*

X
Recordación del espíritu original de la fiesta de la Natividad

En el último siglo la Navidad se ha convertido en una fiesta del consumo, a lo mucho una fiesta familiar que a veces logra congregar a las familias y unirlas en sentimientos de generosidad. No está de más recordar -pese a que la modernidad ha desprestigiado al cristianismo- el sentido de la Navidad, que no es sólo la fiesta que celebra el nacimiento de Cristo, sino que en el sentido místico que le dieron los Padres de la Iglesia es la fiesta de la theosis, del nacimiento de Dios en el ser humano, en la humanidad y en cada persona.

Orígenes, el más grande exegeta en la historia del cristianismo, escribió: "¿Pues qué bien te hace a ti si Cristo alguna vez encarnó si no encarna también en tu alma? Oremos que su venida tome lugar en nosotros diariamente para que podamos decir: 'Y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí'" (Gálatas 2:20). Y luego el padre alejandrino cita el Cantar de los Cantares: "y las vides en flor han esparcido su fragancia". Lo cual, señala, es algo que todos debemos hacer, como vidas particulares, como vides particulares en las que la divinidad fructifica "una y otra vez", esparciendo esa "fragancia con la que Dios el Creador" dotó al mundo desde el principio. 

Esta tradición mística que nace en San Pablo, del nacimiento incesante de Jesús en el alma -de una especie de kénosis y autonegación para hacer espacio, que es a la vez una especie de arar la tierra y regarla con agua viviente- continúa de Orígenes hacia los Padres griegos y latinos y arriba en la flor del misticismo alemán. Meister Eckhart escribe:

Todos estamos llamados a ser madres de Dios. ¿Pues qué bien me hace a mí si el eterno nacimiento del Hijo divino ocurre incesantemente, pero no ocurre dentro de mí? Y, qué bien me hace a mí si María está llena de gracia pero yo no estoy también lleno de gracia? ¿Qué bien me hace a mí si el Creador da a luz a su Hijo pero no lo da a luz a él en mi tiempo y en mi cultura? Esto es, entonces, la plenitud del tiempo: cuando el Hijo del Hombre es engendrado en nosotros.

El poeta místico alemán Angelus Silesius escribió:

Hasta que Cristo no nazca dentro de ti, tu alma no estará entera,

aunque en Belén mil veces más naciera.

Miras en vano al misterio de la Cruz

hasta que en ti otra vez no se crucifique Jesús.

¿Cómo hacer que Cristo nazca en ti? ¿O que lo divino aflore? Orígenes escribe: "Puesto que él se vació a sí mismo hacia esta vida, este mismo estar vacío fue la sabiduría". En esto el cristianismo y la religión oriental -sobre todo el taoísmo y el zen- se encuentran. La esencia de la sabiduría consiste, más que en un hacer, en un dejar de hacer o en un eliminar lo que bloquea la energía divina inherente al cosmos, la eterna creatividad, el darse a luz del Logos, la inteligencia divina que habla en nosotros. Orígenes, según glosa Von Balthasar en su antología de Orígenes Spirit and Fire, entiende que el mismo proceso de vaciamiento y eliminación es la humillación y la muerte del Hijo, su toma de la forma de un esclavo; el vientre es la tumba del dios celestial que nace hombre, y la tumba es el vientre del dios que se hizo humano para que los humanos fueran dioses. Este mismo movimiento -una especie de descenso- contiene ya la restauración de su gloria -un ascenso-, y es un hacer espacio para que seamos habitados: y ya no vivo yo, sino él a través de mí. La disminución del yo es el aumento de su Sí, del Sí divino. La disminución se refiere al ser humano externo, preocupado por el mundo terrenal y el aumento se refiere a la persona interna, pneumática.

En otra parte, Orígenes escribe que la labor del ser humano es "siempre estar cavando pozos de agua viviente", como Isaac que cavó los pozos de agua de su padre. Esos pozos de agua habían sido cubiertos con tierra por los filisteos, lo cual significa llenar el entendimiento de la palabra divina de un significado terrenal y carnal y no espiritual; e igualmente, un tapar la imagen divina, que Dios imprimió en el agua del alma desde el principio, con intereses terrenales. Esto hace que uno no pueda beber, y tampoco permite que otros beban de la profunda fuente de agua luminosa. El tener "la mente dirigida hacia cosas terrenales" hace que ignoremos "que el agua se encuentra en toda la tierra" y que "un sentido racional y la imagen de Dios se encuentran en todas las almas". Y concluye Orígenes: "¿De qué te sirve tener conocimiento y no saber usarlo, tener palabras y no poder hablar?". Cada alma debe dar a luz y hablar la palabra divina, actualizar el Verbo en la carne, hacer que se produzca otra vez la encarnación del amor, el amor que salva al mundo.

