*

X

5 formas de evitar absorber la energía negativa de otras personas

Salud

Por: pijamasurf - 07/29/2019

Hay relaciones que tienen un efecto “negativo” sobre nuestra vida; estos son algunos consejos para tratar con ellas

Relacionarse con otras personas es, al mismo tiempo, una necesidad y un arte. Es una necesidad porque por naturaleza somos seres sociales: todo en nuestra especie, desde la noche de los tiempos, tiene que ver en algún punto con la socialización; se trata de una red de la cual es imposible escapar. Sin embargo, también somos seres de civilización y cultura, lo cual hace de dicha socialización un sistema complejo de códigos, ideas y conductas entre cuyos límites se hace posible un vínculo humano. 

Por eso decimos que la socialización también es un arte, pues se trata de una habilidad que necesita aprenderse y practicarse pero no de una vez y para siempre, sino continuamente, pues por distintas razones requiere de un margen amplio de adaptación. 

Las personas con quienes nos relacionamos son siempre diferentes, también los contextos donde ocurre una relación, el momento, las circunstancias e incluso cada uno de nosotros presenta un estado distinto cada vez. No es lo mismo entablar una relación a los 15 años que a los 35; no es lo mismo hacerlo en el trabajo que en una fiesta; no es lo mismo hacerlo con una persona del mismo sexo que con otra del sexo opuesto… y hay diferencias todavía más sutiles.

En ese sentido, es importante otorgar a las relaciones el lugar que les corresponde en nuestra vida. Como vemos, son un asunto de importancia y con un gran impacto en diversas áreas de la existencia.

A continuación compartimos cinco consejos para tratar con una situación muy específica: el efecto “negativo” que ciertas relaciones pueden generar en nuestro ánimo. A veces quisiéramos que no fuera así, pero la verdad es que tarde o temprano nos encontramos con este tipo de vínculos. 

Son inevitables, sí, pero ello no significa que no se pueda hacer nada al respecto. Estas son nuestras sugerencias.


Sé selectivo con las personas que forman parte de tu vida

Esta recomendación puede parecer muy obvia o muy sencilla, pero quizá por eso mismo puede suceder que la olvidemos y dejemos de ponerla en práctica. Piensa en tu vida como si se tratase de una fiesta de la que estás a cargo y, más importante aún, en la cual tu mayor interés es pasártela lo mejor posible y que todo ocurra de la mejor manera. Para logarlo, ¿invitarías a cualquier persona? 

Por supuesto, esta es una recomendación que requiere buen juicio tanto racional como emocional. No se trata de que vayas por la vida discriminando personas o sacándolas de tu vida, sino más bien de que tomes más conciencia de las formas en que te relacionas con los demás, del tipo de vínculo que estableces, del contexto en que buscas tus relaciones, etcétera. 

En el fondo, las relaciones que tenemos en nuestra vida son menos azarosas de lo que usualmente creemos y, más bien, son resultado de nuestros propios patrones de pensamientos y conducta.

 

No vivas para complacer a otros

Hay personas que tienen el peculiar hábito emocional y de comportamiento de querer complacer a todo el mundo o querer quedar bien con todos. Sin embargo, esta es una tarea imposible y sin duda es por ello que frecuentemente, quienes intentan realizarla, atraviesan por períodos de verdadero desgaste energético y emocional.

Si es tu caso, procura modificar conscientemente dicha conducta. A cambio, intenta defender más seguido tus puntos de vista, tus decisiones y tus gustos. 

Procura también cultivar relaciones en donde te sientas libre de ser a tu manera, sin temor a la censura o la crítica, en donde te sientas apreciado o apreciada por quien eres. Ahí te darás cuenta de que en realidad no estás obligado a “complacer” a nadie y que, más bien, la satisfacción entre dos personas ocurre naturalmente según los límites y circunstancias de cada relación.

 

Cuidado con los “vampiros energéticos”

Esta denominación parece broma, pero si reflexionas un poco te darás cuenta de que, en efecto, existen personas que se alimentan de la energía de otras. El compañero de trabajo que se la pasa quejándose de su situación sin nunca hacer nada al respecto, el amigo con quien siempre terminas metido en algún tipo de problema, el pariente que a todo le mira siempre el lado negativo… 

Si hay personas de cuya compañía nunca nos cansamos y que incluso nos revitalizan, los “vampiros energéticos” son justamente lo contrario. Estar con alguien así demanda un gran esfuerzo psicológico.

El consejo sólo es que te fijes mejor con quién pasas tu tiempo y si, por otro lado, en algún momento te encuentras atrapado o atrapada en el fango emocional de otra persona, intenta sortear creativamente la situación, de modo que su efecto en ti no sea catastrófico.

 

Reivindica tu derecho a estar a solas

Actualmente, la soledad ha adquirido cierta connotación negativa, como si fuera “malo” estar a solas. De algún modo, la soledad se encuentra en el punto opuesto a la época de conectividad en la que vivimos, y quizá por eso puede parecer sospechosa.

Con todo, la soledad es necesaria. Todos necesitamos de vez en cuando no estar para nadie. 

Si te parece que lo requieres, pasa tiempo a solas. Deja tu teléfono móvil en casa y sal a caminar. Ve al cine. Aparta algunos minutos de tu día para meditar. Practica libremente una actividad que te sea significativa (dibujar, leer, realizar un deporte, etc). Y sé constante: habrá días en que agradecerás tener ese refugio en donde el espacio y el tiempo te pertenecen sólo a ti.

 

Sé responsable contigo mismo

Como puedes ver por los puntos anterior, en realidad todo desemboca en la responsabilidad que es necesario asumir sobre la existencia, en todos sus aspectos. Como bien enseñaron los estoicos, todo lo que nos sucede en la vida puede dividirse en dos grandes clasificaciones: aquello de lo cual no podemos hacernos cargo y aquello de lo que sí. 

En este sentido y pensando en el tema de esta publicación, es claro que nadie puede cambiar a otra persona: no podemos cambiar cómo es, cómo actúa o cómo se expresa, pero sí tenemos un margen de acción sobre nuestras propias emociones, pensamientos y acciones respecto a ese individuo. Hasta cierto punto, podemos siempre elegir qué actitud tomar al respecto de las personas con quienes nos relacionamos.

 

¿Qué te parece? ¿Qué estrategia sigues tú para lidiar con este tipo de relaciones? Comparte con nosotros tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o a través de nuestros perfiles en redes sociales.

 

También en Pijama Surf: 5 maneras de recuperar el ánimo después de pasar el día con personas tóxicas

 

Imagen de portada: Shutter, Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom (2004)