*

X

9 signos de que necesitas hacerte cargo de tu vida urgentemente

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/01/2018

Si te reconoces en alguna de estas 9 situaciones, quizá sea momento de que reconsideres la dirección que sigue tu vida

Hasta cierto punto, puede decirse que la existencia humana está dividida en dos grandes etapas: aquella en la que el individuo se encuentra al cuidado de alguien más y otra que comienza cuando se da cuenta de que nadie más que él mismo es responsable de su bienestar. 

Sin embargo, nada asegura que una persona pase de la primera a la segunda etapa. Es más, bien puede suceder que una existencia transcurra enteramente en esa “minoría de edad” en la que se vive bajo el tutelaje de otros; tal vez el tiempo pasa y las circunstancias cambian, pero la actitud es la misma: en los padres, en los maestros de escuela, en la pareja, en el trabajo, a veces incluso en los amigos, a toda costa se busca a ese “alguien” que cuide y que proteja.

¿Qué hace falta para dar el paso decisivo hacia una vida autónoma y libre? La respuesta es sencilla: nada más que darse cuenta. Llega el momento para el ser humano en que debe darse cuenta de que no es más un niño que necesita ser cuidado, sino una persona que desarrolló los recursos necesarios para valerse por sí misma. 

Y, de nuevo, se trata de una cuestión de elección: el ser humano que se da cuenta puede elegir asumir los efectos de dicha toma de conciencia… o seguir su vida. 

Compartimos a continuación nueve signos que son poderosas llamadas de atención que la existencia misma presenta para hacerte ver que necesitas tomar tu vida en tus manos, para conducirla según tu deseo.

 

Comes a deshoras o incluso te “saltas” alguna comida

Aunque suene increíble para algunos, comer es importante. Si con relativa frecuencia “sacrificas” alguno de tus tiempos de comida por realizar alguna otra labor, este puede ser un signo de atención que vale la pena escuchar. ¿Aquello por lo cual intercambias el sustento alimenticio de verdad es tan importante? Si para ti es así, ¡adelante! Hasta cierto punto, comer tampoco lo es todo en la vida. Pero si dudas y quizá estás más bien imponiéndote una especie de castigo, tal vez no sea del todo la mejor elección para tu bienestar.

 

Frecuentemente te sientes cansado (a)

El cansancio crónico no es normal. Si sientes, piensas o dices con frecuencia que estás fatigado (a), hay algo que no está fluyendo en tu vida. Las causas pueden ser físicas o emocionales. Revisa tu salud y tu alimentación, pero también tu rutina, tus hábitos y tus patrones mentales. ¿Comes de acuerdo a la actividad física e intelectual que realizas? ¿Duermes bien? ¿Es posible que esa sensación de “cansancio” se deba a un patrón psicológico que se traduce en una “carga” suplementaria en tu vida?

Por otro lado, reflexiona también sobre esto: ¿Qué formas toma ese cansancio? ¿Se parece más bien al aburrimiento? ¿Quizá lo experimentas como una frustración generalizada?

 

Te enfermas continuamente

Más que personas “enfermizas”, quizá valdría la pena reconsiderar esta etiqueta y pensar más bien que hay individuos que no han aceptado del todo la responsabilidad de cuidarse a sí mismos. Si visitas continuamente al médico, reflexiona sobre la posibilidad de hacerte cargo de tu propia salud y de tu bienestar, para así comenzar a vivir fuera de la dependencia en alguien más.

 

Sientes que alguien o algo se aprovecha de ti

Quizá sea tu superior en el trabajo, un amigo, tu pareja, alguien en tu familia o acaso otras personas menos “importantes”; quizá sólo quisiste ser amable con alguien, quizá te sientes bien dando un poco más de lo que te piden o simplemente no supiste cómo decirle que no a alguien a quien aprecias… como sea, las cosas se salieron de control y ahora esa persona está tomando más de lo que debería de tus recursos, tu tiempo o tu energía. Haz caso a esa sensación y, por tu propio bienestar, pon un alto.

