*

X

Asiste a un choque de titanes en la lucha libre vudú de Senegal (FOTOS)

Por: pijamasurf - 03/07/2016

En África la lucha libre es uno más de los umbrales entre el mundo de los mortales y el de lo divino, pero el mortal que pueda inclinar a su favor la balanza puede llevarse entre 10 mil y 300 mil dólares por combate

(Todas las imágenes: ©Christian Bobst/The Guardian)

En la costa atlántica de África, en la ciudad de Dakar, Senegal, tiene lugar un tipo de competencia/deporte/arte marcial que conjuga la fuerza y habilidad física de los luchadores con un sentido ritual. Observar el ensayo fotográfico de Christian Bobst publicado en The Guardian nos hace preguntarnos qué sentiríamos si en México o en la liga estadounidense un luchador se bañara con leche y ofreciera una ofrenda a una deidad del panteón vudú. La multitud de estos eventos alcanza el rango de lo masivo para los estándares locales, y los apostadores están a la orden del día.

2000 (2)

Y es que los gris gris rescatan algo sobre las artes marciales y el combate de competencia que los griegos tenían muy claro: los cantos que los poetas componían en honor de los vencedores en las olimpiadas los comparaban con Hércules en fuerza y con leones en ferocidad. Existe algo muy primordial en el hecho de que el combate en Senegal siga teniendo una vinculación tan inmediata con lo religioso, pues nos permite tomar perspectiva respecto al combate como espectáculo (sin descrédito alguno de este sano y brutal entretenimiento) donde los luchadores se relacionan de otra forma con las mitologías locales y con el consumo.

2000 (1)

1000

1000 (6)

1000 (5)

Pero haríamos mal en ver a los gris gris como una curiosidad exotista más (el llamado "occidente" no es mucho menos violento en cuanto a deportivizar la guerra): este es el deporte nacional (y no sólo de Senegal, también del Congo) y un buen luchador obtiene algo más que un guiño de las divinidades cuando alcanza la victoria: la carrera de luchador no es larga, pero el vencedor será respetado siempre, e incluso puede aspirar a abrir un gimnasio y enseñar a otros luchadores. Y eso puede hacer la diferencia para muchos jóvenes en un país con oportunidades limitadas por la geografía y la tensión política. 

 

(Visita la galería completa en The Guardian)

Te podría interesar:

Un paraíso digital en honor a Jerry García

Por: pijamasurf - 03/07/2016

JerryGarcia.com hace desfilar vivas memorias y documentos invaluables para todos aquellos que se sintieron inspirados por el gran Jerry.

Necesitamos música, no sé por qué. Probablemente es una de esas cuestiones de Joseph Campbell, necesitamos rituales. Necesitamos magia y dicha, y poder y mito, y celebración y religión en nuestras vidas y la música es una buena manera de encapsular mucho de ello.

Jerry García

Una de las figuras más prominentes de la segunda ola psicodélica, allá a principios de los setentas, fue sin duda el señor Jerry García. Su rol en The Greatful Dead, así como su carisma y consistencia creativa, le valieron colocarse como una voz fundamental en esos tiempos. Hace un par de años, para deleite de muchos de nosotros, se estrenó el sitio JerryGarcia.com, arcón repleto de gemas asociadas a su trayectoria y personalidad. Administrado por la familia García, el jardín digital hace desfilar datos y documentos en torno a la carrera de Jerry. Pero quizá lo mejor son las más de cinco mil horas de música y tres mil conciertos.

Memorabilia vivia que no niega un dejo de nostalgia, en buena parte provista por la familia y amigos cercanos del guitarrista y vocalista de Greatful Dead, pero también mucho del material ha sido aportado por los propios seguidores de la banda. Así, se da vida a un colaborativo altar digital en honor a Jerry, a fin de cuentas la presencia de alguien no requiere de un cuerpo, pero si de una memoria latente, pulsante.