*

X
Más allá de la vigilia, el sueño y el sueño profundo existe un cuarto estado: turiya, la conciencia no-dual que subyace bajo toda experiencia

En su exhaustiva autoobservación, los filósofos de la India hicieron una minuciosa cartografía de la conciencia. Se ha dicho que de la misma manera que los esquimales tienen numerosas palabras para describir la nieve, en sánscrito se tienen por lo menos 16 palabras para lo que en español decimos con una sola: conciencia. Tal vez de la misma manera que los esquimales logran distinguir diferentes tonos y relaciones en la nieve por observarla detenidamente, en la India la observación de la mente y la percepción ha revelado una sutil paleta de la conciencia y su capacidad de generar diversas experiencias subjetivas.

A partir de los Upanishads, los primeros grandes textos filosóficos de la humanidad, en los que los "sabios del bosque" dirigen su atención a observar el propio ser y sus procesos mentales, se mapeó un cuarto estado de conciencia que en realidad es el estado que los abarca a todos los demás. Lo llamaron simplemente "turiya", sánscrito para "cuarto". Este nombre tan escueto parece obedecer a que se prefiere generalmente no describirlo en términos positivos, con lenguaje que, por definición, limita, cuando turiya es lo ilimitado, lo indefinible, lo que siempre está en el fondo más allá del ruido de la mente, como el espacio base de todos los fenómenos. En el Mandukya Upanishad se dice:

No con la conciencia tornada hacia dentro [soñando], no con la conciencia tornada hacia afuera [despierto] no con la conciencia tornada en ambas direcciones, no una masa de conciencia [sueño profundo], ni consciente ni inconsciente --las personas consideran que el cuarto es invisible, inviolable, inasible, sin signos, impensable, inefable, su esencia descansando en el ser único, en la quietud de la proliferación, pacífico, auspicioso, sin dualidad (advaita)...

Los otros tres estados de conciencia que reconocieron fueron: la vigilia, el sueño (con contenido onírico) y el sueño profundo (un estado que no es considerado propiamente como inconsciencia, ya que se dice que existe cierta experiencia sutil, un gozo incluso). Estos tres estados tienen diferentes manifestaciones pero dentro de ellas cabe toda la experiencia ordinaria de realidad, en la que existimos como un sujeto percibiendo objetos. Más allá y más acá de estos estados yace turiya, el estado de conciencia no-dual, la conciencia que es consciente de sí misma y de todas las experiencias. El gran filósofo tántrico Abhinavagupta sugiere que turiya es igual a paradavaita, el estado supremo de no-dualidad. 

El profesor de filosofía Evan Thompson, en su libro Waking, Dreaming, Being, dice sobre turiya:

Este modo de conciencia es cognoscitividad pura no-dual. A diferencia de la vigilia, el sueño y el sueño profundo, la cognoscitividad pura [pure awareness] no es un estado en el sentido de una condición discreta y transitoria... es la fuente constante que subyace bajo estos estados cambiantes, y también es un estadio de realización meditativa. Como el surtidor de la vigilia, el sueño y el sueño profundo, "el cuarto" es cognoscitividad pura definida por la cualidad de la luminosidad. Como estadio de realización meditativa, es el terreno base de la conciencia que puede atestiguar los estados cambiantes sin identificarse erróneamente con ellos como su sí mismo. Tomando prestada una imagen de Andrew Fort... la cognoscitividad pura es como ondas de radio que penetran todo el espacio, las cuales se ven oscurecidas por la constante estática de la actividad mental --pensamientos, imágenes mentales, emociones y memorias. Tomamos la estática como real y pensamos que somos esa estática, pero sólo está superpuesta sobre la onda. Cuando eliminamos la superposición o vemos a través de ella, entonces sólo queda la onda en su naturaleza verdadera.