 

Faltas a un compromiso contigo mismo (a)

Más allá de los propósitos típicos (comer mejor, hacer más ejercicio, dejar de furmar, etc.), pensemos en esas promesas más personales, más íntimas, que muchos nos hacemos a nosotros mismos, cosas como salir más, preocuparse menos, tomarse la vida con más calma. Promesas que sentimos al mismo tiempo más sencillas, más auténticas pero quizá, también, más difíciles de cumplir. Y, de hecho, lo son. Aunque parece que lo deseamos de corazón, esa intención no se sostiene por mucho tiempo… 

No se trata de experimentar esa “falta” a tu palabra como un reproche o como un reclamo, sino como una llamada de atención. ¿Por qué parece que no puedes hacer algo que quieres o que deseas? O, en otro sentido, ¿por qué insistes en hacer cosas que en realidad no quieres hacer? En cualquiera de los dos casos, quizá sea importante responder a la pregunta por ti mismo(a). 

 

Tienes muchos “pequeños” problemas en tu vida

Siempre llegas tarde, se te olvidan cosas que parecen menores pero son importantes en tu vida, algunas de tus relaciones personales te generan más angustia que satisfacción… en fin, miras un poco tu vida y más que encontrar situaciones placenteras, todo parece un campo minado. Si es tu caso, quizá valga la pena que observes con detenimiento tus hábitos cotidianos y las decisiones que te encaminan poco a poco a contextos en los que no te sientes a gusto pero a los cuales hiciste todo por llegar.


Te distraes sin darte cuenta

Digamos que en un momento, en tu casa o en tu trabajo, decidiste suspender la actividad en la que tuviste la intención de enfocarte para hacer algo más. Quizá algo insulso o quizá algo que de pronto te pareció muy importante: prepararte un bocadillo, hacer una nueva playlist, limpiar la habitación donde te encuentras, etc. Cuando tu atención regresa descubres que ha pasado 1 hora, quizá más, y acaso estás en una actividad diametralmente distanciada de aquella en la que comenzaste: ahora estás stalkeando a tu ex, llegaste a un extraño artículo de Wikipedia o miras por enésima vez un episodio de esa serie que conoces de memoria. 

¿Te suena conocida esta situación? ¿Te das cuenta de en qué estás ocupando tu tiempo?

 

La insatisfacción o el malestar continuos con tu trabajo

El trabajo es uno de los elementos más importantes en la existencia humana. Si por un momento podemos pensarlo fuera de su noción económica (si respingas ante esta propuesta, tú más que nadie intenta realizar este ejercicio de imaginación), el trabajo puede considerarse bajo estos términos al mismo tiempo muy sencillos y muy trascendentes: se trata de la actividad a la cual consagramos la mayor parte de nuestro tiempo, nuestra energía y nuestros recursos físicos, materiales e intelectuales. En otras palabras, el trabajo es una actividad que de entrada justifica nuestra existencia pero que además, por todas sus implicaciones, es capaz de trasformarla. La mayoría de nosotros experimentamos el trabajo sólo en su primera dimensión (esto es, como un medio de subsistencia), pero no nos damos cuenta de esa otra cualidad. 

Considerado desde esta perspectiva, ¿tu trabajo te parece insatisfactorio? ¿Te aburre, te enoja, te frustra o, en suma, te hace sentirte en algún punto del espectro amplio del malestar? Quizá esto se deba a que algo en esa actividad te impide desarrollar plenamente tu potencial de vida.

 

“No sé lo que me pasa”

Muchísimas personas (más de las que creerías) viven en esa esa sensación paradójica, contradictoria, en donde lo único que pueden saben con certeza de sí mismas es que no saben lo que sienten o lo que piensan. La confusión, el desconocimiento y la vaguedad parecen ser sus cartas de presentación. 

En el fondo, esto es una mascarada, pues todos sabemos bien a bien qué pensamos, qué sentimos, qué queremos, dónde nos duele, qué nos falta o qué deseamos. 

