*

X

5 sorprendentes beneficios de consumir marihuana en pareja

Por: pijamasurf - 04/09/2015

Hay cosas que son mejores cuando se hacen en pareja, y consumir marihuana no es la excepción

tumblr_na5nbiZZZo1rxwlxqo1_1280

Las propiedades médicas y terapéuticas de la marihuana han sido objeto de numerosos estudios desde hace ya varios años, muchos de los cuales han demostrado su efecto positivo en el tratamiento de enfermedades como el cáncer, síndromes psicológicos como el autismo, como medida preventiva contra la diabetes o en malestares mentales como la ansiedad. La lista es más o menos extensa aunque poco conocida, pues en general los medios tradicionales evitan difundir información al respecto.

Inesperadamente, es posible que estos beneficios sean todavía mejores cuando la actividad de fumar marihuana recreativamente se realiza en pareja. Si ya muchas de nuestras acciones cotidianas tienen mejores resultados cuando las hacemos en compañía o en cooperación con otros, sacar provecho de la ganga puede no ser la excepción.

Ahora presentamos 5 beneficios de consumir marihuana con tu pareja:

 

1. La marihuana ayuda a las parejas a abrirse emocionalmente

Uno de los problemas recurrentes de la vida en pareja es la dificultad de algunos para exteriorizar sus emociones y pensamientos con respecto a la propia subjetividad y el estado de la relación. De acuerdo con la doctora Julie Holland, psiquiatra y autora de varios libros sobre las relaciones amorosas, el consumo de marihuana puede ayudar a superar esta barrera y llevar a los integrantes de una pareja a reconocer sus verdaderos sentimientos.

 

2. La marihuana puede aliviar la angustia

En nuestro cerebro existe un compuesto químico conocido como anandamida, un neurotransmisor nombrado en honor a la palabra sánscrita "ananda" (beatitud interior o portador de paz y felicidad interna) por el efecto que provoca en nuestro ánimo. Este, sin embargo, puede interrumpirse cuando entra en reacción con el ácido graso amida hidrolasa, una enzima relacionada con emociones de angustia y ansiedad.

Según apunta Holland, el cannabidiol de la marihuana suprime al ácido graso amida hidrolasa y, en consecuencia, permite que la anandamida genere su reacción positiva, reduciendo así la angustia de una persona y la posibilidad de que esta entre en conflicto con las personas a su alrededor, su pareja en primer lugar.

 

3. Mejoramiento de la vida sexual

De acuerdo con diversos testimonios, la marihuana puede beneficiar las relaciones sexuales de una pareja en la medida en que posibilita la relajación y la soltura, tanto física como emocionalmente.

 

4. ¿Menos violencia doméstica?

En 2014, un estudio publicado en la revista especializada Psychology of Addictive Behaviors sugirió una relación entre el consumo de marihuana y menores niveles de violencia doméstica (justo la relación inversa que se observa en parejas donde al menos uno de los integrantes consume alcohol habitualmente). La investigación cubrió 9 años de vida en conjunto de 634 parejas.

 

5. Fumar juntos: una actividad compartida

Los intereses compartidos son, en ocasiones, un elemento importante de una relación, pues permiten que los integrantes de la pareja realicen actividades compartidas y se diviertan juntos, lo cual, de acuerdo con esta investigación, eleva los niveles de satisfacción y atracción.

 

También en Pijama Surf:

10 beneficios médicos (comprobados) de la marihuana

¿Por qué es ilegal la marihuana? (Historia de la criminalización de una planta)

Te podría interesar:
El dinero, el arte como estatus, las fórmulas preconcebidas, el que cualquiera puede ser artista... ¿un frenético loop en el arte contemporáneo?

benedicto3Podría pensarse que hablar sobre arte contemporáneo es ocioso; un lugar en el terreno de los privilegiados que pueden darse el lujo, el interés y el tiempo para discutir sobre la pregunta eterna que preocupa a algunos: ¿es arte o no?

En su libro Vs el arte contemporáneo, de Tumbona Ediciones, Javier Toscano nos introduce brevemente a un singular fenómeno: cómo el sistema del arte se alimenta a sí mismo con fórmulas repetidas que probadamente funcionan en el mercado.

El "ready made" de Duchamp (la pieza que adquiere un carácter estético en su descontextualización) o la exaltación de los productos y la mercadotecnia con el trabajo estético de Warhol han sido durante décadas replicados, con algunas pocas variaciones, en el discurso creativo de miles de nuevos "artistas". Toscano nos explica lúcidamente este fenómeno a partir de la ilusión creada por el sistema capitalista democrático, pues la mercadotecnia ha impregnado al arte: cualquiera puede ser artista, algo que se materializó en el mensaje de la famosa obra de 1993 llamada Do it; unos años antes, en 1988, una campaña masiva de Nike lanzaba el mensaje Just Do It. 

Si a Marck Zuckerberg, a Steve Jobs o a Bill Gates les fue bien saltándose la universidad y escalando en la cumbre socioeconómica a partir de su talento, estos casos representan sólo unos capítulos de éxito de entre los millones que no alcanzan el pedestal. Así, la noción del “tú puedes” ha permeado al arte y miles de nuevos artistas creen poder “ser artistas” por mera decisión: sólo basta subir a la cumbre con estrategia y por supuesto, relaciones sociales. 

FLYER-ARTE2-01-e1421114808377-700x307

Con el concepto de Know How, Toscano también nos advierte que hoy las escuelas de arte parecieran enseñar más a los alumnos cómo ascender en el sistema del arte que a seguir sus propios impulsos creativos (en caso de que estos existan). 

Hoy pareciera que las relaciones públicas son más importantes que cualquier otro talento para llegar a la cima. Así, se tiene la noción de que el artista que no llegó al reconocimiento es culpable de ello porque no supo cómo hacerlo: cómo si ese fuese el trabajo de un creador (muchas veces, la personalidad del genuino artista suele ser antagónica a esta capacidad).

Al leer este breve pero sugerente ensayo de Toscano, el autor nos invita a preguntarnos cómo es que el sistema del arte (los curadores, los museos, las escuelas, los coleccionistas, etc.) sigue legitimando un discurso que ya está sobrentendido: ¿una tendencia de mercado redituable?, ¿un público por demás fácil?

Recomiendo ampliamente este texto que desmadeja hábilmente cómo es que el sistema del dinero, las relaciones públicas y la falsa idea de que todos podemos lograr lo que queramos, han desvirtuado la creación actual de arte (nada que no pueda remediarse, por cierto). 

Puedes encontrar el libro aquí.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.