*

X

En un hecho histórico y ejemplar, Uruguay ratifica la legalización de la marihuana

Por: Javier Barros Del Villar - 12/11/2013

El Senado ratifica la ley que legaliza el consumo y cultivo de marihuana en Uruguay; este pequeño país sudamericano toma una postura ejemplar para el resto del mundo.

488338

El pasado 31 de julio, el mundo recibía con sorpresa una noticia procedente de Uruguay, un pequeño país ubicado en el extremo sudoriental de Sudamérica, y cuyo presidente, José Mújica, ha destacado por la franqueza y coherencia de sus intervenciones en las Naciones Unidas. Tras sesionar durante 14 horas, la Cámara de Diputados aprobaba una iniciativa de ley, promovida por el propio Mújica, para legalizar la producción, comercialización y consumo de marihuana en este país.

De acuerdo al sistema uruguayo, tras la aprobación en la Cámara, la iniciativa de ley debía ser refrendada por el Senado, algo que ayer, 10 de diciembre, ocurrió. Con esto, Uruguay se coloca como la punta de lanza en una nueva tendencia dentro de las políticas gubernamentales para lidiar con la demanda: despenalizar y regular el consumo de marihuana, y controlar el mercado."Queremos arrebatarle al narcotráfico su mercado", advirtió el presidente José Mujica, durante una reciente intervención en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Hoy resulta obvio que tras décadas de promover fervientemente esta política, y gastando anualmente más de cien mil millones de dólares en esta errática lucha, los únicos ganadores son aquellos grupos que se benefician del tráfico ilegal: el crimen organizado, las corporaciones que abastecen de servicios al sistema carcelario de Estados Unidos (tan solo en 2009 fueron apresadas 1.6 millones de personas por delitos relacionados a drogas), y aquellos bancos que se han prestado al lavado de dinero de los cárteles de la droga, entre otros. Hoy, luego de décadas de un discurso visceral y nefastos resultados, la “guerra contra las drogas” es una postura insostenible. 

De acuerdo con Evan Wood, fundador del International Centre for Science in Drug Policy:

En todas las métricas, la guerra contra las drogas –que se calcula que le ha costado a los países de América del Norte billones de dólares– ha sido altamente ineficaz. Las drogas cada vez permean más la sociedad.

Si bien con la ratificación del Senado sólo resta la promulgación oficial por parte del Ejecutivo, para que la ley entre ya en vigor, su implementación requiere tiempo para establecer las pautas operativas. Dentro del modelo aprobado se incluye la creación del Instituto de Regulación y Control de Cannabis (IRCC), el cual, en términos generales, regulará las actividades en torno a la marihuana. El gobierno cosechará y venderá cannabis mediante un programa regulado. También se habilita el autocultivo y los clubes de membresía. El precio será de un dólar por cada gramo, y aquellos que decidan acceder al sistema de abastecimiento, deberán registrarse en una base de datos confidencial.

Activistas_piden_al_Estado_uruguayo_no_atrasar_la_legalizaci_n_de_la_marihuana

Dentro de las restricciones, se contempla un máximo de 40 gramos al mes, como tope permitido para cada usuario registrado. En el caso de optar por el autocultivo, se establece un máximo de seis plantas por hogar, mientras que no podrá consumirse en espacios públicos cerrados –como sucede actualmente con el tabaco–, y tampoco conducir cualquier tipo de vehículos bajo su efecto –lo mismo que en el caso del alcohol–. Aquellos que cultiven la planta sin haberse previamente inscrito en el registro, enfrentarán penas de entre 20 meses y 10 años de prisión. Además, estará prohibido publicitar o promover su consumo –en cambio, se estimulará la investigación científica, así como el aprovechamiento del cannabis no psicoactivo para fines industriales.

Según datos de la Junta Nacional de Drogas,  actualmente 120,000 personas consumen marihuana al menos una vez por año, de los cuales 75,000 lo hacen al menos una vez por mes, y 20,000 la consumen diariamente. Estas cifras será interesante tomarlas en cuenta y monitorear su comportamiento, ya que los cambios que se registren comportarán una de las variables a analizar para la eventual evaluación de esta medida.

