*

X
Jodorowsky compartió recientemente en Twitter una serie de preguntas que en su brevedad presentan un gran desafío a nuestro ego

El pasado 9 de marzo Alejandro Jodorowsky compartió a través de Twitter una serie de preguntas que aun en su brevedad –en buena medida por causa de la plataforma que eligió para darlas a conocer– tienen una notable profundidad, se dirigen a puntos medulares de la existencia que, en nuestra época, se encuentran más bien soterrados en un estilo de vida que presta poca atención a lo auténtico y aquello que, podría decirse, importa realmente.

La promesa de este cuestionario es que, al responderlo, Jodorowsky asegura que nuestra conciencia comenzará a expandirse. ¿Y a qué se refiere el escritor y cineasta con eso? Según él mismo respondió, también por Twitter, expandir la conciencia significa "liberarse de la cárcel del ego".

A continuación compartimos las 35 preguntas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También en Pijama Surf: Una lista psicomágica para combatir la ansiedad, cortesía de Alejandro Jodorowsky

Te podría interesar:

Las Hermanas del Valle: las monjas que cultivan marihuana con fines terapéuticos (FOTOS)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/15/2016

Este ensayo fotográfico es un atisbo a la vida de dos monjas que cultivan marihuana para producir artesanalmente tónicos terapéuticos

Las cualidades terapéuticas de la marihuana se conocen desde hace siglos, en especial como analgésico y, según ciertas investigaciones recientes, posiblemente también como auxiliar en la curación de ciertos tipos de cáncer.

Hasta ahora, sin embargo, debido a las restricciones legales que existen en numerosos países en torno a esta planta, dichas propiedades tienen que aprovecharse en la clandestinidad, salvo por ciertas excepciones. Una de éstas es una organización asentada en Merced, California, integrada y dirigida por mujeres con una característica especial: visten con hábito, a la manera de ciertas congregaciones femeninas católicas.

No obstante, las Hermanas del Valle no son monjas tradicionales, aunque en su origen estuvieron relacionadas con el catolicismo. Ellas se definen como “monjas anárquicas” a la manera de Santa Escolástica, hermana de San Benito de Nurcia (fundador de los monjes benedictinos y de la regla monacal), quien en el siglo VI de nuestra época fue en contra de la tradición patriarcal de la Iglesia Católica y ella misma fundó el primer convento femenino de la historia, Piumarola, inspirado en el modelo de su hermano.

La labor de las Hermanas del Valle es más bien lejana a la institucionalidad, y si se inspira en Santa Escolástica es porque igualmente va en contra de las normas por un propósito noble: llevar alivio a otros, en este caso, bajo la forma de analgésicos a base de marihuana producidos artesanalmente. Las monjas mismas cultivan, cosechan y procesan la planta para elaborar pomadas, tónicos y otros auxiliares terapéuticos.

Por otro lado, las imágenes que compartimos son obra de los fotógrafos Shaughn Crawford y John DuBois, quienes con esta serie nos entregan un atisbo a la vida cotidiana de las Hermanas, rodeada de trabajo, tranquilidad y, claro, marihuana.