*

Este es el significado de la corona de espinas que usó Kendrick Lamar en Glastonbury

Arte

Por: Valentina Cisniega - 06/30/2022

Una inusual pieza de joyería llamó la atención durante la presentación de Kendrick Lamar en el Festival de Glastonbury

El cierre del Festival of Contemporary Performing Arts, mejor conocido como el Festival de Glastonbury, estuvo lleno de sorpresas. 

Una de las presentaciones más esperadas era la del rapero estadounidense Kendrick Lamar, a quien muchos consideran el "heredero" de la vieja escuela de rap y hip-hop fundada por Dr. Dre, Ice Cube y el fallecido Eazy-E

Como en muchas de sus presentaciones, el performance no se hizo esperar. Rodeado por un grupo de bailarinas y otro de bailarines, Lamar subió a escena para cautivar al público que lo vitoreaba. 

Casi al final de su participación, lllamó la atención el accesorio que Kendrick llevaba puesto en la cabeza. Se trataba de una corona de espinas, que a simple vista no parecía significar nada más. Sin embargo, la corona resultó fundamental para la interpretación de la canción "Savior", perteneciente a su nuevo disco Mr Morale & The Big Steppers

Lamar le dijo a la multitud que era su canción favorita del nuevo álbum, porque se trata de "las imperfecciones". "La imperfección es hermosa", dijo, y agregó que usa su corona de espinas como un recordatorio: "Te juzgan a ti, juzgan a Cristo".

Kendrick hizo de esas palabras un estribillo repetido en la canción, que terminó con una declaración de apoyo para las mujeres conmocionadas por la revocación del derecho al aborto en Estados Unidos. Mientras la sangre de las espinas parecía correr por su rostro, el rapero repetía: "Te juzgan a ti, juzgan a Cristo. ¡Buena suerte por los derechos de las mujeres!".

Getty_images
Fotografía: Samir Hussein​ / Getty Images

De acuerdo con información proporcionada por la revista Vogue, la corona de espinas está hecha de titanio con pavé de ocho mil diamantes que en conjunto suman más de 137 quilates y un peso de casi doscientos gramos. Diseñada en el transcurso de diez meses, se necesitaron más de mil trescientas horas de trabajo de cuatro artesanos para colocar los diamantes a mano. 

Los joyeros más destacados de Tiffany & Co. trabajaron en la pieza personalizada, que se inspiró en el broche Thorns de Jean Schlumberger. La corona, compuesta por 50 espinas, se fundió en catorce componentes en el taller de Tiffany en Nueva York, antes de que la pieza final se ensamblara en la región norte de Italia y luego se ajustara a la medida de Kendrick.

900
Fotografía: Tiffany & Co.

Pero, ¿por qué una corona de espinas? Quizás uno de los símbolos más reconocidos de la iconografía católica es la corona de espinas impuesta a Jesús antes de su crucifixión

Para los maestros joyeros que intervinieron en la elaboración de la pieza, la corona es una metáfora de la destreza artística, la humildad y la perseverancia de Lamar por haber superado las pruebas de la vida mientras vivía en Compton, California. Pero, para el rapero, la corona sirve como un guiño de respeto a los artistas que lo precedieron.

Alexandre Arnault, vicepresidente ejecutivo de Productos y Comunicaciones de Tiffany & Co., compartió que:

Kendrick Lamar representa el arte, la creatividad arriesgada y la innovación incesante que también ha definido a Tiffany & Co. durante casi dos siglos.

Y agregó:

Estamos orgullosos e increíblemente emocionados de trabajar con un visionario como Kendrick para hacer realidad su visión de la corona.

La corona es una representación piadosa de las filosofías del barrio contadas desde una perspectiva juvenil digerible.


Fotografía: Yui Mok / Getty Images

Sin duda alguna, Kendrick Lamar tiene talento para las metáforas, las palabras y el performance, la combinación perfecta para el cierre de un Festival como el de Glastonbury. A la par, habrá que escuchar completo su nuevo disco para encontrar más significados respecto a su icónico accesorio.


También en Pijama Surf: 'Moonage Daydream': el esperado documental sobre David Bowie que forma parte de la Selección Oficial de Cannes

 

Imagen de portada: Kevin Rodríguez / Vogue Magazine