*

X
Un recorrido por la mejor experiencia sonora de 2014 explorada bajo sus efectos psicotrópicos

 Takin drugs to make music to take drugs to

La neurociencia aún trabaja para perfeccionar los estudios que involucran procesos auditivos y sus efectos en la psique, el por qué la música produce estados alterados de conciencia que, aunque son en menor proporción, simulan algunos de los efectos creados por la injerencia de sustancias psicoactivas. Pero mientras no se revelen los secretos de la influencia musical sobre la mente en su totalidad, podemos experimentar por cuenta propia las sensaciones que producen los mejores discos del año. Cabe resaltar que esta lista no pretende ser impositiva; la selección de discos se hace, por supuesto, con un criterio personal, y lo que intenta al menos esta, es compartir la experiencia extrasensorial de la música, que a fin de cuentas emerge de la mente para las mentes.

 

Sedantes-hipnóticos

Barbitúricos (Penthotal), metacualona (anti-insomnia), ácido gamma-hidroxibutírico (encontrado en la fermentación del vino y la cerveza

Moderan la excitación y calma, así como los ataques impulsivos. Efecto de hipnosis en la psique, producen somnolencia y facilitan el inicio y mantenimiento de un trance onírico parecido al sueño normal. Función ansiolítica, también utilizada para tratar el insomnio.

Tycho: Awake

Tycho Awake

 

(ambient, downtempo, IDM)

La puesta de sol y un cúmulo de sonidos finos y sin embargo enérgicos reposan nuestra mente en la cálida melancolía de Awake, el cuarto material de larga duración del músico y productor Scott Hansen, también conocido como ISO50 en las artes visuales. Cada uno de sus tracks funciona perfectamente unido al otro, como un tejido infinito de suaves micelios de nostalgia, hilados bajo una producción majestuosa y minimalista que destacada por su juego de volúmenes, especialmente en las percusiones. Hay un sentimiento ligero de beatitud buceando en cada uno de sus sonidos ambientales, salpicando las influencias notables de un Boards Of Canada contemporáneo en toda su estructura. La sutileza de este techno ambiental puede llegar a contagiarnos un efecto hipnótico, diseñado especialmente para ser tocado en atmósferas naturales. Su etiqueta Ghostly International Records engloba una amplia gama de músicos, productores y artistas visuales de la electrónica contemporánea que merece la pena escuchar.

Sobrenadar: Tres

(ambient, bedroom pop, dream pop)

 

Pure X: Angel

(stoner pop, launch)

 

Analgésicos narcóticos

Todos los alcaloides naturales y sintéticos derivados del opio, morfina, codeína, buprenorfina, tramadol y metadona.

Imitan la actividad de las endorfinas, superponiendo como principal efecto la supresión del dolor. Hay una pérdida leve de conocimiento. Se consideran altamente adictivos pues suelen provocar el llamado efecto tolerancia a nivel clínico, donde el paciente manifiesta aumento de dolor corporal en un lapso de tiempo corto y requiere de dosis más elevadas. Hay una leve somnolencia que el paciente describe como deliciosa, pero el consumo constante puede provocar depresión e incluso sobredosis.

 

Kim Hiorthøy: Dogs

Kim Hiorthoy Dogs

(minimalist piano, contemporary classical music, ambient, instrumental)

Una sobredosis de láudano al estilo de los poetas del siglo XX (elegante y un tanto trágica) viaja por nuestros oídos en forma de preciosas octavas que cuentan historias. A 7 años de su penúltimo disco, Kim Hiorthøy, músico, diseñador y cineasta retoma su inspiración armónica para dar un salto al vórtice de la música clásica contemporánea. 11 piezas minimalistas dominan la atmósfera de un hermoso encuentro cara a cara con la melancolía y sus garras, que abren la piel para fluir por el cuerpo. Un material delicado y el más grande culto a la elegía de 2014. 

 

Jozef Van Wissem & SQÜRL: Only Lovers Left Alive EP

(instrumental, dark minimalism, noise)

 

Bohren & Der Club of Gore: Piano Nights

(dark ambient, jazz)

 

Blonde Redhead: Barragán

(dream pop, multi-instrumental, experimental folk)

 

Federico Durand: La estrella dormida

(acoustic ambient, dreamy tape, atmospheric)

 

 

Antipsicóticos (antidepresivos)

Fluoxetina o Prozac, clonazepam o Rivotril, diazepam y derivados, brupropión. El chocolate y algunos dulces son también considerados antidepresivos.

