*

X

Por qué la soledad debilita tu sistema inmune

Salud

Por: - 09/13/2019

El sistema inmune resiente el estrés de la soledad

El sistema inmune es un organismo dinámico formado no sólo de células humanas sino de bacterias y microorganismos en una compleja interacción. Como todo lo que ocurre en la naturaleza, el sistema inmune vive un proceso de habituación, y esta habituación es una forma dinámica de memoria. En alguna medida, para el sistema inmune aplica la frase de Nietzsche de que lo que no te mata te hace más fuerte, o su idea de que es importante tener buenos adversarios. Esto es, enfrentarse a cierto estrés y a ciertos agentes patógenos permite la puesta a punto del sistema inmune, si bien evidentemente demasiada exposición puede ser contraproducente

Hoy vivimos en un mundo hipersanitizado, la mayoría de las personas en países del llamado mundo desarrollado viven ambientes que buscan estar libres de todo patógeno. Y los niños son criados en ambientes hiperseguros en los que no se les expone ya a tierra, contaminación, bacterias, juegos bruscos. Esto en cierta medida permite evitar enfermedades, pero sólo siempre y cuando se puedan controlar los ambientes. Pues vemos que cuando estas personas viajan a otros países menos sanitizados, suelen enfermarse más que otras personas y sufrir infecciones y episodios de estrés y neurosis fácilmente. Así que, de cierta manera, estas personas viven en una especie de burbuja de salud.

Algo similar ocurre con la gente que vive aislada de las demás personas, y que por esto a veces evitan enfermarse -controlando su propio ambiente-, pero una vez que salen de su burbuja se enferman mucho más fácilmente, pues no están acostumbrados a resistir -o asimilar benignamente- los microorganismos de otros individuos. Por así decirlo, sus sistemas inmunes no suelen trabajar y curtirse.

Existe además otra razón por la cual las personas que viven solitarias se enferman más o a la larga sufren de más problemas de salud. Sabemos por el estudio más completo hasta la fecha, realizado por la Universidad de Harvard, que las relaciones íntimas son el primer predictor de una vida sana y longeva. Esto probablemente tenga que ver con que las relaciones íntimas ayudan a combatir el estrés dando sentido y propósito a la vida. Así pues, quienes no tienen mucho contacto con otras personas -y sobre todo, contacto profundo-, suelen carecen de las herramientas neuroquímicas para combatir el estrés. Evidentemente existen excepciones, generalmente ligadas a individuos que viven vidas solitarias pero que encuentran significado y solaz en el arte o la religión, y en este sentido no padecen de soledad sino de una sensación de comunión que trasciende las meras relaciones personales.

El hecho de que el sistema inmune es regulado por las emociones, y más aún, por el propósito o sentido de vida, ha sido parte de una innovadora investigación científica conducida por científicos de UCLA.