol, algo que se suele practicar en la meditación budista.