En cierta forma turiya yace siempre inalcanzable para nosotros, ya que nos definimos como individuos, como egos que tienen una experiencia separada del mundo. Lo que nos dicen estas tradiciones es que estamos limitando nuestro ser al identificarnos con un modo de percepción --mayormente la percepción sujeto-objeto de una conciencia que tanto en la vigilia como en los sueños no reconoce que las apariencias no están ocurriendo allá afuera o de manera separada sino que son parte de la propia mente que no tiene fronteras fijas, sino que estas fronteras emergen a partir del modo de percpeción. SI cambiamos nuestra forma de percibir, no sólo cambia el mundo, cambia quiénes somos. Elegimos y nos aferramos a un yo y todo lo demás se vuelve inconsciente, el mundo se vuelve una masa inconsciente de objetos e incluso nuestros sueños se vuelven inconscientes en muchos casos, pero, si creemos en esta noción de turiya, en realidad no existe tal cosa como el inconsciente, no al menos de manera absoluta. Detrás de nuestro proceso de identificación con ciertas modalidades superficiales de percepción, hay un testigo que es consciente de todo; todo es su sí mismo. 

En otra parte, también en el Mandukya Upanishad, se hace una interesante analogía entre los cuatro estados de conciencia y la sílaba OM, conformada por las vocales A-U-M. La sílaba OM, al igual que turiya, se identifica con el Brahman (el Ser Absoluto), la fuente no-dual de todo el universo. Evan Thompson glosa el Mandukya Upanishad:

A expresa el estado despierto, un sonido áspero producido por la boca bien abierta. U expresa el estado de sueño, un sonido sutil producido con la ayuda de los labios y M expresa el sueño profundo, con labios cerrados. Reverberando en la garganta mmm vocaliza el gozo de la conciencia sin sueño del sueño profundo... El cuarto no tiene fonemas constituyentes. Podemos pensar en él como el silencio del cual todos los sonidos emergen o como la unión de los tres fonemas en una sílaba: OM, expresando la unidad de los tres estados en la única conciencia no-dual.

Así que de la misma manera que detrás de todos los sonidos está el silencio, que es algo así como el potencial infinito de la manifestación sonora que es la creatividad del universo, detrás de todos los estados de conciencia individual está la conciencia no-dual, que es la unidad absoluta.

En los Shiva Sutras, el texto fundacional del tantrismo de Cachemira, en el séptimo sutra se habla de turiya. Jaideva Singh en su traducción señala que aunque en apariencia existe una diferencia en los estados de conciencia de la vigilia, el sueño y el sueño profundo, en realidad, en todos estos estados reside el cuarto estado, "el cual es el brillo de la luz interna" y el cual "fluye ininterrumpidamente en todos los estados". El cuarto estado, turiya, "es la unidad con la conciencia de Shiva... la experiencia extática de la conciencia de sí es llamada conciencia integral o conciencia no-dual". Shiva para el tantrismo de Cachemira no es un dios personal, sino que simboliza la conciencia suprema que es todas las cosas, es el experimentador de todas las experiencias subjetivas. 

"El cuarto estado es la omnipresencia de la conciencia del testigo que integra y unifica los otros tres... es nuestro yo verdadero, el inmortal Atman, la conciencia incesante... es el inmutable y permanente Yo que atestigua todos nuestros cambiantes yos", agrega Singh en su comentario al séptimo sutra.

Podemos tender un puente tántrico y mencionar que turiya es equivalente al rigpa del dzogchen tibetano, el estado prístino y natural de la conciencia, el cual es traducido a veces como gnosis primordial o, según Herbert Guenther, "intensidad extática". Todas las tradiciones que se derivan de la filosofía de la India, incluyendo por supuesto el budismo tibetano, coinciden en que la naturaleza de la conciencia, más allá de la identificación con un individuo y una división sujeto-objeto, es dicha o gozo continuo y luminosidad sin límites. Todo lo demás cambia, todo aparece y desaparece, y sólo la conciencia, la dicha luminosa no-dual permanece. Tanto los maestros del tantra budista como los maestros del tantra hinduista enseñan esencialmente a residir en ese estado de conciencia no-dual, todo lo demás es una práctica preliminar. Es el estado en el cual las diferencias se anulan, sueño y vigilia se tejen en un mismo contínuum, meditación y no meditación, luz y vacuidad, ser y no-ser dejan de experimentarse como separados y contradictorios. El cuarto estado nos puede parecer un logro lejano del más alto yoga-tantra (y en cierta forma lo es) y, sin embargo, según enseñan estas tradiciones, no hay nada más íntimo y cercano que esto, es justamente el estado natural, no conceptual, más allá de reificación e identificación, la realidad en todo su desnudo esplendor.

