*

X
Una nueva simulación de realidad virtual para meditadores diseñada por Deepak Chopra (e hijo) promete ayudarte a encontrar tu yo verdadero en 20 minutos

La experiencia íntima de la meditación se encuentra con las posibilidades de la realidad virtual al estilo de Matrix en la nueva app de Deepak Chopra llamada Finding your true self. El gurú de la autoayuda es también un tecnoentusiasta en varios sentidos y cree que la experiencia meditativa se puede potenciar fácilmente creando un espacio tecnomágico, una especie de bardo, para ayudar a las personas a llegar a algunas de las comprensiones esenciales que enseñan religiones como el budismo y el hinduismo.

Según narra un periodista de The Guardian que pudo experimentar la versión beta de esta meditación en realidad virtual, uno se encuentra en un espacio oscuro como el espacio sideral con algunos tintes morados, casi psicodélicos, cuando de repente aparece el rostro del Buda, a lo que le sigue el árbol bodhi o árbol de la iluminación, bajo el cual Siddartha Gautama decidió sentarse y no levantarse hasta descubrir la naturaleza del sufrimiento y su cesación. Una vez incorpórea --el mismo Chopra, aunque quizás sería mejor Morgan Freeman-- te dice: "¿Quién o qué está teniendo esta experiencia en este momento?... Es tu propio ser, tu más profundo ser el que está teniendo está experiencia, tu ser verdadero". Y luego: "Vive aquí, sin resentimientos, anticipación o resistencia y serás libre. La libertad es siempre ahora. Sé aquí y ahora". Al parecer Chopra mezcla un poco de budismo con vedanta y así sucesivamente.

Chopra cree que esta simulación que dura 20 minutos con una meditación guiada  --que se vende como "un viaje a al iluminación--y que necesita de un aparato de realidad virtual podría ser un servicio que encuentres en los aeropuertos u hospitales. Y algún día tal vez pueda costar sólo 20 dólares.

Más allá de que uno puede estar o no de acuerdo con la visión empresarial de Chopra ciertamente la realidad virtual ofrece la posibilidad de agudizar ciertas experiencias como puede ser la meditación, al producir un ambiente inmersivo. Además, como señala el mismo Chopra y enseñan muchas filosofías orientales, la realidad virtual tiene la ventaja de mostrarnos de manera explícita una probada de que la realidad que vivimos es también esencialmente virtual --no es estable, objetiva ni absoluta, sino que es una construcción mental conceptual colectiva. Chopra sugiere, ante una pregunta de The Guardian, que puede ser algo así como una mezcla didáctica de Descartes y la Matrix.