Tranquilizantes mayores utilizados para tratar trastornos depresivos, desde la distimia y ciclotimia hasta la bipolaridad y la esquizofrenia. Efecto supresor del sueño y de hiperactividad que, según el paciente, puede o no causar confusión, dolores de cabeza, nauseas y hasta inducir el coma. Los antidepresivos buscan estimular la serotonina en los pacientes que no son capaces de producirla; la supresión brusca de estos medicamentos podría causar efectos adversos peligrosos.

 

The Raveonttes: Pe'ahi

Raveonettes Peahi

(shoegazing, white noise, 90s, dream pop)

Uno de los mejores discos de shoegaze del año (sino es que el mejor) fue ignorado por las listas más solemnes en los medios musicales internacionales. Probablemente sea su larga trayectoria musical lo que hace que el jurado sofisticado pose a The Raveonettes en la monotonía, o tal vez sea su exceso de ruido perfectamente provocado, como lo hizo alguna vez Jesus And Mary Chain con Psychocandy, uno de los álbumes más reveladores en la historia de la reinvención del rock que se conocía. Sin embargo, este dúo americano llegó al siglo XXI para re-evolucionar los sonidos noventeros como un verdadero género digno de admirarse. Probablemente se necesite ser paciente y delicado con este material (no apto para sensibles a los estrobos); no es el tipo de hit que persigue la industria musical pero sí del que te noquea como una buen dosis de diazepam intravenosa. No es del tipo meloso que se porta amable con tus oídos, pero sí del agresivamente dulce que brilla por su delicadeza singular. Hasta ahora, ninguna banda suena a The Raveonettes. 

 

 

Dead Horse One: Without Love We Perish

(brit pop, folk, shoegaze, 90s)

 

 

The Vacant Lots: Departure

(neo-psych, space rock, synth rock, blues noise)

 

Singapore Sling: The Tower Of Foronicity

(neo-psych, dark psych, blues noise)

 

The Asteroid #4: The Asteroid #4  

(neo-psych,  blues noise)

 

 

Darkly: Becoming Dangerfield

(dark pop, stoner pop, chillwave, psi-fi)

 

Psicodélicos/ alucinógenos disociativos

Psilocibina, mescalina, LSD, DOM (super terrific osychedelic), MDMA y derivados (MBDB 2-CB/2-CE/2-CI, etc), DMT, ketamina, ácido iboténico (Amanitas), Savinorina y anticolinérgicos.

Catalizadores del inconformismo social. Se denomina experiencia psicodélica al estado alterado de conciencia creado por la subjetividad de cada persona en donde se obtiene información mística sobre la identidad del ser y su percepción de la realidad. Experiencia meramente sensorial que, según se cree, internaliza el cuerpo y exterioriza el alma. Percepciones extrasensoriales y alucinógenas fractales y/otridimensionales. Efecto sinestésico y pérdida de la conexión visual con la realidad. En psicoterapia son comúnmente utilizados con fines diversos.

 

Brian Jonestown Massacre: Revelation

Revelation

(neo-psych, folk psych, blues noise, country, shoegazing)

El legendario Anton Newcombe, como todo mesiánico egocentrista que alguna vez se creyó Dios, no reposó su creatividad musical ni un solo momento de este año y terminó empapado de colaboraciones con artistas de la nueva era: Tess Parks, Asia Argento, The Vacant Lots, Alex Lipinski e incluso SoKo. Revelation es el disco de neo-psychedelia más importante del año, no sólo por el simbolismo romántico de elogiar a una de las bandas sobrevivientes de la era monstruosa del imperio musical CD, sino también porque Brian Jonestown es el máximo ejemplo de autenticidad en el rock n’ roll desde hace un par de décadas. Aún conservan su identidad countryniana y blusera que se definió desde los primeros 3 discos que sacaron en el lapso de un año, y aunado a esto, la aparición de nuevos ingredientes psicodélicos como el uso de trompetas y sintetizadores sesenteros que llevan la batuta de todo el disco. Este álbum resulta ser bastante apropiado para montarnos al viaje de hologramas psicodélicos con la última dosis del año.

