*

X

¿Por qué a algunas personas no les gusta recibir abrazos? La ciencia lo explica

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/23/2018

Aunque el ser humano es un ser social, el contacto corporal no le agrada a todo el mundo

Puede parecer o no increíble, pero lo cierto es que el contacto corporal no es recibido de la misma manera por todas las personas. En algunos casos, esta diferencia se origina en la cultura: como es sabido, algunas sociedades son más reservadas que otras, mientras que en algunas el cuerpo es un protagonista de todo tipo de intercambio social. 

Sin embargo, el contexto cultural podría no ser la única causa que explique las formas tan variadas en que una persona se expresa a través del cuerpo y, más particularmente, la dificultad o franca molestia que un individuo puede sentir al ser tocado espontáneamente por alguien más, incluso cuando se trata de un contacto afectuoso o amistoso. Hay quienes experimentan cierta incomodidad cuando reciben un abrazo, incluso si viene de alguien en quien confían y a quien quieren.

Este peculiar fenómeno ha sido explicado por un estudio realizado por los investigadores suecos Lena M. Forsell y Jan A. Åström, quienes analizaron el fenómeno del abrazo según se expresa en distintas culturas, así como la historia del gesto y sus efectos en términos psicológicos e incluso bioquímicos, para entender desde esa perspectiva todas las circunstancias implícitas en algo aparentemente tan sencillo como la acción de abrazar a alguien.

En ese análisis, los investigadores notaron que la reacción que una persona tiene frente a los abrazos está relacionada directamente con el entorno familiar donde creció. 

De entrada, los niños que crecen en familias que no suelen practicar las demostraciones de afecto mediante el cuerpo repiten ese mismo patrón con otros niños y aun con los adultos con quienes tienen trato, al menos en los primeros años de infancia. 

Sin embargo, al crecer puede ocurrir un fenómeno peculiar. Como señala Suzanne Degges-White, profesora de pedagogía en la Universidad del Norte de Illinois, en vez de preservar dicha conducta de reticencia frente al contacto corporal, los niños que crecieron en dicho contexto experimentan cierta “sed” y entonces se vuelven hacia el extremo opuesto, esto es, desarrollan la necesidad de acompañar toda muestra de afecto de algún gesto, desde un abrazo hasta una palmada en el hombro o algún otro ademán de ese tipo.

Con todo, es necesario tomar en cuenta que el ser humano, en tanto primate, es un animal social. Nuestros antepasados sobrevivieron gracias a la capacidad de formar comunidades y evolucionaron también por la fortaleza que encontraron en esa comunión. Sin duda, ese elemento también explica la necesidad de contacto corporal que experimentamos a lo largo de nuestra vida.

 

También en Pijama Surf: Las 10 conductas más típicas de la condición humana (que seguramente has hecho alguna vez en tu vida)

Te podría interesar:

En sus últimos escritos, Stephen Hawking predijo una raza de superhumanos que destruiría al resto de la humanidad

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/23/2018

Hawking creía que un grupo de seres humano editaría sus propios genes para separarse del resto y podría acabar destruyendo a todos los humanos no aumentados

Un libro póstumo de Stephen Hawking, llamado Brief Answers to the Big Questions, será publicado este mes. Lo primero que se ha destacado de un adelanto del texto que ha entrado en circulación es que Hawking temía la creación de una raza de superhumanos que, editando su propio código genético, podrían aumentarse y acabar destruyendo al resto de la humanidad, una idea similar a la del Homo Deus de Yuval Noah Harari. Hawking escribe:

Estoy seguro de que en este siglo, las personas descubrirán cómo modificar tanto la inteligencia como también instintos como la agresión... Probablemente se tendrán leyes en contra de la ingeniería genética en humanos. Pero algunas personas no podrán resistir la tentación de mejorar características humanas, como la memoria, la resistencia a las enfermedades y la longevidad.

Esta probablemente sea la gran tentación fáustica del futuro. El físico creía que en los próximos mil años como máximo, una catástrofe nuclear o climática acabará haciendo inhabitable el planeta, pero esta raza de superhumanos podrá escapar, mientras que todos los demás perecerán:

Una vez que dichos superhumanos aparezcan, habrá significativos problemas políticos con los humanos no aumentados, quienes no podrán competir. Presumiblemente, éstos morirán, o se convertirán en insignificantes. En lugar de ellos, habrá una raza de seres autodiseñados que se estarán aumentado a un ritmo exponencial. Si la raza humana logra rediseñarse, probablemente se esparcirá y colonizará otros planetas y estrellas. 

Hawking teorizó que, posiblemente, este aumento biotecnológico ocurriría a través de sistemas de edición del ADN como CRISPR/Cas9, el cual permite a los científicos reemplazar genes atrofiados o dañinos con genes nuevos. Este sistema actualmente ya ha sido usado para tratar niños con leucemia. Hoy en día existen ciertas dudas sobre estas técnicas de ingeniería genética -y sus posibles efectos secundarios-, pero es plausible que en un futuro esta u otra técnica permita no sólo eliminar enfermedades, sino también aumentar radicalmente las capacidades de los seres humanos. Evidentemente, esto genera un singular problema ético, que remite a escenarios distópicos como los imaginados por Huxley, Orwell y Dick. Y ahora, también por Hawking.

 

Lee también:

El futuro de la humanidad: ¿sólo los más ricos sobrevivirán y trascenderán la condición humana?

La humanidad se dividirá en 2 castas: una que vivirá 200 años y otra que vivirá 50, según Yuval Noah Harari