*

X

Los ojos de los venados cambian de dorado a azul conforme cambian las estaciones

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/12/2013

Es la primera vez que se ha visto que los colores de los ojos de un mamífero cambien de esta manera.

reindeer-Erling-Nordoy

En la alquimia, el venado simboliza la piedra blanca y la refinación femenina del espíritu; en la naturaleza, evoca una elegancia y una paz bastante únicas entre las especies. Estos atributos, que consciente o inconscientemente percibimos, son parte de la razón por la cual han sido la presa favorita de cazadores y el ornamento más común de los salones de casas poderosas. Pero además de esto, acaban de descubrir que sus ojos cambian de color del dorado al azul en el transcurso de un año. Dos colores, por lo demás, altamente connotativos.

Llevado a cabo por el Profesor Jeffery y sus colegas de University College London, el estudio reveló que los animales tienen una adaptación única a los inviernos árticos, en los cuales experimentan luz del día continua en el verano y oscuridad absoluta en el invierno. Como muchos otros mamíferos, los venados reflejan la mayoría de la luz a través de la retina durante los veranos y es por ello que parecen dorados.

En el invierno interviene una especie de visión nocturna aumentada, en la cual una capa de tejido detrás de la retina se vuelve menos reflectora y se ve azul. Este cambio es vital para ayudarlos a sobrevivir las intensas condiciones árticas.

Reindeer-eyes-Glen-Jeffery

“Esto les da mucha ventaja cuando se trata de rastrear depredadores, lo cual puede salvar su vida”, apuntó Jeffery. “Es la primera vez que se ha visto un cambio de color de este tipo en mamíferos. Al cambiar el color de sus ojos, los venados tienen flexibilidad para adaptarse mejor a las diferencias extremas entre los niveles de luz de su hábitat con el paso de las estaciones”.

La analogía de colores entre el ambiente y los ojos (dorado en el sol, azul marino en la noche) sugiere una suerte de diálogo simbólico entre los venados y el astro: un intercambio de luminosidad que insinúa correspondencia.

 

En el video Jeffery explica el proceso de su investigación (en inglés):

 

Te podría interesar:

TOP: animales marinos que podrían haber sido el mítico Kraken

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/12/2013

La mitología como una manera de acercarse a la realidad que, en esencia, es desconocida: un recuento de las bestias marinas que podrían haber inspirado al Kraken de las leyendas nórdicas.

kr

Below the thunders of the upper deep;

Far, far beneath in the abysmal sea,

His ancient, dreamless, uninvaded sleep

The Kraken sleepeth:

[Bajo los truenos de las superficie,

en las grietas del mar abismal,

el Kraken duerme su antiguo sueño sin sueños.]

Lord Alfred Tennyson

El océano ha sido históricamente un símbolo de lo enigmático, un zona que en su vastedad y aparente infinitud es capaz, por esto mismo, de contener las fantasías más esperanzadoras pero también las más temibles. Reinos maravillosos y paradisiacos que existen únicamente allende el mar; navegantes que un día partieron y jamás regresaron, encontrándose con las formas caprichosas que su destino tomó entre los vaivenes de las mareas y los vendavales; Moby Dick y Simbad, el Marino, la Odisea y Lord Jim, algunos óleos de Turner y La Mer de Debussy, el sueño de conocer el mar y aun el deseo de pasar unos cuantos días en la playa, son narrativas que no hubieran sido posibles si el océano no se nos apareciera como esa potencia indomable, plena de significados, venerable pero, sobre todo, desconocida.

Prueba de esto último son los monstruos que durante mucho tiempo se atribuyeron como habitantes corrientes de las aguas oceánicas: desde los monstruos que los antiguos cartógrafos dibujaban para indicar peligro hasta los especímenes que de cuando en cuando el mar arroja a las costas provenientes de las profundidades más inexploradas como prueba de todo lo que aún escapa a nuestros intentos de catalogación.

