*

X

5 cosas que debes hacer para reducir la ansiedad, según la neurología

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/30/2018

De acuerdo con el principio de Hebb (“las neuronas que nacen juntas, permanecen juntas”) se deben activar tantas conexiones neuronales como sea posible, y así, se puede trabajar sinergéticamente mediante una serie de actividades útiles

Desde la filosofía de la Antigua Grecia hasta la de la espiritualidad moderna, la búsqueda del bienestar en general se ha vuelto el centro de atención a nivel físico, emocional, psíquico y espiritual. En los últimos años, poco a poco hemos notado incluso una oleada que busca fomentar el bienestar mediante la conexión de la mente y el cuerpo generando una experiencia en el aquí y en el ahora, y de hecho varios institutos, como el UCLA Mindful Awareness Research Center, han analizado los beneficios de esta práctica meditativa desde una perspectiva neurocientífica.

Gracias a los avances tecnológicos, dichos institutos, asociaciones y universidades han logrado comprender mejor el funcionamiento del cerebro y con ello, desarrollar herramientas que permiten reducir la presencia –o nivel de afectación– de varios malestares psicoemocionales. Por ejemplo, en cuanto a la neuroplasticidad, que es la capacidad nata del cerebro para reorganizarse a sí mismo tanto física como funcionalmente en relación con el medioambiente, la conducta, el pensamiento y las emociones; es decir que tras un estímulo como un trauma, el cerebro permanece constantemente organizando las neuronas en función de esta experiencia. Sin embargo, de acuerdo con el principio de Hebb (“las neuronas que nacen juntas, permanecen juntas”), se deben activar tantas conexiones neuronales como sea posible, y así, se puede trabajar sinergéticamente mediante una serie de actividades útiles. Te compartimos a continuación algunas de ellas:

 

– Salir de las creencias viciosas puede mejorar la inteligencia

Hay quienes deciden entender este proceso como una manera de “salir de la zona de confort”, en donde se busca cambiar las creencias irracionales desarrollando habilidades para resolver problemas y aprender, pensar lógicamente, entender y adquirir nuevo conocimiento, integrar ideas y continuar con los objetivos. El objetivo es continuar en un progreso constante y construir un conocimiento profundo de las cosas que nos interesan y que necesitamos para evolucionar o ser más felices. De alguna manera, se trata de romper el ciclo del pensamiento obsesivo con el fin de permitir que entren otras creencias, las cuales a su vez desarrollan nuevas conexiones neuronales para regular la neuroquímica y, al mismo tiempo, el estado de ánimo. Escoger cada oportunidad para mejorar el pensamiento puede ser una elección inteligente para permanecer curioso y abierto al mundo.

 

– Permanecer curioso

La mente tiene dos estados: uno de supervivencia y otro de exploración/curiosidad. El primero se activa cuando uno se enfrenta a situaciones críticas que implican un riesgo de vida y el segundo, cuando se expande el bienestar al grado de continuar aprendiendo, expandiéndose, disfrutando. El segundo estado no sólo promueve el nacimiento de nuevas conexiones neuronales, sino que también facilita el proceso de aprendizaje y la regulación neuroquímica en el cerebro.

Una manera de permanecer curioso es cuestionarse todo y fomentar el aprendizaje continuo más allá de la escuela, el trabajo o la universidad; esto implica querer saber de dónde vienen las cosas, cómo suceden, por qué se realizan de esa manera, qué provoca un resultado. Por ejemplo, aprender un nuevo idioma conlleva aprender nuevas perspectivas, cambiando nuestra visión del mundo. Se trata, en otras palabras, de comprometerse a un constante aprendizaje a lo largo de la vida, más allá de lo académico o profesional.

 

– Probar cosas nuevas y diferentes (que nos hagan sentir bien)

Las nuevas experiencias evitan que las aguas se estanquen y se inunde e intoxique el ambiente, de modo que promover pequeños o grandes cambios paulatinos en el día a día facilita la sensación de motivación, crecimiento, evolución, etc. Basta con ir a clases de algo que nos interese, leer un nuevo libro en una cafetería o bar, salir a correr o hacer alguna actividad física, ir a terapia, etcétera.

 

– Exponerse a diferentes puntos de vista

Si bien la lectura y los viajes son buenos ejercicios para conocer diferentes puntos de vista, estar genuinamente abierto a otras culturas, idiomas y pensamientos distintos al nuestro nos ayuda no sólo a poner en perspectiva nuestro punto de vista sino también a expandir nuestras creencias y conexiones neuronales, pues se fortalece el proceso de aprendizaje y regulación emocional desde una base neurológica.