 

A Psych Tribute to The Doors

(neo-psych, dark-psych, dead mantra)

 

Kikagaku Moyo: Forest Of Lost Children

(neo-psych, experimental blues, sixties trip)

 

Eli Pop: Icaros

(psycho tropical, garaje, surf, stoner pop)

 

The Cult of Dom Keller: The Second Bardo

(neo-psych, blues noise, repeat-o rock)

 

Cannabinoides

Δ9-THC, CBN, CBD (Mariguana, Hashish)

Efecto analgésico. El THC se adhiere a la superficie de las células nerviosas, provocando una alta influencia en las partes del cerebro que regulan el placer, la memoria, el aprendizaje, el pensamiento y la percepción sensorial. En medicina es usado para tratar el glaucoma, la migraña, el asma y para inhibir el crecimiento de células cancerígenas.

 

Allah-Las: Worship The Sun

Allah Las  Worship The Sun

(neo-psych, space rock, new rock n’ roll, 60s)

Un agradable material que nos incursiona a los túneles místicos de un viaje al pasado, especialmente a las décadas de 1960 y 1970. Worship The Sun, apenas el segundo álbum de la banda, está repleto de tonalidades y actitudes del rock psicodélico engendradas en el arte contracultural y recordando mucho a sonidos clásicos como el de The Wailers, The Factory o The Riot Squad. El espíritu de las playas californianas se desliza en forma de riffs enérgicos por todos los tracks; ese toque de dulzura tropical y un tanto lo-fi es justo la particularidad del disco. Una ligera dosis de cannabis o tal vez de hashish, funcionan más que perfecto para disfrutar el fin de año.

 

Lorelle Meets The Obsolete: Chambers

(neo-psych, stoner rock, space rock, repeat-o rock)

 

Amorphous Androgynous: SYD ARTHUR A Monstrous Psychedelic Bubble Remix

(neo-psychedelia, multi-instrumental, space rock)

Amen Dunes: Love

(neo-psych, folk, new rock n’ roll, 60s)

 

Estimulantes

Sintéticos: anfetaminas, cocaína, efedrina, khat, metilfenidato. Naturales: azúcar, cafeína, cacao, guaraná, tabaco, mate y té.

Aumentan los niveles de actividad motriz. Efecto de alerta y vigilia. Aumentan niveles extracelulares de dopamina, causando euforia frenética. Pérdida del apetito, insomnio. Dilatación de las pupilas y algunas veces, mareos. Es altamente peligroso mezclar con depresores.

 

Tobacco: Ultima II Massage

Tobacco

 

(experimental, psych-electronic, hip hop, IDM)

Thomas Fec es Tobacco y Tobacco es el líder de Black Moth Super Rainbow, maestros de la psicodelia electrónica y el noise digital. Fec ha mantenido su proyecto solista rozando los confines de lo inclasificable, donde termina la electrónica experimental y empieza la locura, donde las reglas de composición musical son analizadas con lentes tridimensionales y escuchadas bajo los efectos de la efedrina. Ultima II Massage es un híbrido estruendoso de hip hop y quizás una especie de drum & bass distorsionado por la esquizofrenia de sintetizadores psicodélicos. Mantiene su sonido habitual a la Black Moth, con la presencia de bases melódicas y arreglos de guitarra esporádicos suaves, ideales para conducir a tus tímpanos por el camino de la autodestrucción.

 

Todd Terje: It’s About Time

(experimental, electronic, IDM, nu-disco)

 

Nootrópicos o drogas inteligentes

Del griego «nous» (mente) y «tropos» (dirección). Sustancias, drogas, fármacos o suplementos de efecto cognitivo.

Elevan las capacidades mentales humanas, como la memoria, inteligencia y concentración. Estimulan el crecimiento del nervio sin efectos sedantes o estimulantes.

 

Plaid: Reachy Prints

Plaid

 

(IDM, soft electronic, experimental, pop cosmos)

Uno de los proyectos más elementales de la escena electrónica de antaño resurge con un material que nos muestra la evolución de su grandeza metafísica tras 17 años de experiencia con sonidos digitales inteligentes. La odisea armónica que lleva por nombre Reachy Prints está liderada por las bases estándares del IDM y las nebulosas y endulzadas piezas de drum & bass que los caracteriza. Cada sonoridad parece binaural; están diseñadas para tocar un punto clave del cerebro en donde se alojan las emociones. Hay algunas gotas de melancolía mezcladas en una taza con té de beatitud quisquillosa, finamente preparado para estimular dopamina. También aparece la estructura orgánica como elemento primordial del disco; algunos jugueteos con varias capas de sintetizador en delay parecieran describir el medio ambiente con un gesto delicado de sintestesia natural. Este álbum fue sin duda uno de los mejores viajes del año por la eufonía del pop cosmos.

