*

X

Supera tu miedo a hablar en público con estos ejercicios (VIDEO)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/15/2018

La necesidad de hablar en público es más habitual de lo que creemos, y casi todas las personas sienten miedo de hacerlo

En distintos momentos de nuestra vida nos enfrentemos a la necesidad de hablar en público. La vida, después de todo, es social. Puede ser en la escuela, en el trabajo, en el barrio donde habitamos y quizá incluso en una reunión con amigos o ante un auditorio de desconocidos. En este sentido, podría decirse que si “hablar en público” es hablar con una o más personas desconocidas en un escenario que no es nuestro espacio personal o íntimo, entonces esa posibilidad es altamente probable en nuestra vida cotidiana.

Con todo, hay quienes por distintas razones no encaran de la mejor manera dicha situación. A algunos los “nervios” los traicionan; otros sienten temor de hablarle a desconocidos, hay quienes se traban o pierden claridad tanto en el pensamiento como en el habla, reacciones que su vez varían o cambian dependiendo del objetivo de comunicación en juego, pues para algunos no es lo mismo hablar en público para pedir algo que para dar un comentario crítico o para presentar una propuesta.

Pero como mucho de lo humano, también esto es susceptible de cambio y, de hecho, puede mirarse como un hábito mental, emocional y práctico que es posible reemplazar con uno mucho más acorde a tus intereses. Y como en otros asuntos de lo humano, también este es un asunto de práctica.

A través de un camino en tres fases –control de la ansiedad, reglas para la práctica y habla espontánea– esta conferencia/taller presentado por Matt Abrahams (conferencista de la Escuela de Negocios de Stanford) ofrece algunos puntos y ejercicios sumamente útiles para vencer dicho miedo. 

El video puede parecer extenso, pero tiene a su favor que es sumamente pragmático. Poco después de empezar, su presentador entra de lleno en materia con puntos sumamente específicos de esos tres temas fundamentales para la capacidad de hablar en público. Pronto recomienda cómo manejar el estado emocional propio de quien se presenta ante un auditorio, o por qué apegarse a ciertos formatos (hacer preguntas a quienes nos escuchan, por ejemplo) es una de las estrategias más sencillas para llevar a buen puerto una presentación.

En suma, se trata de un material que vale la pena escuchar con atención, sustentado y entretenido, y que muy posiblemente será de utilidad para quien desee sobreponerse a esa dificultad.

*Te recordamos que puedes usar la función "Subtítulos" de YouTube para activar éstos y después la opción "Traducir subtítulos" en el menú Configuración para tenerlos en español.

 

También en Pijama Surf: Domina estos 8 signos de lenguaje corporal y causarás siempre una buena impresión

Te podría interesar:

Lupercalia, las orgiásticas fiestas de las cuales se desprende el Día de San Valentín

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/15/2018

Las lupercales eran fiestas paganas de la fertilidad de las cuales, al parecer, se fue gestando el Día de San Valentín

A pesar de que los historiadores no tienen muy claro cuál es el origen de la celebración de San Valentín, parece que la Antigua Roma podría ser un buen punto de comienzo para entender el surgimiento de esta fiesta. Entre el 3 y el 15 de febrero los romanos celebraban la fiesta de lupercalia, un rito de fertilidad que llenaba Roma de mujeres y hombres desnudos.

Esta era una fiesta pagana, que hoy sería políticamente incorrecta en extremo. Los historiadores creen que las lupercalia eran algo así como la versión hardcore de otra festividad llamada februa, relacionada con la purificación de la primavera. En la lupercalia, los sacerdotes (luperci) ofrecían sacrificios a los dioses en una cueva donde supuestamente habían sido nutridos por una loba los míticos fundadores de Roma, Romulo y Remo (el término lupercalia significa "la fiesta de los lobos"). Después del sacrificio, básicamente seguía una orgía un tanto bizarra. “Los románticos romanos estaban alcoholizados y desnudos durante esta fiesta”, afirma Noel Lenski, de la Universidad de Colorado.

Es difícil saber hasta qué punto la naturaleza un tanto perversa y desmesurada de los romanos es exagerada, pero según se cuenta, siguiendo los relatos que hace Plutarco, la ciudad estaba llena de hombres y mujeres desnudos dándose latigazos. Se creía, por ejemplo, que los látigos (y los latigazos) de piel de ciertos animales hacían más fértiles a las mujeres. La visión histórica suele simplificar y hacer casi todo lo antiguo un rito de fertilidad. Posteriormente se llevaba a cabo una rifa en la que cada hombre sacaba el nombre de una mujer, y las parejas estaban destinadas a copular mientras duraran las festividades. No se podría decir que el amor no circulaba libremente en esta fecha, aunque lo hacía de una forma que probablemente hoy nos parecería denigrante. 

Hay que mencionar que la fiesta actual de San Valentín tiene un linaje bastante antiguo y no sólo orgiástico sino también romántico. Con el paso de años la celebración se fue suavizando y luego, de la mano de Shakespeare y Chaucer, se comenzó a romantizar y a popularizarse en el Reino Unido y el resto de Europa. Con el trabajo de estos poetas la festividad fue civilizando su paganismo y volviéndose más romántica (ya que, en realidad, lo romántico casi no existe sino hasta el amor cortés de finales del Medievo). Shakespeare hace mención de la fecha en A Midsummer Night's Dream, como la fecha en la que los pájaros se empiezan a aparear, sintiendo los primeros bríos energéticos del año. Los tórtolos de San Valentín. Incluso fue antes, poco después de Chaucer, cuando se comenzó a hacer tarjetas de papel con mensajes amorosos. Así que si bien se podría decir que la festividad tiene un origen un tanto oscuro, también es cierto que no fue "inventada" de la nada y celebra en cierta forma el triunfo de la civilización y la evolución, más suave, del amor. Y es que aunque algunas personas pueden hablar de la fiesta como una oda al consumo, sin duda son mejores las rosas y los bombones a los látigos (aunque, quizás, en la moda del bondage y el S&M tenemos un poco de la herencia original de esta lupercalia).