 

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:

Conócete a ti mismo: 5 películas para emprender el camino del autodescubrimiento

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/05/2016

Reconocer la identidad propia y los elementos que la componen es una tarea en la cual el cine puede ser un gran aliado

“Conócete a ti mismo”, decía el templo de Apolo en Delfos, en su vestíbulo. Por éste y otros motivos la frase es indisociable de la antigua Grecia, en donde se usó ampliamente como una suerte de recomendación filosófica pero también vital: saber quiénes somos, con todo lo que ello conlleva, determina en buena medida la fertilidad del terreno en el que sembramos nuestros actos y cosechamos después los frutos de nuestros proyectos. Saber qué deseamos y por qué, conocer nuestro pasado, darnos cuenta de cómo empleamos nuestro amor, saber a qué le tememos y también por qué razones, preguntarnos si las decisiones que tomamos de verdad son resultado de un acto de conciencia y libertad o si actuamos empujados por fuerzas e impulsos inconscientes…  

Conocerse a sí mismo es una tarea continua y persistente de reconocerse en el espejo de lo que hacemos a diario; sin embargo, también existen recursos que nos permiten ejercitarnos en esa disciplina. La lectura de ciertos libros, la conversación con ciertas personas y también algunas películas que tienen como motivo central ese encuentro con nuestra propia identidad al que la vida nos lleva necesariamente.

A continuación compartimos una lista tentativa, la cual dejamos abierta para nutrirla con las sugerencias de nuestra comunidad.

 

Sueños, Akira Kurosawa (1990)

Kurosawa empleó sus propios sueños para contar una historia en ocho partes de una subjetividad, esa definición de la persona que aunque le es inherente, también se encuentra en relación con el mundo que la rodea. Somos lo que soñamos, parece decirnos Kurosawa, pero sólo porque algunos de esos sueños los recordamos al volver a despertar en este mundo.

 

Donnie Darko, Richard Kelly (2001)

Una película de tonos oscuros y temas sombríos que (por esto mismo) nos hace percatarnos de eso que escapa a la luz de la conciencia, aunque no por ello es menos decisivo en las acciones que suponemos realizar por decisión propia.

 

 

Primavera, verano, otoño, invierno... y primavera, Kim Ki-duk (2003)

También conocida como Las estaciones de la vida, este filme de Kim Ki-duk es una sencilla reflexión –pero no por ello menos conmovedora– respecto de los hechos que se suceden y encadenan, uno a uno, hasta formar eso que llamamos nuestra vida.

 

 

Into the Wild, Sean Penn (2007)

Una adaptación fílmica del libro homónimo a propósito de Christopher McCandless, mejor conocido como “Alexander Supertramp”, quien en la década de los 90 emprendió varios viajes a solas, impulsado casi únicamente por el deseo de aventura.

 

The Fountain, Darren Aronofsky (2006)

Una singular mezcla de ciencia ficción, espiritualidad y fantasía que con recursos de cada una de estas narrativas cuenta una historia que se extiende por cinco siglos, período que parece más que suficiente para reflexionar sobre cómo la existencia ocurre y se desarrolla en esa materia fugaz que es el tiempo.

 

También en Pijama Surf: 19 películas de ciencia ficción para darte cuenta de que la realidad no es real