*

X

Estudio muestra que los delfines se llaman por sus nombres propios

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/17/2018

Los delfines machos miembros de alianzas para acceder a hembras tienen nombres individuales

En el siempre fascinante mundo del estudio de la inteligencia de los cetáceos y particularmente de los delfines, se ha producido un nuevo descubrimiento que confirma la hipótesis de que los delfines se llaman por su nombre.

Un grupo de investigadores descubrió que los grupos de delfines machos de la especie con narices de botella en Shark Bay, Australia, tienen un nombre distintivo. Los delfines machos forman alianzas durante varios años, para poder ganar acceso a las hembras en fase reproductiva y a la vez proteger a sus propias hembras.

Los sonidos con los que se llaman dentro de estas alianzas son una especie de complejo silbido o pulso. Cada uno de estos sonidos distintivos tiene una serie de componentes espectrales que entran dentro de una cierta frecuencia. Los investigadores encontraron la firma sonora de 17 de estos silbidos. Estudiando los sonidos se determinó que cada uno es distinto, lo cual permitió descartar la hipótesis de que en las alianzas de delfines se producen silbidos generales. En otras palabras, los silbidos no representan la alianza, sino al delfín individual. Así que hay buenas razones para decir que estos sonidos son sus nombres.

Además, los machos viven en una especie de "bromance", intercambiando pequeños golpeteos amistosos, casi como los miembros de un equipo deportivo.

Te podría interesar:

Hasta las montañas suizas han sido contaminadas por el plástico, descubre nuevo estudio

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/17/2018

La belleza inmaculada de las montañas suizas ha sido mancillada por la expansión tóxica del microplástico

Las montañas suizas son un símbolo de paz y majestuosidad, uno de los grandes rescoldos de la humanidad, pero desgraciadamente incluso ahí ha llegado la contaminación del microplástico, según nos muestra un nuevo estudio.

Un grupo de investigadores analizó la presencia de microplásticos en la tierra de 29 ríos en diferentes reservas suizas y se descubrió existencia de dichos materiales en el 90% de estas zonas. Muchos de estos lugares son reservas naturales protegidas y aisladas de la actividad humana. Esto es especialmente significativo, ya que sugiere que el plástico es llevado allí por el viento, pues se sabe que las grandes concentraciones de contaminación de microplásticos están en los océanos, además de que Suiza es reconocida por su limpieza y la eficiencia en cuanto a reciclaje. Casi el 100% del plástico usado en Suiza es reciclado o incinerado.

Esto hace sonar la alarma sobre los niveles de contaminación que deben de existir en países donde no se tiene el mismo nivel de manejo de desechos. Anteriormente ya se había encontrado presencia de microplástico en el agua que es suministrada en varias ciudades de gran parte del mundo. Y el microplástico ha aparecido en la miel, en la cerveza, en la sal y hasta en el pollo (especialmente en México). Se trata de un insidioso y ubicuo demonio contaminante, que puede ser tóxico.