*

X

China no puede acabar con esta extraña costumbre de llevar strippers a los funerales (FOTOS)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 03/05/2018

¿Se trata de un rito de fertilidad, de una muestra de riqueza, de una falta de respeto?

En China y en algunos países aledaños existe una extraña tradición de llevar strippers o bailarinas exóticas a funerales, en la cual se mezclan la demostración de estatus y posiblemente antiguos ritos de fertilidad. Cada tanto el Ministerio de Cultura de China busca descontinuar esta usanza, aunque sin mucho éxito.

Recientemente algunos medios informaron sobre una campaña de las autoridades que busca acabar con esta práctica en las provincias de Henán, Anhui, Jiangsu y Hebei. Las autoridades consideran que esta costumbre es obscena y pornográfica y convierte a los funerales en vulgares espectáculos. "El público es llevado al clímax, alaridos, risa, aplausos y maldiciones se mezclan".

 

Lejos de la solemnidad a la que estamos acostumbrados en los funerales occidentales, en las procesiones fúnebres en China y Taiwán desfilan eléctricas carrozas florales con jóvenes strippers bailando a la muerte, girando eróticamente al sonido de música pop que, en esas condiciones, se vuele surrealista, con el fin de enviar el espíritu de la persona fallecida al siguiente mundo con una sonrisa. La contratación de las strippers parece ser una forma de asegurarse de que la ceremonia sea concurrida, y así, que muchas personas rindan tributo al muerto. Otros creen que, al hacer esto, se crea un rito propiciatorio a favor de que se cumpla el deseo de la persona muerta de tener abundante descendencia. En algunos casos es la misma esposa la que contrata a las bailarinas. Los funerales también son usados como un despliegue de riqueza en ciertos lugares.

Seguramente, esta práctica trasluce algo de la compleja relación e interdependencia entre Eros y TánatosYa lo había sugerido Freud: el impulso de vida y el impulso de muerte son, en el fondo, dos caras de la misma moneda. Y esto es algo que, consciente o inconscientemente, se muestra en estos funerales.

 

Te podría interesar:

Si quieres ser más feliz, necesitas dejar de comprar tantas cosas y enfocarte en el bienestar global

Buena Vida

Por: pijamasurf - 03/05/2018

Es necesario dejar de percibir la felicidad como un bien que puede consumirse y que, en cambio, se convierta en una acción constante, perseverante, que necesita trabajarse casi a diario

Cuestionando sobre los principios de la felicidad nos encontramos numerosos temas relacionados, por ejemplo, el hedonismo, el placer, la anhedonia, la depresión o la ansiedad. Hay quienes aseguran que se trata de un proceso meramente neuroquímico; otros, de una serie de acciones-consecuencias que resulta en un condicionamiento clásico u operante. Sin embargo, hay algunos, como el psiquiatra, neurólogo, psicoanalista y fundador de la logoterapia, Viktor Frankl, que creen que la clave de la felicidad y de superar cualquier obstáculo es establecer un objetivo y buscar la manera de conseguirlo de acuerdo con nuestros principios.

En su libro Man’s Search for Meaning (1946), Frankl relata que él sobrevivió al Holocausto y a Auschwitz gracias a que tenía el objetivo de volver tanto a escribir como a publicar el libro que tenía antes de ser encerrado y que destruyeron en el proceso. Desde dicha perspectiva parece sorprendente la necesidad de priorizar ciertas cuestiones de nuestra cultura, como la necesidad de consumir varios bienes materiales y adentrarnos en un hoyo negro que sólo resulta en tristeza, depresión o ansiedad. Pero entonces, ¿cómo poder cambiar ese vacío que nos cala el alma?

Primero que nada, es necesario tomar conciencia y desnormalizar ciertas actitudes que parece que nos hacen felices. Por ejemplo, comprar algo que está de moda y pensar que nos hace feliz; coquetear con personas que realmente no nos atraen y pensar que eso nos hace feliz; tener un trabajo bien remunerado pero que no nos gusta, y pensar que eso nos hace feliz; estar de vacaciones y pensar que eso nos hace feliz. Desgraciadamente, al final del día, cuando nos encontramos en la cama, nos damos cuenta de que no podemos dormir al pensar obsesivamente en las deudas, los problemas y la urgencia de ese malestar. De modo que no se trata de despedirnos del objetivo de ser felices, sino de cambiar la premisa misma de la felicidad: ¿qué nos hace realmente felices?

En las ciencias de la salud se ha demostrado que una herramienta útil para reducir los síntomas de depresión es la filantropía; es decir, convertirnos en un punto clave para ejercer un cambio en nuestro alrededor. Es decir, volvernos personas útiles siendo capaces de crear un reflejo de uno mismo que cambia positivamente el orden de las cosas. Dejamos de consumir, empezamos a crear algo y entonces marcamos una diferencia. Basta con ayudar a alguien que lo necesita en la calle, llevar a un ser querido a un spa o a un sitio de relajación, hacerle un regalo –como un collage de fotos– a la pareja, escribir un artículo sobre las lecciones que has tenido en la vida, llamar a un amigo y preguntarle si necesita algo, construir un mueble para la casa, limpiar el hogar o la habitación misma, etcétera.

Con esto no queremos decir que no hay que comprar un teléfono móvil ni viajar durante las vacaciones, sino que hay que cambiar a un paradigma sobre la felicidad en donde deje de percibirse como un bien que puede consumirse y se convierta en una acción constante, perseverante, que necesita trabajarse casi a diario. Para ello, es importante encontrar un equilibrio entre la filantropía y el autocuidado: hacer acciones buenas para otras personas sin olvidarnos de nuestras propias necesidades y cuidados. Hay quienes dicen que es en este equilibrio en donde reside la felicidad… Después de todo, como dijo Aristóteles, el objetivo y fin del ser humano es la felicidad.

Conoce un poco más sobre este cambio de paradigma con este video: