*

X

Festival de Artefactos Sonoros: máquinas sensibles orquestadas simultáneamente

Por: ps mexico - 12/06/2013

La tecnología y el arte se conjugan en este evento, en donde 15 artistas mostrarán simultáneamente artefactos creados por ellos mismos para crear una orquesta ambiental de sonido improvisado.

Gilberto Esparza

Los Artefactos como constructores de instantaneidad

El arte sonoro trasciende la música como tal, pues en éste la experimentación y la relación con ideas y reflexiones se conjugan sin límites: en el arte sonoro no hay reglas y sí muchas posibilidades, además, está  fervientemente relacionado al arte tecnológico.

Como parte del Festival de las luces de invierno organizado por Conaculta, este 14 de diciembre se realizará la primer edición de Facto: Festival de Artefactos Sonoros, en la Ciudad de México, el cual presentará en los jardines del Cenart (Centro Nacional de las Artes) a quince artistas repartidos en distintos puestos, en donde cada uno expondrá simultáneamente máquinas de sonido creadas por ellos mismos; todas bajo un concepto o idea detrás de la creación tecnológica.

Los paseantes podrán experimentar distintas vivencias sonoras conforme caminen el lugar, y así ellos mismos, a partir de su propio ritmo motriz y situación en el espacio, podrán ejercer su propia experiencia "sonírica", en una especie de creación individual de vivencia artística.

El curador del evento es el artista Arcángel Constantini, quien ha experimentado incansablemente con la relación en el arte y la tecnología, y a quien se reconoce por sus propuestas conceptuales que trascienden lo convencional en el mundo sonoro.

En el Festival se presentarán los siguientes artistas: Leslie García, Ivan Puig, Marcela Armas, Yair López, Hugo Solís, Gilberto Esparza, Yurian Zerón,Víctor Hugo Rodríguez, Bárbara Lazara, Juan Pablo Villegas, Juan José Rivas, Taniel Morales, Ivan Abreu, Daniel Lara.

Algunos de los temas trabajados por los artistas son:

Las poéticas del arte, produciendo artefactos sonoros que dialogan con distintos modelos de producción, como el hackeo a la tecnología obsoleta. La transducción sonora de microorganismos, la interferencia a circuitos electrónicos, el "senso" de condiciones medioambientales, etc.

Se trata de una muestra de artistas que combinan su creatividad aplicada a la tecnología y la electrónica; el concepto y la experimentación sonora. Tres alicientes que vuelven interesante y misteriosa esta presentación que pretende generar una orquesta de sonidos simultáneos en un acto improvisado.

 

Evento:

Fecha: 14 de diciembre, 13 a 17:00 hrs.

Lugar: Centro Nacional de las Artes (jardines)

Más información

Te podría interesar:
¿Qué es el dinero? Trozos de billetes de dólar recortados son utilizados para componer escenarios surrealistas en los collages de Mark Wagner.

Screen Shot 2013-12-09 at 11.03.21 PM

Con el paso de los siglos, y supongo que por múltiples razones, el dinero se ha consagrado como una de las abstracciones más influyentes de la realidad humana. Esta especie de sofisticado programa cultural, se convirtió en el máximo criterio para definir el valor del trabajo, así como un instrumento definitivo para dibujar jerarquías sociales y una certera herramienta de control. Lo anterior ha provocado que millones de personas no podamos concebir la existencia de capital sin remitirnos a una divisa.

mark-wagner03

Vale la pena recordar que su naturaleza abstracta le otorga una cualidad esencialmente neutra, receptiva a los códigos que se le impriman. Por esta razón, Douglas Rushkoff sugiere que el dinero es en realidad algo así como un software psicocultural, el cual puede programarse a voluntad: “Los dineros son programados. Se comportan de cierta forma porque se les ha codificado con ciertos patrones de conducta", advierte el neoyorquino, en una franca invitación a tomar el control de nuestra propia ficción financiera.

De acuerdo con lo anterior, podríamos determinar que el dinero no es 'bueno' o 'malo' per se. Y si bien resulta una pésima estrategia generar un discurso ideológico de choque e inaugurar una batalla frontal contra él, también es evidente que alrededor de esta abstracción se ha construido, culturalmente, un modelo nefasto, alimentando conceptos como la escasez, la competencia, la jerarquización de bloques sociales, entre otros. Y tal vez por esto último es que la obra artística de Mark Wagner resulta particularmente llamativa, ya que sus piezas emergen a partir de la "destrucción" de dinero.

Billetes de dólares de diferentes denominaciones son empleados por Wagner como materia prima para generar peculiares piezas de arte collage. Los billetes, elemento icónico del sistema financiero –especialmente si se trata de dólares–, son fragmentados y sus elementos se reorganizan para crear entornos surrealistas, que contrastan con la disposición original tan familiar para el imaginario colectivo. 

El billete de un dólar es el trozo de papel más ubicuo de Estados Unidos. El collage lanza la interrogante: ¿qué se necesita hacer para convertirlo en algo más? Es un material viejo: impreso en talla dulce sobre robusto papel de lino, decorado con filigrana, y conceptualmente escarpado con símbolos. Una navaja y pegamento lo transforman, reproduciendo los efectos de tapices, pinturas, grabados, mosaicos y computadoras, consiguiendo así algo bizarro, hermoso, o inusual… lo extraño en lo familiar. 

mark-wagner05

 Wagner es considerado uno de los más hábiles artistas de collage, y en su extensa serie compuesta por trozos de billetes se aprecia una insistente técnica. Por otro lado resulta relativamente cómodo recurrir a "destruir" billetes para generar una obra "impactante". Sin embargo, no deja de ser interesante el mensaje de este acto creativo, pues al detonar una especie de oxímoron visual –la gráfica de un billete pocas veces es descontextualizada de esta manera, para terminar dando vida, por ejemplo, a dinosaurios–, promueve una reflexión en torno a lo que en realidad es un billete. Y es que lejos de tener un valor absoluto en la realidad, estos trozos de papel son "dinero" por el código cultural con el cual son impresos. 

En síntesis, la lección que nos comparte Wagner es bastante clara: un billete es sólo lo que tú quieras que sea...

Twitter del autor: @ParadoxeParadis