Sólo que algunos individuos, por circunstancias propias de su historia de vida, aprendieron a negarse a sí mismos sus sensaciones o sus deseos, a disimularlos, a resignarse a aceptar el parecer de otros, etc. Si sabes pero haces como que no sabes, intenta desmontar ese patrón. Escúchate más. Aprende a reconocer y poco a poco a sostener tus deseos, tus opiniones, tus antojos… Reconoce también los momentos en que estás en desacuerdo con algo o con alguien, si alguna circunstancia te incomoda o cuando simplemente no quieres aceptar algo. 

En una palabra, aprende a seguir tu propia espontaneidad, en las buenas y en las malas. Ahí se encuentra tu propio impulso de vida buscando abrirse paso desde tu interior para realizarse en el mundo y, de este modo, guiar y configurar tu existencia.

 

¿Qué te parece? No dudes en compartir tu opinión con nosotros y con esta comunidad en la sección de comentarios de esta nota o a través de nuestras redes sociales.

 

También en Pijama Surf: 5 acciones para simplificar tu día y, poco a poco, el resto de tu existencia

Te podría interesar:

Ser espontáneo: lo mejor que puedes hacer para transformar tu vida, según Erich Fromm

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/01/2018

Una de las cualidades más preciosas del ser humano, su espontaneidad, indica el camino a la realización auténtica del yo, según Fromm

Una de las paradojas de la condición humana moderna es cierta lucha constante entre aquello que el individuo busca ser, aquello que la sociedad le pide ser y aquello que puede ser bajo circunstancias determinadas. 

Muchas personas en nuestra época viven frustradas porque no dejan que sus deseos más auténticos surjan y florezcan; otros más viven “aplastados” por la demanda constante de éxito, productividad o rendimiento que la sociedad les impone; y por último, hay quienes se estrellan continuamente con la realidad porque no se han dado cuenta de que ciertas cosas simplemente no son posibles en sus condiciones de vida, o no en ese momento, o no de la manera en que la que las están buscando.

¿Cómo encontrar el equilibrio? ¿Existe un punto en donde el ser humano realice su deseo de tal modo que se sienta pleno personalmente, valorado socialmente y satisfecho en la medida de sus circunstancias?

La pregunta quizá no es sencilla, pero la respuesta sí lo es. En breve, dicho punto de equilibrio sí existe. Sí es posible alcanzar ese estado de la existencia al que a veces se le llama “realización” propia, una palabra que evoca esa puesta en marcha del potencial personal bajo la orientación pura y simple del deseo. ¿Pero cómo? El método, en efecto, es el quid de este asunto. El equilibrio existe, ¿pero cómo encontrarlo?

En El miedo a la libertad (1941), el psicólogo Erich Fromm ofreció una valiosa lección al respecto y, especialmente, una argumentación de por qué en el fondo la llamada realización del yo no es otra cosa más que la consecución de la libertad.

De entrada, Fromm nos llama a por un momento dejar de conceder tanta primacía al pensamiento racional, voluntarioso, y vernos a nosotros mismos como lo que somos: seres contradictorios, en cierta forma inestables o conflictivos, ignorantes de nosotros mismos y de todo aquello que bulle en nuestro interior. Pero no se trata de reconocer esto como un reproche, sino sólo para darnos cuenta de que en muchos casos no dimensionamos el enorme potencial de lo que somos y que, de momento, se encuentra encauzado en otras tareas de las que no siempre estamos al tanto. Nos dice Fromm:

[…] la realización del yo se alcanza no solamente por el pensamiento, sino por la personalidad total del hombre, por la expresión activa de sus potencialidades emocionales e intelectuales. Éstas se hallan presentes en todos, pero se actualizan sólo en la medida en que lleguen a expresarse. En otras palabras, la libertad positiva consiste en la actividad espontánea de la personalidad total integrada.

En el párrafo al que pertenece este fragmento, Fromm hace una crítica al acercamiento racionalista de la personalidad que supone que basta con plantearse algo para obtenerlo, esto es, como si la realización del yo fuera un proceso lineal de causa y efecto, de decisión y acto. 

