*

X
Sobre los desfiladeros de Tinder y otras apps de citas

Las aplicaciones para tener citas (dating apps) se han convertido en un fenómeno global, con compañías como Tinder o Bumble valuadas en miles de millones de dólares y con cientos de millones de usuarios en el mundo. Pareciera que estas aplicaciones son emblemáticas de la condición moderna, en la que la vida ocurre virtual o digitalmente y en la que las personas están demasiado ocupadas para salir a buscar una pareja -y donde los antiguos modos de "ligar" ya no funcionan igual-. Estas aplicaciones son parte del individualismo moderno y del "amor en tiempos del capitalismo digital", donde las cosas se arreglan a través de transacciones previamente establecidas. Dicho eso, muchas personas parecen sentir que son una buena opción.

Más allá de desincentivar su uso, hay algo que todo usuario debe saber: estas aplicaciones no están realmente interesadas en ayudarte a encontrar pareja o ligar, lo que les interesa es que pases más tiempo dentro de su plataforma. Pasar más tiempo en la aplicación no sólo hace más probable que adquieras algunas de sus funciones prémium, sino que cada minuto que pases es monetizado y cada "swipe" que haces es tomado en cuenta para la creación de algoritmos más efectivos (es decir, algoritmos que te hacen pasar más tiempo en estos sitios). Esto es algo que pasa en muchas redes sociales, pero muchas personas entran a estas aplicaciones en estados de ánimo vulnerables y estas aplicaciones depredan valiéndose de estos estados. Y la forma en  la que se consume en estas apps no es del todo diferente al porno, una especie de soft porn en el que los hombres y las mujeres se convierten en especie de objetos virtuales disociados de la realidad.

No está de más repetirlo: apps como Tinder o Bumble están diseñadas para que pases gran cantidad de tiempo allí, y gamifican o ludifican el sexo y el amor, lo hacen una especie de máquina tragamonedas, como las de los casinos de Las Vegas. Esto no significa que haya algo intrínsecamente malo en el juego, pero es evidente que son pocas las personas que son capaces de jugar con conciencia y autocontrol y no descubrir luego que llevan horas arrojando monedas con la remota esperanza de que finalmente van a ganar al jackpot. Como es sabido, el juego está arreglado para que la casa (casi) siempre gane.

Te podría interesar:

Muere periodista de Fox News de gripe a los 26 años; medios sostienen que estaba en contra de las vacunas

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 02/17/2019

Bre Payton ha sido retratada en numerosos medios como una activista antivacunas, algo que es poco justo

El pasado 28 de diciembre la periodista Bre Payton, de 26 años, murió, según reportan diversos medios, a causa de gripe H1N1. Payton era una popular conductora estadounidense cuya carrera estaba en ascenso, era comentarista en la cadena de derecha Fox News y escribía en el sitio The Federalist. Quizás por esta asociación con medios conservadores, su muerte ha sido vinculada rápidamente por numerosos medios con una supuesta oposición a las vacunas. Un añejo debate conspiratorio, en el que algunas personas han tomado la posición de que las vacunas no sólo pueden ser dañinas sino que son parte de un plan encubierto del gobierno de Estados Unidos o de organizaciones internacionales... o del poder del Big Pharma. La muerte de Payton fue retratada en numerosos medios como una especie de lección, algo así como esto es lo que pasa cuando no crees en las vacunas. Sin embargo, en realidad se trataba de un bulo, de una fácil reacción que confundió y exageró las cosas.

La única razón -además de que trabajaba para Fox News- por la que se pudo crear esta historia es un tuit de 2011, cuando Payton tenía 19 años:

"@latimes: Whooping cough: State urges more people to get vaccinated http://lat.ms/jlJcoa" // NOOO! vaccines are from the devil!

Las vacunas son del diablo, dijo cuando tenía 19 años, en lo que parece ser una hipérbole o una broma. Curiosamente, en este caso los medios liberales fueron los que mostraron la característica central del fundamentalismo: tomar las cosas literalmente y no saber entender el contexto, los matices o los tropos del lenguaje. Y aunque esto no fuera una broma, de ninguna manera puede ser tomado como una posición categórica en contra de las vacunas.

La lista de medios que repitieron este bulo es innumerable; en España, como documenta el sitio Libertad Digital, todos los medios de mayor difusión digital hicieron eco de la noticia:

la noticia de su muerte no había pasado a los medios españoles, cosa lógica dado que aquí era una completa desconocida. Hasta la mañana de este viernes. Desde entonces numerosos medios, desde La Vanguardia hasta El País (El País ya ha corregido su nota, dejando un disclaimer), pasando por ABCEl Mundo, El PeriódicoEl Comercio y hasta Mundo Deportivo han publicado informaciones asegurando que se trataba de una periodista antivacunas. Algunos, como Sport o 20 Minutos, llegan tan lejos como para afirmar que se trataba de una activista antivacunas.  

Según el sitio Libertad Digital, el bulo habría empezado en Chile y de ahí se expandió a todos los países de habla hispana, si bien también fue recogido por tabloides británicos y demás.