*

X

¿Qué podemos aprender de la primera víctima mortal del cannabis?

Por: pijamasurf - 02/13/2014

El caso de una mujer británica podría desviar la discusión pública de los beneficios de la investigación médica sobre drogas y alucinógenos.

cannabis

La británica Gemma Moss es la primera persona sometida a una autopsia, ya que "fue envenenada mortalmente por fumar cannabis". Muchos periódicos se refieren a su caso como "la trágica prueba de que la cannabis puede matar", buscando rebatir uno de los argumentos más fuertes a favor de la legalización de la marihuana en el mundo: el que fuera imposible morir de una sobredosis. Sin embargo, aunque el hecho es trágico, Moss no murió de una sobredosis.

David Nutt fue durante mucho tiempo el principal consejero sobre drogas en el Reino Unido. Cuando se le preguntó qué podíamos aprender del caso de Moss, su respuesta fue: "Pienso que la respuesta es nada". Una respuesta que no es parca sino realista: "No puedo comenzar a entender la certeza del patólogo acerca de que la cannabis matara a Gemma Moss, pero tampoco deseo contradecirlo directamente". 

Y es que la muerte de Moss pudo haber sido acelerada por la marihuana, pero no necesariamente provocada por ésta:

"El cannabis usualmente hace que el corazón trabaje un poco más fuerte y sutilmente afecta su latido y su ritmo. Cualquier estrés menor en el cuerpo puede ser la gota que derrame el vaso, el aleteo de mariposa que desate la tormenta. La señora Moss sufría de depresión, lo que en sí incrementa el riesgo de un súbito ataque cardiaco. Es posible que la adición de un poco de estrés causado por un porro de cannabis desatara un ataque cardiaco [con probabilidad de] uno en un millón, justo como ha sido registrado con mayor frecuencia en los deportes, el sexo, los saunas e incluso al ir al baño."

Sugerir que fumar la cantidad de cannabis que Moss fumó (menos de un porro) es una prueba contundente de que la cannabis es peligrosa, cuando la historia afirma lo contrario, no sólo es irracional, sino que desvía la discusión de la peligrosidad de otras drogas y enrarece el debate. Para Nutt, el problema sigue siendo la educación formal sobre drogas y la falta de información pública confiable, pues "nuestra conversación nacional sobre drogas se construye alrededor del relato de historias trágicas como las de Gemma Moss, Leah Betts y Amy Winehouse".

"Aunque los hechos puedan ser parcialmente verdaderos, estas historias estereotipadas restan, más que añadir, al entendimiento público de las drogas... Los tipos de drogas, la gente y el daño en estas historias no son representativas del peso real que las drogas tienen en nuestra sociedad."

De hecho, en su experiencia, Nutt afirma que estos casos restan atención a la investigación de los potenciales beneficios de las drogas. En 2009, Nutt renunció a su cargo como consejero de drogas para el gobierno británico al criticar la clasificación bajo la que las drogas entraban en el registro de sustancias ilegales, afirmando, por ejemplo, que el éxtasis era tan peligroso, estadísticamente, como montar a caballo.

Nutt sigue investigando el potencial de drogas como el MDMA y la psilocibina (hongos de poder) como herramientas para tratar desórdenes psicológicos como la depresión o el estrés post-traumático, afirmando que durante décadas, el LSD, el éxtasis (MDMA), la psilocibina o la marihuana han sido clasificadas como "drogas de abuso", a pesar que durante siglos hayan formado parte, de un modo u otro, de la farmacopea médica:

"En los '60", escribe Nutt, "más de 1,000 publicaciones científicas narraron las maneras en que el LSD podía ser usado como ayuda para hacer la psicoterapia más efectiva. De manera similar, el MDMA comenzó a ser usado como complemento en la terapia oral durante los '70. La marihuana ha cruzado miles de años como medicamento para enfermedades y padecimientos que van de la malaria al reumatismo."