En una encuesta reciente, realizada por la consultora de opinión Cifra, se reveló que el 64% de los uruguayos está en contra de la legalización –el ejercicio se llevó a cabo previo a la aprobación del Senado. Sin embargo, creo que basta con revisar los números que arrojan las políticas prohibitivas para tranquilizar a la sociedad de este país, y habrá que esperar a ver qué sucede con las nuevas medidas, las cuales, en mi opinión, pronto estarán justificándose ante sus críticos. 

Evidentemente se trata de un gesto valiente, pero sobre todo sensato, por parte del presidente Mújica y del congreso uruguayo que respaldó la iniciativa de ley. Y si bien se trata, hasta cierto punto, de un experimento, por lo novedoso de esta legislación, al menos es un proyecto que, según la experiencia de gobiernos que optaron por vías similares, como el caso de Portugal, existen buenas probabilidades de que resulte exitosa. Además, a aquellos que consideran esta medida como experimental, y por ello la condenan, sería bueno recordarles que la “Guerra contra las Drogas”, lejos de ser un experimento, es una postura probadamente errónea y que implica graves consecuencias financieras, de salud, seguridad pública, etc.

Uruguay ha tomado una decisión histórica, la cual seguramente, en unos años, será reconocida mundialmente por sentar un precedente a favor de disolver una de las mayores pesadillas que la humanidad ha enfrentado en el último medio siglo. ¡Gracias Uruguay! 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Estamos hechos de túneles dimensionales, atajos cósmicos que conectan puntos distantes del universo

Por: Alejandro Martinez Gallardo - 12/11/2013

El entrelazamiento cuántico parece ser una propiedad fundamental de la materia, más aún que la misma gravedad; en la interacción de partículas subatómicas parecen generarse agujeros de gusano, una especie de atajos cósmicos.

blackhole-worm

La realidad cotidiana, macroscópica, que experimentamos, suele parecernos bastante sólida, consistente y hasta predecible. Pero al interior de la materia, fluctuando en el vacío que integra la mayor parte del espacio, hay un mundo sumamente extraño y excitante, repleto de una serie de propiedades que parecen mágicas o parte de una fantástica narración de ciencia ficción. Einstein, por ejemplo, llamó a la propiedad conocida como entrelazamiento cuántico "fantasmagórica acción a distancia" (spooky action at a distance). Aunque con esto evocara un fenómeno paranormal, el entrelazamiento es "real" (espectralmente real) y ha sido observado numerosas veces en el laboratorio (aunque aparentemente contradice algunos de los principios de la teoría de la relatividad, como el límite de la velocidad de la luz, lo que podría explicar la reacción peyorativa de Einstein).

El entrelazamiento cuántico, descrito por el científico Henry Stapp en los términos de “luz gemela”, o una “disposición correlacionada a responder”, involucra a partículas subatómicas, las cuales ocupan estados múltiples al mismo tiempo (superposición cuántica). Las partículas entrelazadas (cualquiera que haya interactuado con otra) existen en un estado indefinido hasta que son medidas; y en el momento en el que una es medida, la otra de ellas responde inmediatamente tomando un estado correspondiente. Esto ocurre incluso si residen en lugares opuestos del universo. Lo cual genera un dolor de cabeza para la física clásica, que intenta explicar cómo es que se comunican instantáneamente, en apariencia a una velocidad superlumínica, a enormes distancias. Algunas de las explicaciones más populares recurren a la no-localidad, un concepto un tanto difícil de asimilar, por momentos casi acausal. En palabras de Nick Herbert:

Las interacciones no-locales, de existir, serían una especie de vudú de la física en el que una partícula influye en la otra, no a través de una fuerza de campo convencional, sino simplemente porque se han tocado alguna vez en el pasado distante.