 

Twitter del autor: @alepholo 

Te podría interesar:
Una estimulante oferta de fiestas en la capital fiestera de invierno: Tulum

Tulum se ha vuelto, indudablemente, uno de los grandes hotspots mundiales para vacacionar con una orientación hacia la fiesta. En la última década, Tulum y la Riviera Maya se han convertido en invierno en algo así como lo que es Ibiza en verano: el centro mundial de la música electrónica. Las playas y junglas del Caribe mexicano se llenan de los DJs más reconocidos del mundo y su entourage de modelos, socialités, productores y technoaficionados. De diciembre a enero, Tulum se convierte en la capital de la fiesta de México y posiblemente del mundo.

La oferta de fiestas y eventos en estas fechas en Tulum es enorme. Se pueden esperar fiestas constantes en el Papaya Playa, como la famosa fiesta del Mayan Warrior o en Maxa Camp, pero desde el año pasado el protagonista dominante es Sound Tulum, una especie de festival itinerante que es hosteado por los mismos artistas o intervenido por famosas fiestas de otras partes del mundo. Sound Tulum es un sello de fiestas temáticas que ocurren entre el 29 de diciembre y el 13 de enero. El festival ofrece eventos casi todos los días en diferentes lugares, incluyendo cenotes en la selva, clubs de playa y playas secretas. Hace unos años este modelo fue de alguna manera establecido por el festival BPM, el cual ha sido cancelado por problemas de violencia. Sound Tulum, sin embargo, es de un nivel superior tanto en la calidad musical como en la producción y por supuesto también en los costos de los boletos, lo cual restringe el acceso a ciertas personas.

Todo arranca el 29 de enero, en la noche presentada por Bedouin con la intervención de Saga (Ibiza). El 31 es la ya tradicional fiesta de Año Nuevo presentada por Flying Circus, con artistas como Audiofly y Olivier Koletzi. El 2 de enero es All Day I Dream, en la playa del Blue Venado Beach Club, con Lee Burridge y otros artistas, empezando desde la tarde. El 3 de enero es Paradise Tulum con Jamie Jones, Art Department y Joseph Capriati en una locación en la selva. El 4 de enero es Frequencies, una noche de techno con Richie Hawtin y Ellen Allien, entre otros. El 5 de enero es el ya clásico de Tulum y del glam techno Solomun +1 y Dixon, en el cenote de Zamna Tulum. El 7 de enero es Dystopia y Luciano, con un line up bastante destacado que incluye a Jennifer Cardini, Nicola Cruz y Oceanvs Orientalis. El 9 de enero es la aclamada noche de Afterlife, presentada por Tales of Us, con artistas como Adriatique, Ame, Stephen Bodzin y otros. El 12 de enero es una fiesta en una “playa secreta” encabezada por Black Coffee. Y el 13 es la fiesta de clausura, de la cual están todavía por revelarse la locación y los artistas.

Como es evidente, la oferta de Sound Tulum es enorme e inabarcable si uno quiere mantener un mínimo de cordura. Dicho eso, habrá seguramente eventos memorables para disfrutar de la belleza paradisíaca de Tulum, con buenos beats, gente de todos lados del mundo y un clima ideal.

Para mantenerte a flote y divertirte al máximo en este largo festival, te compartimos los siguientes cinco consejos:

 

1. Toma agua

Mucho baile y fiesta y calor (a veces empiezan o acaban en el día). Esto es algo bastante obvio, pero no está de más recordarlo. Bebe agua, y tu cuerpo te lo agradecerá después.

 

2. Recuerda que hay muchas fiestas por venir

Hay momentos eufóricos, noches que parecen ser la revelación máxima de la existencia, llenas de  buena música, decoraciones fantásticas, y hombres y mujeres sumamente atractivos y demás. Pero no quemes todas tus naves en una noche. Recuerda que hay más fiestas por venir y que es mejor mantener la calma. Cool.

 

3. Protégete del caos y los imprevistos financieros en Tulum

Entre los viajes, la fiesta y las contingencias de un lugar paradisíaco pero caótico, es posible tener algunos percances (o algunas ansiedades). Revisa si tus tarjetas de crédito tienen servicios adicionales. Por ejemplo, American Express tiene un servicio 24/7 diseñado para resolver imprevistos en viajes. Las tarjetas de American Express además tienen un servicio de Protección contra Fraude, que consiste en una avanzada tecnología basada en un sistema inteligente. Este sistema es capaz de identificar cambios en los patrones de compra para detectar posibles fraudes y evitar el mal uso de tu tarjeta. Toma precauciones y no vivas esta experiencia sin ellas.

 

4. Prepárate para disfrazarte

Varias de estas fiestas son temáticas, generalmente con temas similares a los que se encuentran en Burning Man. Aunque las fiestas proveen a veces pinturas de colores y decoraciones, no está de más llevar algo si es que te interesa este aspecto estético. Generalmente, los looks son lo que podemos llamar “shamanic chic”.

 

5. Aprovecha la oferta gastronómica

Además de ser la capital invernal de la fiesta, Tulum ha desarrollado una formidable oferta de restaurantes que fusionan elegantes elementos de la gastronomía de diversos países con elementos rústicos e ingredientes frescos. Una buena cena antes de ir de fiesta es una gran forma no sólo de tener energía sino de ir entonando y disfrutar de los amigos y del lugar.