*

X

Surfeando la música y la creatividad con Ghostly International Records

Arte

Por: Jaen Madrid - 07/17/2014

Tobacco, Com Truise, Adult y Fort Romeau son algunos artistas de este label independiente que resalta la estética de un vinilo y a su creador

IMAGEN 1-Ghostly

El intento de rescatar los artificios por los que antiguamente viajaba la música (casette, vinilo y cd) ha sido un trabajo difícil frente a la propagación de descargas virtuales de nuestro tiempo. Mantener un sello discográfico de manera independiente no sólo resulta una complicación, también es un desafío del día a día para lograr transmitir al público tanto la obra del artista como su nombre. Tenemos el ejemplo de las imágenes que se comparten en blogs como Tumblr o Pinterest donde el nombre del autor se desvanece en el dashboard, o una simple búsqueda de imágenes en Google que te lleva a guardarlas en tu escritorio sin el origen de éstas. En concreto, el artista se vuelve un fantasma; o menos que eso, se vuelve la sombra de su trabajo.

IMAGEN 2-GhostlyCon base en esto, se podría cuestionar si es que la web significa la muerte del autor (o qué es lo más importante: el nombre o comprar la obra misma). Sam Valenti IV, fundador de Ghostly International Records,  ha meditado sobre ello desde hace 15 años, cuando decidió compilar las ideas que la escena de los suburbios de Detroit en los '80 le habían heredado. Un péndulo de influencias difusas que oscilaron entre el Techno y el Hip-Hop principalmente, y las cuales ahora podemos escuchar a través de Ghostly International Records, su plataforma de música underground. Ghostly es un sello con un catálogo interesante de subgéneros musicales. Resalta la presencia de músicos como Tobacco, Gold Panda, Matthew Dear, Mux Mool, Com Truise, Adult, HTRK, Shigeto, Tycho, Fort Romeau, entre otros actuales de la música experimental y electrónica.

Además de ser una disquera independiente, con alto nivel de sofisticación en la producción de sus grabaciones, también es una empresa creativa, que constantemente diseña estrategias de mercado tanto para buscar sustentabilidad como para nutrir a sus fans con material incluso de otros sellos amigos. Además, Ghostly I. Records cuenta con Drip.fm, un servicio basado en la suscripción al club de fans que ofrece contacto directo con artistas de loables de culto como Ninja Tune, Mad Decent o Cantaloupe. Una excelente manera de encontrar música nueva sin perder la huella de su autor. En su webstore también podemos encontrar música de descarga gratuita. Se trata de cinco compilados en los que destacan los títulos de Essentials Rarities, Music For Ideas y Music For Creatives. Y si esto no te parece bastante, también se las han ingeniado para diseñar una brillante aplicación de nombre Discovery, disponible para IOS y online. Mediante Discovery puedes adentrarte a su selección musical de manera gratuita y según el mood en el que te encuentres, sólo basta manejar los niveles del ritmo en que tu mente desee reposar y automáticamente se reproduce un playlist cuidadosamente seleccionado que fluye bajo la frecuencia deseada. Esta app es sin duda una de las ideas más fascinantes en la profundidad de la música digital, ya que a través de sus niveles  de modo/neutral, digital/organic y faster/slower podemos encontrar sonidos valiosos ad hoc al momento.

IMAGEN 3-Ghostly

"Arte y Artificio desde 1999" es su lema. Más que un sello discográfico, Ghostly intenta crear una comunidad artística en la que tanto el aspecto visual como el sonoro transmitan una relación armoniosa. Por ello también se le da un espacio significativo a diseñadores y artistas visuales, quienes, en su mayoría, adornar los extravagantes vinilos de los artistas del sello, que complementan su estrategia diseñada para no dejar morir el cuerpo del artista frente a su obra. ¿La web significará la muerte del autor? Valenti se responde a sí mismo con hechos; basta observar cómo los artistas fantasmas, proyectados en pequeña escala sobre el humo de las periferias, se hacen gigantes de pronto con la ayuda de una linterna mágica como Ghostly, un farol que continua en formato vintage pero también a la vanguardia de la tecnología.