Una nueva teoría podría explicar esta gran laguna en la física, además de conciliar la teoría de la gravedad con la mecánica cuántica (básicamente el santo grial de la física moderna). La investigación realizada por John Sonner, de MIT, sugiere que es posible que el fenómeno de entrelazamiento cuántico produzca agujeros de gusano o "túneles de gravedad" por los cuales estas partículas podrían conectarse instantáneamente sin violar el límite de la velocidad de la luz, tomando una especie de atajo cósmico o un túnel 5D. Sooner ha decubierto que, al crear dos quarks entrelazados (partículas constituyentes de la materia), simultáneamente se crea un agujero de gusano (dos agujeros negros entrelazados) que conecta a este par de quarks. Esto significaría, a su vez, que la gravedad no es una propiedad fundamental del universo, sino que surge a partir del entrelazamiento cuántico, esta sí parte de la "esencia" del universo.

Antes que Sonner, Juan Maldacena y Leonard Susskind, dos de los físicos teóricos más reconocidos en la actualidad, habían propuesto una solución basada en dos agujeros negros entrelazados, los cuales al separarse generaban un agujero de gusano --un túnel a través de la geometría del espacio-tiempo, el cual se podría mantener unido por la gravedad.

Sonner ideó un experimento, en el cual primero generó un par de quarks usando el efecto Swhinger, que permite crear partículas del vacío (que en realidad es una especie de sopa de partículas transitorias o partículas virtuales). Luego mapeó los quarks entrelazados en un espacio en 4 dimensiones, una representación del espacio-tiempo como lo conocemos. En contraste, la gravedad existiría en una quinta dimensión, desde la que actúa, dando su curvatura al espacio-tiempo, según las leyes de Einstein. Para observar la geometría emergente en la 5°a dimensión, Sonner empleó lo que se conoce como dualidad holográfica: una forma de derivar o de observar una dimensión más alta en la siguiente dimensión más baja, de la misma forma que un holograma contiene información de un objeto tridimensional en un objeto bidimensional. Usando este principio, Sonner determinó que al crear un par de quarks se sigue inmediatamente la formación de un agujero de gusano que los conecta. Esto parece suponer que la geometría del espacio-tiempo, la curvatura predicha por Einstein, es un resultado del entrelazamiento de partículas.

Tal vez no nos emocione demasiado este aparente descubrimiento (quizás sea demasiado abstracto para nuestra cotidianidad), pero es sumamente significativo (sin olvidar que es solamente un modelo del universo y no una realidad definitiva, como todo en la física). La teoría de Sonner implica que todo el universo está tejido de agujeros de gusanos, túneles entre dimensiones, como una infinita madriguera de conejo, que es una compleja red de fuerzas que sostienen esos mismos agujeros, ese sistema cósmico de intercomunicación y transporte. Nosotros y toda la materia está compuesta, entonces, de partículas que viajan entre dimensiones, por atajos cósmicos, posiblemente hasta lugares distantes unidos de manera insondable. ¿Podríamos estar hechos de microcomponentes que están aquí a la vez que están en Cassiopea o en el Sol?  Hombres y cosas hechos de túneles dimensionales en el vacío de nuestro cuerpo, ya no sólo polvo de estrellas.

Trasladar los fenómenos cuánticos a la realidad microscópica suele llenarse de problemas. Nunca, por ejemplo, vemos que una pelota de tenis atraviese una pared, sin embargo, teóricamente esto es posible y debería de ocurrir en alguna ocasión. Uno puede teñir la física cuántica de especulación metafísica o poética (algo que confieso es una debilidad de mi parte), pero la realidad es que todas estas teorías por el momento pertenecen más a una forma de ver el mundo, a un acercamiento conceptual, que a lo que realmente es el mundo. Lo interesante podría ser que una vez que estos modelos predominen en nuestra cultura, entonces quizás experimentar estos fenómenos podrá ser algo más fácil de hacer. Decía Jung que lo posible para una época "está derivado de las asunciones racionalistas de esa época". Si la ciencia empieza a edificar un modelo de la realidad en el cual se considera racional poder viajar a través de agujeros de gusanos, quizás no estemos lejos de hacerlo posible.

Twitter del autor: @alepholo

[Scientific American]