En una zona ambigua de ese bestiario, a medio camino entre lo imaginario y lo real, se encuentra el Kraken, una creación del imaginario nórdico que, según refiere Borges en su Manual de zoología fantástica, se consideraba del tamaño de una isla y con las dimensiones magnificadas de un pulpo gigante, con brazos que podían abarcar al mayor de los navíos. Terror de los marineros y desafío para los aventurados, el Kraken fue en las latitudes boreales el símbolo por excelencia de aquello que podía esperarse al entrar al océano: enfrentarse con lo apabullante y lo demesurado, para fracasar y ser derrotado o, por el contrario, para salir avante y regresar con el triunfo de haber vencido lo inimaginable.

A continuación compartimos una serie de animales reales que pudieron haber sido la inspiración del Kraken de la leyenda, como un recordatorio de que, parafraseando a Roberto Calasso, lo desconocido se encuentra en eso que nos inclinamos a considerar nuestro propio entorno.

 

Pulpos / Calamares

En primer lugar, los cefalópodos más conocidos pero no por ello menos sorprendentes. Pulpos y calamares han asombrado a miles de personas en todo el mundo y todas las épocas. Su inteligencia los hace capaces de resolver rompecabezas, salir de laberintos y escapar de la reclusión. En el caso de los calamares gigantes ―que pueden alcanzar entre 15 y 20 metros de longitud―, su solo tamaño los hace suficientemente temibles como para ser objeto de mito y fabulación.

En 2007, en Nueva Zelanda, se encontró un ejemplar cuyos tentáculos medían 4 metros y su peso pasaba de los 400 kilogramos; y este año, en las costas de Cantabria, apareció el cadáver de un calamar de 10 metros de extensión y 180 kg.

sq

 

Cefalópodo prehistórico

En 2011, durante el encuentro anual de la Sociedad Geológica de Estados Unidos, los investigadores Mark y Dianna McMenamin presentaron sus estudios en torno a los restos de un ictiosaurio encontrados en State Park, Nevada. Según el análisis de los McMenamin, el animal fue capturado y comido por un cefalópodo gigante que después dispuso los huesos en una especie de autorretrato que dejara constancia de su presencia en el mundo prehistórico.

 

Serpientes marinas / Pez remo

pontop

Los testimonios sobre las serpientes marinas se multiplican en la literatura mitológica, comenzando quizá con las homéricas Escila y Caribdis y terminando en el Loch Ness escocés. En el siglo XVIII, el obispo Erik Ludvigsen Pontoppidan (el mismo que Borges cita como fuente en su entrada sobre el Kraken del Manual de zoología fantástica) detalló en su Historia natural de Noruega la presencia de enormes serpientes en los mares del país: un caballo con grandes ojos negros, crin larga y blanca y el cuerpo espirado como el de una serpiente. Con todo, hace un par de años se encontró un pez remo de 17 metros de longitud, dimensiones más o menos normales en esta especie.

 

Las invenciones de Mercator

mer

Gerard Mercator fue quizá el cartógrafo más destacado del Renacimiento (una época dorada para este oficio). A él debemos la proyección del mundo que al final se reveló como la más práctica, útil e incluso fiel. Con todo, las limitaciones de su época también le llevaron a dibujar inquietantes bestias marinas en los márgenes y espacios vacíos de sus mapas: originales quimeras en donde lo conocido (partes de animales existentes) se funde para generar una expresión de lo ignorado.

 

molaEl pez más grande del mundo

Hasta ahora el récord del pez más grande del mundo lo ostenta el “mola mola”, conocido también como pez luna. Su peso puede llegar a las 2 toneladas y su longitud los 4 metros. Habita en aguas templadas tropicales de casi todo el mundo. Curiosamente, a pesar de su tamaño, son peces dóciles e inofensivos.

 

Quizá, después de estos ejemplos, parece posible que el Kraken todavía aguarde en las profundidades marinas, en ese "sueño sin sueños" que le atribuye Tennyson, como un guardián insomne del misterio que reside en el fondo del océano.

*Contenido cortesía de Kraken, puedes conocer más sobre la mitología moderna de este animal fantástico aquí