Twitter de la autora: @surrealindeath

Ernest Jünger, el gran escritor alemán, nos impulsa a buscar el bosque --con su código dionisiaco-- para asumirnos eternos.

forest1

Cuenta Albert Hofmann, el descubridor del LSD, que los textos de Ernest Jünger le abrieron los ojos  al "milagro omnipresente de la creación". Este regalo visionario fue luego canjeado: Hofmann luego compartió con Jünger una serie de experiencias con LSD y psilocibina que abrieron los ojos de escritor alemán.

Pese a que está asociado superficialmente con el regimen nazi, Jünger exploró novedosamente temas como las drogas, la conciencia, los viajes, la expansión de la mente, la muerte, etc., (incluso desarrolló un modo perceptivo que llamó la estereoscopía, que permite mantener dos visiones opuestas al mismo tiempo: superficie y profundidad, fenómeno y símbolo). La mala fama que le persigue en Occidente es en realidad  errática; Jünger desoyó el llamado de Himmler y Goebbels para unirse a la Deutsche Akademie der Dichtung, que presidió Gottfried Benn (otro gran escritor que ha sido vinculado con los nazis, entre ellos también Heidegger). Por otro lado, resulta ridículo juzgar moralmente a un escritor (el único juicio importante es si escribe bien, no si es una buena persona) Jünger fue héroe de combate (recibió 14 heridas en la Primera Guerra Mundial) y abrazó una especie de de espíritu dionisiaco de la guerra y el caos: la fricción de la creación --más cerca de Nietzsche que de Hitler--; su obra, sin embargo, reiteradamente muestra críticas sutiles al totalitarismo y puede considerarse, como rescata Gary Lachman, una exaltación de la libertad.

Rescatemos la obra de Jünger traducida al inglés como The Forest Passage (La Emboscadura), en la cual responde a la hiperpermeabilidad del Estado que oprime la vida individual con el respiro del bosque que está en todas partes, indestructible pulmón de la libertad.

El bosque está por doquier; hasta puede hallarse en el suburbio de una gran ciudad.

El bosque es aquí la metáfora de una zona temporalmente autónoma (un concepto de Peter Lamborn Wilson, que Jünger prefigura), el mercado negro donde se puede dar rienda suelta a la capacidad rebelde y creativa para entregarse a las fuerzas telúricas que lo mismo sacuden la floresta que la piel humana."Es esencial saber que cada hombre es inmortal y que hay vida eterna en él, una inexplorada y deshabitada tierra, de la cual, aunque él mismo pueda negar su existencia, ningún poder temporal puede despojarlo", dice con ecos vitalistas. Esa tierra es el pasaje del bosque ubicuo.

Esta zona metafórica, que sin embargo se enraíza en los poderes energéticos del cuerpo, es el ámbito del "rebelde del bosque", una figura recurrente en la obra de Jünger, abisagrada como "exilio interno". El rebelde del bosque, es la versión anarco-liberal de Jünger, que no necesita de la sociedad: mantiene su libertad sin deshumanizarse habitando en un estado interno, y no en uno en el que es forzado a vivir.

En cierta forma Jügner llama --como esa voz de viento de fauno-- al encuentro del ser en el sotobosque, donde yace lo "supra-temporal", el sustento de todo lo que es. Un ser en el que participa el alma humana: "el filo del abismo es un buen lugar para buscar tu propio consejo". 

Es tonificante recibir un poco del vigor alemán feral, una tradición que conjunta la más lúcida razón con la desmesura épica de las creaturas extáticas del bosque.

La verdadera cuestión es que la mayoría de nosotros no quiere  la libertad, le tenemos miedo. Uno debe de ser libre para poder querer volverse libre, porque la libertad es existencia --es sobre todo consentimiento consciente de existir, y el deseo, percibido como un destino personal, de hacerlo real. En este punto el hombre es libre, y este mundo cubierto de opresión y agentes asfixiantes sólo puede servir para hacer su libertad visible en todo su esplendor, justo como un gran manto de roca produce cristales a través de su alta presión.

Así esta reflexión, con Jünger, de ir al encuentro del ser en el bosque. No un llamado off the grid, a salirse de la civilización, sino una metafísica verde, de encontrar ese tálamo de árboles invisibles como marco del ser atemporal que bebe de sí mismo en el manantial cristalino de la potencia. Consideremos esta metáfora.

Twitter del autor: @alepholo