*

X

Despiden a mesero francés por descortés; argumenta que es su cultura francesa

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/03/2018

¿Qué tanto dejamos que la cultura en la que crecimos influya en nuestro comportamiento?

A la cultura francesa podemos identificarla con ciertos elementos que el cine, la literatura, la cultura popular y aun cierto grado de propaganda oficial han sembrado en nuestra perpepción general del país. Sus iconos culturales como el Louvre o la Torre Eiffel, su repostería, sus quesos y sus vinos, cierta inclinación hacia el buen vivir y la comodidad… voilà. Algunos pensarán en algo más, sin duda, pero de alguna manera esto demuestra que la mayoría tenemos una idea más o menos hecha de Francia y su sociedad.

Otro de esos elementos, acaso publicitado con menos vistosidad, es la forma de ser de los franceses, una expresión vaga (y como toda generalización, injusta) en la que con cierta frecuencia se destaca una cualidad en especial: cierta impresión de rudeza o franca grosería. Para culturas un tanto más habituadas al dulzor, las formas sociales y aun la reverencia, el trato que aparentemente distingue a los franceses puede parecer descortés.

Eso justamente le ocurrió a Guillaume Rey, francés de nacimiento que desde hace algunos meses reside en Vancouver, Canadá, donde laboraba como mesero en un restaurante administrado por la firma Cara Operations. Su trabajo, aunque sencillo, enfrentó una dificultad recurrente: varias de las personas a las que atendió se quejaron de sus maneras, acusándolo ante la gerencia de ser agresivo, grosero e irrespetuoso. Rey recibió algunas amonestaciones verbales, pero las quejas de los clientes continuaron, por lo cual acabó por ser despedido del lugar.

Más tarde, sin embargo, al apelar la decisión ante un tribunal laboral, Rey argumentó que su manera de dirigirse a las personas era resultado de su herencia cultural francesa, la cual, especialmente en el trabajo, enseña a ser directo, honesto y profesional. En su consideración, dichos rasgos podrían ser confundidos, pero en modo alguno tomados como descortesía.

Su defensa fue descartada, pero el suceso nos recuerda también que podemos darnos cuenta del efecto que una cultura ejerce sobre lo que somos sólo cuando nos encontramos con alguien diferente.

 

También en Pijama Surf: Una meditación de Marco Aurelio: el antídoto para cualquier nacionalismo

Te podría interesar:

Diputada argentina busca hacer que el piropo sea considerado acoso sexual y sea penado con multa

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/03/2018

En Argentina se discute penalizar el piropo callejero

Ciertamente, en los últimos meses las discusiones sobre el acoso sexual han cobrado importante presencia en los medios, permitiendo que muchas mujeres sintieran la confianza para hacer denuncias. Esto a la vez ha fortalecido movimientos feministas como el famoso #MeToo. Existe actualmente cierta polémica entre algunos grupos que consideran que los grupos feministas se están radicalizando y llegando a algunos extremos, y otros que consideran que es necesario ir más allá de lo logrado y cambiar fundamentalmente las leyes para asegurar la llamada "igualdad de género".

El diario argentino Perfil informa que la "diputada radical" Olga Rista lidera a un grupo de diputadas que buscan que se incluya en un proyecto de ley para penalizar el acoso sexual también el llamado "piropo", el cual es considerado un "halago" en el que se suele hacer referencia a la "aperiencia física de una persona" pero que, desde esta perspectiva, puede incluir un componente "ofensivo y sexista". Las multas que dispone esta ley van de 3 mil a 30 mil pesos argentinos (algo así como entre 150 y mil 500 dólares). Las diputadas citan información que sugiere que más del 90% de las mujeres argentinas han sufrido acoso callejero.

De manera un tanto confusa, la diputada declaró:

Si el piropo es un insulto me parece que sí tiene que ser penado, tiene que ver con algo consentido, no lo esperas en la calle, es lo mismo que sexo y violación, ¿cuál es la diferencia?, el piropo y el acoso callejero son lo mismo, tiene que haber consentimiento de ambas partes.

De ser aprobada esta ley, surgirá la necesidad de definir qué constituye realmente un piropo y cuándo éste es ofensivo, con los problemas de que ciertamente no hay universalidad en el caso, y lo que para algunas mujeres puede ser ofensivo para otras puede ser agradable. La línea entre la intimidación en la calle -que llega a ocurrir con piropos intensos- y el halago y la mera intención de seducir es, en ocasiones, tenue. Se podría llegar al extremo de que esté prohibido que un hombre se dirija a una mujer en la calle o exista una especie de protocolo en el que antes de decir nada tenga que pedir permiso para hablar, etc. Asimismo, habría que discutir hasta qué punto penar el piropo -que no significa necesariamente una ofensa sexista, sino que generalmente es el halago cargado de libido- va en contra de la libertad de expresión (esto es, ciertamente, un tema complejo). Por otro lado, estas consideraciones o matices no implican que el acoso sexual no deba ser penado seriamente, sino sólo que es importante distinguir, llegar a un acuerdo y no regresar a una moral victoriana y a un puritanismo que, más bien, coloque a los sexos en una guerra de la cual nadie se beneficia realmente.