 

 

Aphex Twin: Syro

(drum & bass, IDM, acid techno, future ambient)

 

Roman Flugel: Happiness Is Happening

(IDM, soft electronic, experimental)

 

The Future Sound of London: Environments Five

(IDM, neo-psychedelia, experimental)

 

Twitter de la autora: @surrealindeath

Te podría interesar:

Neurocientífica describe cómo fumar DMT cambió su forma de ver el mundo (VIDEO)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 12/31/2014

La doctora Michele Ross narra su experiencia fumando DMT y la transformación subsecuente

No hay duda de que la ciencia cada vez está más abierta a experimentar con psicodélicos --aunque las regulaciones siguen haciéndolo difícil. Esta apertura se explica claramente porque los pocos estudios que se tienen y sobre todo la gran cantidad de experiencias personales muestran que sustancias psicodélicas como el DMT, el LSD, el MDMA y la psilocibina, entre otras, son seguras y tienen numerosas aplicaciones terapéuticas y medicinales. Poco a poco estamos viviendo un renacimiento de la medicina psicodélica; y esto, en buena medida, es el resultado de las vivencias transformativas de todo tipo de personas que experimentan con psicodélicos.

Tal es el caso de la neurocientífica Michele Ross, quien en esta entrevista relata su experiencia fumando DMT. La experiencia de Ross no tiene la misma intensidad lírica de las famosas experiencias psiconáuticas de Terence McKenna, pero, desde su mente científica, nos acerca al misterio del DMT y su inusitada facilidad para producir experiencias espirituales en personas que no tienen creencias espirituales. Seguramente muchos científicos han tenido experiencias con psicodélicos (como es el caso de Francis Crick, el descubridor de la doble hélice del ADN o Carl Sagan con la marihuana), pero hasta la fecha sigue siendo tabú entre la comunidad científica salir del clóset y revelar este otro tipo de experimentación. Relata Ross:

Después de fumar empecé a ver formas geométricas, un túnel inicial de geometría sagrada, un screensaver cósmico --no parecía tener sentido pero era muy hermoso--, sentí que mis neuronas estaban disparando en un patrón hermoso que nunca iba a disparar otra vez... luego empezó a cambiar como en una caricatura, vi  unos gatos comiendo helados, muy raro... lo que estaba viendo parecía un mundo en 4D en el que el espacio y el tiempo se doblaban, sentía que caía a un agujero negro, cayendo, cayendo y luego sentí que estaba flotando en un mundo luminoso diamantino, como el cielo, con entidades influyentes, con personas que me querían, extrañamente emocional y abstracto y luego era un lugar como en la Última Cena y no soy religiosa pero me dio la impresión de haber estado en el cielo. Caí y de manera extraña entré al cielo. Y luego mis amigos me dijeron que habían tenido muchas experiencias similares de "cruzar al otro lado". Me preguntaba por qué mi cerebro me llevó a un lugar espiritual, cuando yo no tengo esto. Todo esto sucedió en 6 minutos pero pareció horas...  

En otros viajes sentí que me levantaban unas personas muy altas que están encima de la Tierra, no sé que sean, si son dioses o algo así y tenían un ojo inmenso y me dejaban ver a través de su ojo y me hacían saber que no importa lo que pase, todo está bien y hay alguien cuidándome.

El viaje de Ross recuerda a la experiencia cercana a la muerte del médico de la Universidad de Harvard, Eben Alexander, quien a partir de una experiencia cercana a la muerte se atrevió a publicar un libro en el que sostiene que su experiencia le brinda la seguridad de la existencia del cielo y de la vida después de la muerte. Una aseveración por la cual ha sido duramente criticado, pero que de cualquier manera, para su mente y su percepción es real.

Más allá de la difícil cuestión de si los mundos a los que viajamos durante experiencias cercanas a la muerte o a través de psicodélicos son reales y autónomos y no son sólo la fabricación de nuestra mente en un estado alterado y alucinatorio, lo que parece ser algo con lo que ciertamente se puede trabajar en este plano es el gran potencial de transformación y de otorgar significado a la vida que tienen los psicodélicos. Más allá de lo numinoso, lo terapéutico (para lo cual es importante que se regulen y se puedan utilizar de manera controlada bajo la supervisión de especialistas). Dice Ross: "Antes trabajaba sólo por la data y encontrar resultados y publicar; ahora lo que quiero es ayudar a las personas".