*

X
Luna llena en Acuario, con Marte en conjunción (además de un eclipse lunar)

Además del larguísimo eclipse que tuvimos en esta jornada, algunos aficionados a la astronomía y a la astrología estarán también interesados en que hoy es luna llena, el punto de oposición entre el Sol en Leo y la Luna en Acuario. Los que aman mirar al cielo podrán observar a Marte que se encuentra en conjunción con la Luna y a una distancia especialmente cerca de la Tierra, lo que lo hace muy brillante. Marte y la Luna estuvieron casi en conjunción exacta y en oposición al Sol al mismo tiempo que la Luna (lo cual ocurrió a las 20:20 UTC).

Esta luna llena es llamada la luna del venado macho (o gamo) aparentemente porque, según los nativos, en esta época empiezan a crecerles sus hermosos cuernos a dichos animales.

Para los interesados en la astrología, esa disciplina tan controversial pero a la vez tan poética y fascinante, hay que señalar que la Luna toma la cualidad del signo que atraviesa, con redoblada energía en el plenilunio, si bien puede estar mermada por su oposición al Sol. En este caso, la Luna está peregrina en Acuario -sin detrimento ni exaltación-. La conjunción de Marte en términos generales no es algo muy positivo, pues el planeta rojo es uno de los "maléficos"; sin embargo, puede llenar de fuego el ambiente, para el bien o para el mal, a lo que también contribuye su oposición con el Sol en su domicilio, en un signo de fuego. Hay que mencionar que tradicionalmente, el eclipse tampoco era interpretado de manera muy favorable. No obstante, lo que los astrólogos antiguos ven como muerte y desdicha, los modernos lo edulcoran y entienden como "transformación" o "posibilidad de renovación". 

Acuario es el signo del individualismo, del humanismo, de la libertad, y tiene también algunos rasgos de Saturno (según la astrología antigua) que lo hacen un signo de inteligencia e independencia mental, pero también egoísta y melancólico. Si tomamos la interpretación moderna, es regido por Urano, que es el arquetipo de Prometeo, el dios que roba el fuego a los dioses para entregarlo a los hombres. Así, las cosas cambian y tenemos esta noción más humanista, creativa, libre y libertina, revolucionaria. Sin embargo, para los antiguos esto constituiría una falsa libertad: una libertad materialista, no espiritual.

 

Puedes leer más aquí sobre el problema de Acuario y la discrepancia entre su interpretación moderna y clásica

Te podría interesar:

Charles Bukowski previó en este poema la soledad que Internet traería al ser humano

AlterCultura

Por: pijamasurf - 07/27/2018

Con desgarradora lucidez, Bukowski anticipó el efecto que la tecnología contemporánea de comunicación tendría en las relaciones humanas

Desde que Internet comenzó a revolucionar las comunicaciones contemporáneas, junto con el entusiasmo que esto provocó, desde otras perspectivas más críticas (o cuando menos escépticas) se señaló un peculiar fenómeno de esa fiebre que se cernía sobre el mundo. 

Si bien parecía muy seductor transmitir un mensaje de un punto a otro del planeta en cuestión de segundos, saber de inmediato qué pasaba en lugares que se creía remotos, enviar y recibir datos de todo género y especie (imágenes, audio, videos, etc.), por otro lado, un poco a la sombra y todavía sin mucha atención, despuntaba ya un fenómeno paradójico: con tantos medios de comunicación al alcance, el ser humano se mostraba un poco más aislado cada vez.

En años recientes, ese efecto no es la quimera catastrofista de algunos cuantos agoreros celosos del avance tecnológico. Nada de eso. Las consecuencias del uso de redes sociales en el estado de ánimo han sido ya ampliamente documentadas; también desde otras disciplinas como la sociología o la filosofía, se ha argumentado esa circunstancia contradictoria del ser humano contemporáneo, que puede hablar con personas de todo el mundo, pero es incapaz de cambiar algunas palabras con aquellos con quienes se cruza a diario; o que tiene acceso a miles de fuentes de información, pero parece optar por permanecer en la “dulce” ignorancia.

Entre esas personas que supieron descreer de las mieles de la tecnología moderna estaba Charles Bukowski, acaso uno de los personajes más impresentables de la literatura estadounidense pero, como buen poeta, clarividente también, sensible a las necesidades auténticas del ser humano y a las formas casi siempre equivocadas con que históricamente hemos intentado satisfacerlas.

Bukowski murió en 1994, así que atestiguó apenas el despunte de la era de la información que en los siguientes años alcanzaría su cénit. Con todo, alcanzó a escribir el poema que transcribimos a continuación, primero el original en inglés y después la traducción de Silvia Barbero.

now it’s computers and more computers
and soon everybody will have one,
3-year-olds will have computers
and everybody will know everything
about everybody else
long before they meet them.
nobody will want to meet anybody
else ever again
and everybody will be
a recluse
like I am now
.

hoy todo son ordenadores y más ordenadores
y pronto todo el mundo tendrá uno,
los niños de tres años tendrán ordenadores
y todo el mundo conocerá todo
lo relacionado con los demás
mucho antes de que lleguen a conocerse
y por eso nadie querrá conocerse.
Nadie querrá conocer a nadie
nunca jamás
y todos serán
unos solitarios
como lo soy yo hoy.

El poema puede encontrarse en el libro The Continual Condition, una colección de textos publicada póstumamente en el 2009. En español ha sido traducido, como dijimos, por Silvia Barbero, y la publicación corrió a cargo de la editorial especializada en poesía Visor.

 

También en Pijama Surf: Esta mujer predijo en 1994 el lado oscuro de las redes sociales de forma increíblemente lúcida