*

X

Estudio muestra que los delfines se llaman por sus nombres propios

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/17/2018

Los delfines machos miembros de alianzas para acceder a hembras tienen nombres individuales

En el siempre fascinante mundo del estudio de la inteligencia de los cetáceos y particularmente de los delfines, se ha producido un nuevo descubrimiento que confirma la hipótesis de que los delfines se llaman por su nombre.

Un grupo de investigadores descubrió que los grupos de delfines machos de la especie con narices de botella en Shark Bay, Australia, tienen un nombre distintivo. Los delfines machos forman alianzas durante varios años, para poder ganar acceso a las hembras en fase reproductiva y a la vez proteger a sus propias hembras.

Los sonidos con los que se llaman dentro de estas alianzas son una especie de complejo silbido o pulso. Cada uno de estos sonidos distintivos tiene una serie de componentes espectrales que entran dentro de una cierta frecuencia. Los investigadores encontraron la firma sonora de 17 de estos silbidos. Estudiando los sonidos se determinó que cada uno es distinto, lo cual permitió descartar la hipótesis de que en las alianzas de delfines se producen silbidos generales. En otras palabras, los silbidos no representan la alianza, sino al delfín individual. Así que hay buenas razones para decir que estos sonidos son sus nombres.

Además, los machos viven en una especie de "bromance", intercambiando pequeños golpeteos amistosos, casi como los miembros de un equipo deportivo.

Te podría interesar:

Jardinero enfermo de cáncer lleva a Monsanto a histórico juicio por ocultar riesgo cancerígeno de productos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 06/17/2018

Por primera vez, el gigante agroquímico enfrenta un juicio por ocultar los riesgos de su herbicida Roundup; jardinero moribundo espera vivir lo suficiente para ser resarcido por daños

En un caso histórico que podría marcar la pauta de numerosos otros, el jardinero DeWayne Johnson (no confundir con The Rock) ha logrado llevar a juicio al gigante agroquímico Monsanto. El 18 de junio, en California, por primera vez una persona llevará a juicio a este gigante de las semillas.

Johnson tiene 46 años, pero le queda poco tiempo de vida, ya que el cáncer se ha esparcido por casi todo su cuerpo. Sin embargo, espera poder vivir lo suficiente para ver que Monsanto pague por lo que cree que le ha provocado. Johnson estuvo expuesto durante años al herbicida Roundup, el cual contiene el químico glifosato, cuyas propiedades aparentemente cancerígenas habrían sido ocultadas por Monsanto.

El juez Curtis Karnow dio señales positivas para el caso de Johnson al pedir al jurado que no sólo tome en en cuenta evidencia científica, sino también los alegatos de que Monsanto ha suprimido la evidencia o pagado para que se realicen estudios favorables. El abogado de Johnson sostiene que Monsanto ha falsificado datos y atacado estudios legítimos, "estableciendo una campaña prolongada de desinformación".

Monsanto argumenta que los estudios de la Environmental Protection Agency avalan que su producto no produce cáncer. Por otro lado, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer clasificó al glifosato como probable cancerígeno humano en el 2015. Varios países han prohibido su uso, o se encuentran en proceso de hacerlo.

Otras 4 mil demandas aguardan la decisión respecto de este caso, pues podría marcar un precedente y dar luz verde a estas acusaciones.