*

X
El síndrome del orgullo es verdadero y se manifiesta cuando la persona con poder se siente poderosa

En numerosas tradiciones místicas se ha advertido de la importancia de llevar una vida sencilla para cultivar la simpleza de espíritu y, con ello, alcanzar más fácilmente la virtud.

Pero más allá del tabú cultural hacia el poder, de sus mieles que hacen perecer la razón y la sensibilidad (está comprobado que el poder es tan adictivo como la cocaína), ¿qué tan sano es? Cuando se experimentan altos niveles de poder se pierde la empatía, la capacidad de sentir a los demás y disminuye la acción de las determinantes neuronas espejo --no podríamos tener relaciones significativas ni intercambios profundos si prescindiéramos de las neuronas espejo, también llamadas neuronas de la empatía.

 

El poder de la burbuja

Es paradójico, ya que las personas que ejercen el poder toman decisiones que conciernen a la vida de millones de personas, y, al mismo tiempo, mientras más poder experimenta un individuo tiene menos capacidad de empatía. ¿Por qué?

Uno de los motivos es la burbuja. Las personas con mucho poder generalmente se rodean de gente que se beneficia de ese poder, como empleados o negociantes, lo que privilegia un ambiente de condescendencia que empodera más el ego del individuo.

Aunque más allá del nivel de poder de la persona, el verdadero problema pareciera radicar en el valor que le confiere. Es decir, lo que mata la empatía es sentirse poderoso. A la pérdida de empatía como resultado del poder se le llama síndrome del orgullo y ha sido estudiado desde hace décadas. Uno de sus analistas ha sido Jonathan Davidson, quien lo define así:

Es un desorden de posesión del poder, particularmente cuando está asociado a un gran éxito, sostenido por pocos años y poca coacción de un líder.

Este síndrome, a grandes rasgos, se manifiesta en desprecio por otros, pérdida de contacto con la realidad, acciones impulsivas y demostración pública de la incompetencia de otros.

Un estudio de la Universidad de Ontario arrojó, gracias a mediciones por resonancia magnética, que los individuos con poder tienen menor capacidad de detectar las emociones de otros en fotografías, o bien, la activación de sus neuronas espejo es mucho menor.

Y aunque quizá lo mejor sea simplemente no comprar la idea de que el éxito es reconocimiento, y que mantengamos sanas nuestras mentes dando valor a la historia de cada persona, aparentemente la verdadera diferencia está englobada en qué tan poderoso se siente el poderoso.

Y tú, sea cual sea tu posición social, ¿te sientes poderoso?

Te podría interesar:

Weightless o sobre cómo reducir los síntomas de la ansiedad a través de los sonidos (VIDEO)

Ciencia

Por: - 06/24/2017

De hecho, la terapia musical parece tener una efectividad sorprendente, pues tan sólo en el Reino Unido ha demostrado reducir en un 65 por ciento la ansiedad con una sola canción.

La ansiedad y la depresión, son dos de las enfermedades mentales más comunes en la actualidad. Si bien existían ya en la remota época del filósofo Hipócrates, por el cuarto siglo a.C.,  continúa investigándose en torno a la efectividad y diversidad de los tratamientos. Por ejemplo, actualmente existen tratamientos farmacéuticos, terapia cognitiva, alternativas holísticas como meditación, yoga, masaje y técnicas de relajación, entre otras más. 

Sin embargo, poco se sabe en la actualidad de los efectos del sonido en torno a la salud emocional de un individuo. En psicología se conoce el tratamiento llamado EMDR –Eye Movement Desensitization and Reprocessing–, el cual somete tanto al cuerpo como al cerebro a un estímulo bilateral auditivo o táctil para desensibilizar y reprocesar un evento traumático. Esto significa que con la estimulación adecuada, mediante los sonidos, es posible reducir la sintomatología de la ansiedad, así como de otros trastornos emocionales que pueden afectar a un individuo. 

De hecho, la terapia musical parece tener una efectividad sorprendente, pues tan sólo en el Reino Unido ha demostrado reducir en un 65 por ciento la ansiedad con una sola canción. Algunos expertos en la salud mental explican que esta ansiedad actual, asociada principalmente con la generación Y –aquella que creció entre la década de los 80 y la de los 90–, se deriva al crecimiento exacerbado de la tecnología, a la crianza sobreprotectora, al factor de estar eternamente en pruebas escolares y al lujo de muchas opciones a elegir. 

De acuerdo con el psicólogo londinense Pieter Kruger, la resiliencia –y por tanto el dominio sobre los síntomas derivados de la ansiedad– se relaciona con la disminución de los pensamientos obsesivos compulsivos sobre el futuro: “Nos hemos convertido en seres obsesivos porque queremos tomar las decisiones adecuadas cada vez. Yo paso mucho tiempo preocupándome acerca de lo que haré con mi vida. Generaciones pasadas no tenían opciones a elegir. Se les decía qué hacer y eso desvanecía la presión.” Ahora, la toma de decisiones puede provocar parálisis –aún si se trata de elegir entre un par de zapatos–.  Así como en la reducción en el uso de la tecnología, pues su abuso contribuye al desbordamiento de la ansiedad y depresión: se trata de una ventana a un mundo de conectividad y comparativas en torno a las relaciones de pareja, dietas, complexiones, belleza, dinero, nivel socioeconómico, etcétera. 

Como medida de apoyo para dominar los síntomas de ansiedad, investigadores de Mindlab Internacional, en Reino Unido, existe esta canción que induce a un estado superior de relajación. Se trata de Weightless de Marconi Union, en donde se reúne una serie de sonidos terapéuticos con base en ritmos, líneas graves y armónicas. El estudio demostró que la composición es capaz de reducir el ritmo cardíaco y la presión sanguínea, así como la incidencia de cortisol –hormona del estrés–. 

El investigador Dr. David Lewis-Hodgson explica que en un grupo control en el que se generó pequeñas dosis de estrés, hubo un 65 por ciento de disminución en los niveles de ansiedad. Sin embargo, no es recomendable escuchar esta canción mientras se conduce o se realiza alguna actividad que requiera mucha atención.