Así, por ejemplo, se puede leer sobre otras industrias y diferentes mercados, estar abierto a debates con otros puntos de vista o leer libros sobre temas que ignoramos. La única manera de estar expuesto a diferentes perspectivas es salir del mundo propio y aprehender un nuevo conocimiento, maravillarse por las cosas nuevas que se están descubriendo.

 

– Escribir los aprendizajes

Cada día absorbemos una vasta cantidad de información. Cuando uno se sienta e intenta reproducirla, se obliga a sí mismo a profundizar, a sintetizar el conocimiento y a organizarlo. Es un proceso de enseñanza y reproductividad, y si no se hace una especial toma de conciencia, es probable que no haya una expansión en la conexión de las neuronas. Además, tanto leer como escribir expande el vocabulario, fortaleciendo los procesos cognitivos de la mente y los procesos emocionales del alma.

 

Imagen principal: Katie Crawford

Te podría interesar:

5 hábitos escabrosamente manipuladores usados por los narcisistas para beneficiarse de los demás

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/30/2018

"Las personas narcisistas que hacen uso de esta técnica suelen decir algún comentario incómodo y después sostener la mirada, sólo para saber cómo reacciona la otra persona"

De acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, manipular es: “Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares”. Partiendo de este concepto, utilizar la data recolectada por investigaciones sociológicas, psicológicas o antropológicas con el fin de aumentar las capacidades de seducción, atracción o afiliación de uno mismo puede rayar en una acción manipulativa. 

Te compartimos algunas de estas acciones:

 

– Actuar intencionalmente como un espejo, en relación con el lenguaje corporal del otro

Probablemente has escuchado del estudio sociológico en donde se demostró que las personas sienten más confianza si su interlocutor comparte su mismo lenguaje corporal –es decir, actúa de la misma manera que ellos–. Según Patti Wood, autora de Snap: Making the Most of First Impressions, Body Language and Charisma, “el espejeo y la coincidencia [del lenguaje corporal] son conductas normales en personas que se gustan y confían entre sí”.

No obstante, si bien es algo que debería suceder con naturalidad, los individuos manipuladores emplean estas técnicas con la intención de sacar provecho personal: primero sonreirán, actuarán con el mismo lenguaje que la otra persona y dirán explícitamente lo mucho que se parecen. Como menciona Wood, este rasgo es típico de los narcisistas, que requieren generar una conexión inicial y luego, después de un tiempo, dejan a la otra persona sintiéndose devaluada y cuestionándose qué pasó.

 

– Mirar fijamente a los ojos

Si bien es verdad que sostener la mirada durante más de un par de segundos puede asociarse a un interés sexual o a un deseo asesino, un intenso contacto visual puede producir efectos incómodos o de manipulación del otro. Inclusive, los narcisistas que hacen uso de esta técnica suelen decir algún comentario incómodo y después sostener la mirada, sólo para saber cómo reacciona la otra persona.

 

– Ignorar el espacio personal de una manera “juguetona”

Es verdad que la intimidad del espacio personal se desvanece con el paso del tiempo y con la confianza generada entre los individuos; sin embargo, la manipulación puede aparecer con esta técnica de manera sutil y hasta juguetona. Por ejemplo, los narcisistas pueden buscar el contacto físico de manera muy íntima durante la primera cita, sólo para saber si la otra persona lo permite. En palabras de Wood: “Los narcisistas son físicamente cercanos por norma. Usan la invasión del espacio personal para llamar la atención, intimar, mostrar poder, probar límites y seducir”.

 

– Ser abiertos con uno respecto de los secretos personales

Los narcisistas saben utilizar las palabras a su beneficio: saben cómo seducir y mantener la atención de su interlocutor. Son individuos que saben contar anécdotas y mantener la atención de su público. Hay ocasiones, incluso, en las que se vuelve imposible detenerlos: si uno intenta hacer un comentario o contar una anécdota similar, cortan la comunicación directamente.

 

– Validar y exagerar las emociones negativas de otros, sólo para hundirlos más

Como personas manipuladoras, los narcisistas suelen tomar las emociones negativas e incrementarlas para hacer sentir culpable o inútil a la otra persona. Si bien podría parecer que tienen buenas intenciones de apoyo, en realidad procuran hacer énfasis en los errores de uno y en la mejor manera, a su juicio, de actuar.

 

Fotografía principal: Dangerous Liaisons (1988)