*

X

Tejiendo la voz de criaturas prehistóricas para darles vida nuevamente

Por: pijamasurf - 01/23/2016

¿Por medio del sonido se puede revivir a una criatura? ¿Qué tanto de la esencia o la presencia de un ser carga sobre su lomo el sonido que éste producía?

 
imperator01

La diseñadora francesa Marguerite Humeau (1986) dedicó incontables horas a investigar el pasado sonoro que reinó en este planeta a través de las criaturas que lo habitaban hace millones de años. Ello con la intención de proponer al público la experiencia de escuchar la voz de dichos seres, que otrora caminaron sobre la Tierra.

Con apoyo de paleontólogos, exploradores, ingenieros y expertos de la vida salvaje, se recreó la versión más cercana de lo que pudo haber sido el tejido blando de pulmones y cuerdas vocales de tres criaturas prehistóricas; después se incorporó audio a las piezas minimalistas que cierran el ciclo del proceso artístico dentro de la galería.

dezeen_Proposal-for-Resuscitating-Prehistoric-Creatures-by-Marguerite-Humeau_6El diseño de audio y la programación del performance corrieron a cargo del ingeniero, investigador y músico Julien Bloit (1979 Francia); haciendo gala de sus sorprendentes habilidades desarrolló Brain, el sistema con el que se pudo orquestar la sinfonía que ejecutaron los tres seres reanimados. Muchos paleontólogos y evolucionistas se conmoverían con el performance, ya que se le dio voz a Lucy (Australopithecus), un homínido que vivió hace unos 385 millones de años, cuyos restos se descubrieron en la década de los 70.  

Pero más allá de lo impactante que puede resultar enfrentarnos a los sonidos prehistóricos y del valor científico que este acercamiento artístico conlleva, también podemos extraer una excitante premisa a partir de este trabajo de Humeau. Nos referimos a una reflexión en torno a determinar la carga de esencia que transmite el sonido. ¿Se puede "revivir" algo a través de reconstruir el sonido que emitía? Tal vez sí.           

 

Te podría interesar:

Escucha en esta playlist los 25 vinilos favoritos de David Bowie

Por: pijamasurf - 01/23/2016

La genialidad y la originalidad casi siempre proceden de un amplio conocimiento de la materia en que el artista destacará, y ese fue el caso de David Bowie

 

La creatividad es, en buena medida, un asunto de influencias. Su definición no se consideró siempre así, pero lo cierto es que incluso una breve revisión de las grandes obras y personas creativas de la historia nos enseña que eso que en un primer momento nos puede parecer original tiene ecos del pasado, motivos que alguien más utilizó antes, reminiscencias de algo existente. Haydn en la obra de Mozart, los mitos de la antigüedad en obras del siglo XX, la historia que se contó toda la vida en un pueblo retomada por un autor célebre.

Entonces, ¿cuál es el misterio de la creatividad? Por ahora podríamos aventurar la hipótesis de que ser creativo, ser original, consiste en recoger dichas influencias, adscribirse a cierta tradición, recabar y mezclar, pero siempre hacerlo desde el lugar de la propia subjetividad, porque nadie mira el mundo ni vive la realidad como otro. En la subjetividad, podríamos decir, reside la posibilidad de ser considerado o no original por los demás. Se dice que alguna vez Pablo Picasso dijo: “Los grandes artistas copian, los genios roban”.

En esta ocasión hablamos sobre esto para compartir una playlist con los 25 LPs favoritos de David Bowie. Dicho así puede sonar simple, pero quizá lo sea menos si aclaramos que la colección del músico rondaba los 2 mil 500 vinilos, lo cual de algún modo sugiere la dificultad que tuvo para elegir únicamente 1% de ese total.

Pero más allá de esto, tanto la selección como el universo del cual emergió dan cuenta de la enorme exposición previa que de ordinario tiene un artista al mundo en el que después destacará, como si se tratara de la exploración necesaria y no siempre consciente por un territorio desconocido y sin embargo deseado.

La playlist que compartimos fue elaborada por el staff del sitio Open Culture, a partir de un artículo de Bowie publicado en 2003 por Vanity Fair.

 

También en Pijama Surf: El compulsivo magnate brasileño que está comprando todos los vinilos del mundo