Pero es el miedo de los gobiernos a hablar públicamente de las drogas y tratar de legislar su utilización lo que restringe la investigación y criminaliza a los usuarios. "Los psicólogos quisieran saber si el MDMA puede ayudar con el estrés post-traumático intratable, o si el LSD o la psilocibina pueden suministrar alivio para la migraña de racimo o el desorden obsesivo compulsivo", pero mientras las leyes siguen aceptando como fuente del derecho la noción de que todo usuario de drogas es un yonqui y un adicto, la legislación mundial seguirá siendo un jardín de niños. Tal vez deberíamos aprender más de Uruguay.

Te podría interesar:

Los Legionarios de Cristo piden perdón por los actos de Maciel pero siguen tributando a su sombra

Por: PijamaSurf Mexico - 02/13/2014

En un comunicado los legionarios de Cristo pidieron perdón por los daños causados por la práctica pederasta de su fundador, sin embargo, nombraron como director a uno de los colaboradores cercanos de Marcial Maciel.

robles gil

El abuso sexual a menores por parte de sacerdotes católicos comenzó a hacerse cada vez más público a partir de la segunda mitad del siglo pasado, quizá la popularización de los derechos humanos animó a las víctimas a denunciar esta práctica, aún si ésta era perpetuada por un supuesto representante de Dios en la tierra. 

Entre uno de los peores escándalos de la iglesia católica se encuentra el de Marcial Maciel, el fundador de la millonaria compañía “Legionarios de Cristo” una de las más influyentes órdenes católicas en el mundo. En México, su país de nacimiento, la organización se codeó con algunas de las familias más ricas y poderosas del país, y fue encontrando cobijo financiero y fuerza política gracias a esta estrecha relación.

En 1996 tres sacerdotes denunciaron a Maciel ante la Santa Sede por haber sido abusados sexualmente cuando eran niños, y luego se le sumaron otros tres. Después se dio a conocer que el sacerdote llegó a tener 6 hijos, y que incluso a una de ellas llegó a heredarle al menos dos millones de dólares. Maciel fue un gran aliado del Vaticano, solo como un ejemplo, el Papa Juan Pablo II asistió personalmente a la celebración número sesenta del aniversario de su sacerdocio.

Desde el 2006, cuando el Papa Benedicto XVI le pidió renunciar a  cualquier cargo eclesiástico y que se retirara a orar y hacer penitencia, su fundación ha sufrido una profunda crisis (sobre todo también por escándalos en torno a la opulencia que caracteriza al grupo). Sin embargo, han continuado proveyendo de educación a miles de niños en el mundo, incluidos los hijos de un importante sector de la élite mexicana.

En un contexto en el que por primera vez en la historia un organismo internacional como la ONU responsabiliza a la institución de la iglesia como inculpada por el sufrimiento de miles de niños, los Legionarios de Cristo, famosos por comenzar su historia entre la gran mancha de la pederastia, emiten un comunicado en el que se disculpan por los abominables actos cometidos por su fundador.

Entre el documento se menciona su “hondo pesar por el abuso de seminaristas menores de edad, los actos inmorales con hombres y mujeres adultos, el uso arbitrario de su autoridad y de bienes, el consumo desmesurado de medicamentos adictivos y el haber presentado como propios escritos publicados por terceros”.

Sin embargo, la congregación no parece está particularmente dispuesta a eliminar vínculos directos desde sus cargos directivos con su pervertido fundador, pues justo en la víspera en que anunciaron su disculpa pública por los delitos de pederastia, también la organización hizo público que su nuevo director será el mexicano Eduardo Robles Gil, un antiguo colaborador cercano a Marcial Maciel.

La misma organización publicó: “Reconocemos con tristeza la incapacidad inicial de creer los testimonios de las personas que habían sido víctimas del P. Maciel, el largo silencio institucional y, más adelante, los titubeos y errores de juicio a la hora de informar a los miembros de la congregación y a las demás personas”, lo cual sugiere que el nuevo líder de la congregación bien podría haber estado enterado de las actividades de Maciel y no haberlo denunciado.