*

X

Doctores recetan exclusivo nuevo álbum de Brian Eno en hospital británico

Salud

Por: pijamasurf - 04/28/2013

El padre del ambient lleva su música a cumplir funciones de sanación con dos instalaciones en un hospital, entre las que se incluye el disco "Quiet Room for Montefiore" que sólo podrán escuchar los internos en una habitación especial.

eno

Los sonidos de Brian Eno capturan electrónicamente ritmos orgánicos a veces ideales para meditar o relajarse. El padre del ambient es sin duda uno de los músicos más evolucionados de la escena contemporánea, habiendo logrado sintetizar armónicamente las sensaciones del espacio y creado algoritmos para generar música inteligente. Sabiendo que la música puede ser medicina, es lógico voltear a Eno para usar tecnología sonora en beneficio de pacientes.

El Hospital Montefiore en Hove, Inglaterra, recientemente develó dos instalaciones audiovisuales diseñadas por Eno para proveer alivio a los internos del duro ambiente  que se respira en la clínica. En el lobby del hospital permanentemente se proyecan los 77 Million Paintings del artista británico, usando sus técnicas de música generativa para desplegar una combinación interminable de permutaciones audiovisuales. La segunda obra es un nuevo disco titulado  Quiet Room for Montefiore  que sólo podrá ser escuchado por los internos del hospital --lo cual quizás hará que algunos fans busquen ser admitidos a Montefiore, enfermedad incluida o no.

Eno ha dicho que el paso es natural ya que "he trabajado con la idea de música funcional por varios años". Sin duda un exquisito regalo para las personas que sufren algún tipo de enfermedad --refugios cristalinos de sonido que diluyen las penas. Y al parecer la idea ha sido bien recibida ya que otros 4 hospitales se encuentran en pláticas para instalar habitaciones con la música de Brian Eno, a quien desde ahora podemos llamar literalmente "curandero musical".

[Long Now]

Te podría interesar:

Fumar marihuana alivia el "dolor social" que puede sentir una persona solitaria o rechazada

Salud

Por: pijamasurf - 04/28/2013

Invstigación de la Universidad de Kentucky concluye que la marihuana genera efectos analgésicos contra el dolor social de quien es excluido o marginado, un dolor que se experimenta neurológicamente de la misma manera que el físico.

marihuana_dolor_socialHace poco se publicó en Pijama Surf una nota sobre los beneficios probados de la soledad, el fenómeno un tanto peculiar de que cuando la soledad se recibe voluntariamente, fomenta capacidades como la creatividad y la empatía.

Sin embargo, como en esa misma nota se abordó, la soledad también acarrea consigo y para algunos una enorme angustia, propiciada en buena medida por la presión social, sumamente moderna, que condena a los solitarios y en ocasiones los obliga a no estar solos o a pensar para sí, en una suerte de autocastigo, que estar solo es malo, lamentable, una realidad psicológica que se conoce como “dolor social” (“social pain”), al cual a su vez se le liga sobre todo con el rechazo.

Según una investigación reciente llevada a cabo por académicos del Departamento de Psicología de la Universidad de Kentucky, este dolor social puede presentar los mismos efectos que el dolor físico (como el de una herida corporal), ya que ambos se perciben con los mismos mecanismos neurológicos y de comportamiento.

Partiendo de esta premisa y en un estudio aparte, Timothy Deckman, de la misma universidad, en colaboración con otros colegas, exploró la posibilidad de que la marihuana ayude a reducir dicho dolor, actuando como un analgésico anímico para aquellas personas que sufren ante la exclusión social que padecen.

En la investigación participaron poco más de 7 mil personas, estudiantes de preparatoria de entre 15 y 18 años, a quienes se entrevistó al respecto de sus hábitos y su comportamiento cotidiano. Asimismo, se confrontaron estadísticas de la Encuesta Nacional de Comorbilidad de Estados Unidos y, finalmente, los voluntarios participaron en un juego de computadora, Cyberball, cuyo objetivo es ignorar a los otros jugadores, con las consecuencias emocionales que esto implica (rechazo, aislamiento, etc.).

Según los resultados obtenidos, el equipo de investigación concluyó que “la marihuana utilizada consistentemente amortigua en las personas las consecuencias negativas asociadas con la soledad y la exclusión”. “[Estos] hallazgos ofrecen nueva evidencia en apoyo a la superposición común entre los procesos del dolor físico y social”, agregan los científicos.

Y si bien Deckman y compañía también señalan que fumar marihuana es “una mala manera de lidiar con el dolor social”, sus conclusiones pueden tomarse también como un factor que explicaría la popularidad del uso recreativo de esta planta.

También en Pijama Surf: ¿Qué hacemos con los tristes? La difícil incorporación de los bartleby en el mundo moderno

[io9]