¿Pero cuántos de nosotros cuántas veces no hemos abandonado un propósito que de inicio nos planteamos con claridad y hasta con voluntad? Hacer ejercicio, cumplir con una dieta, incluso tareas sencillas como dedicar una tarde a estudiar… ¿Por qué si somos capaces de proponernos racionalmente hacer algo, no lo hacemos? Si seguimos a Fromm podemos responder que dicha intención se malogra porque aunque tomamos en cuenta nuestro potencial intelectual o racional, no hacemos lo mismo con todo aquello emocional que de todos modos está presente en nuestra vida, tomando parte en todo momento de nuestros actos y nuestras decisiones.

Para Fromm, parte de ese proceso de integración de todas las partes que somos –lo intelectual y lo emocional, lo racional y lo irracional– descansa en una toma de conciencia sobre una de nuestras cualidades más preciosas: la espontaneidad. Cuando pensamos de pronto y de la nada en algo, cuando se nos ocurre una idea, cuando surge en nuestro interior el deseo de hacer algo… esa es nuestra propia espontaneidad manifestándose. Fromm lo describe en estos términos:

Muchos de nosotros podemos percibir en nosotros mismos por lo menos algún momento de espontaneidad, momentos que, al propio tiempo, lo son de genuina felicidad. Que se trate de la percepción fresca y espontánea de un paisaje o del nacimiento de alguna verdad como consecuencia de nuestro pensar, o bien de algún placer sensual no estereotipado, o del nacimiento del amor hacia alguien: en todos estos momentos sabemos lo que es un acto espontáneo y logramos así una visión de lo que podría ser la vida si tales experiencias no fueran acontecimientos tan raros y tan poco cultivados.

En efecto, conocemos nuestra propia espontaneidad y en cierta forma tenemos ahí un atisbo de nuestro potencial, de lo que somos capaces… pero somos nosotros mismos quienes con frecuencia “matamos” esa espontaneidad, quienes no la dejamos surgir y manifestarse plenamente. Quizá porque crecimos en un ambiente severo donde no se nos permitió expresarnos, quizá porque la sociedad en que crecimos no valora ni la imaginación ni la creatividad, quizá porque…

¿Pero qué pasaría si quitáramos todas las barreras y obstáculos, y dejáramos la vía libre a nuestra espontaneidad? En parte, ocurriría que toda ese energía que se encuentra en nuestro interior se liberaría y pasaría al exterior, operaría directamente sobre el mundo y, dado que el acto espontáneo surgió de algo que queremos realmente, transformaría la realidad en concordancia con nuestro deseo. Al respecto, nos dice Fromm:

[En la espontaneidad] el individuo abraza el mundo. No solamente su yo individual permanece intacto, sino que se vuelve más fuerte y recio. Porque el yo es fuerte en la medida en que es activo. No hay fuerza genuina en la posesión como tal, ni en las propiedades materiales ni en aquella de cualidades espirituales, como las emociones o los pensamientos. Tampoco la hay en el uso y manipulación de los objetos; lo que usamos no es nuestro por el simple hecho de usarlo. Lo nuestro es solamente aquello con lo que estamos genuinamente relacionados por medio de nuestra actividad creadora, sea el objeto de la relación una persona o una cosa inanimada. Solamente aquellas cualidades que surgen de nuestra actividad espontánea dan fuerza al yo y constituyen, por lo tanto, la base de su integridad. La incapacidad para obrar con espontaneidad, para expresar lo que verdaderamente uno siente y piensa, y la necesidad consecuente de mostrar a los otros y a uno mismo un seudoyó, constituyen la raíz de los sentimientos de inferioridad y debilidad. Seamos o no conscientes de ello, no hay nada que nos avergüence más que el no ser nosotros mismos y, recíprocamente, no existe ninguna cosa que nos proporcione más orgullo y felicidad que pensar, sentir y decir lo que es realmente nuestro.

Parece magia, ¿no es cierto? Que algo tan aparentemente sencillo como escucharnos a nosotros mismos sea capaz de transformar el mundo. Pero increíble como suena, así es. Ese es el “modesto” poder de la espontaneidad. 

Parece que vale la pena hacernos caso más seguido, ¿no es cierto?

 

También en Pijama Surf: La dificultad de vivir: una entrevista a Jacques Lacan

En este enlace, una versión digitalizada de El miedo a la libertad, de Erich Fromm