*

X

Cómo debes ajustar tus horarios de sueño según las diferentes estaciones para maximizar energía

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/20/2016

No hay la misma energía en el ambiente en verano que en invierno; la medicina china te dice cómo modular los horarios en los que duermes

Screen shot 2016-01-20 at 8.26.43 PM


La perfecta armonía en forma de maravillosa salud es el fluir natural del ser en concordancia justa con las leyes universales.

Clásico del Emperador Amarillo

Ninguna cultura ha profundizado tanto en torno a la energía vital y la cultivación de la longevidad como la milenaria cultura china. Dueños de una medicina tradicional que aún permanece vigente después de miles de años de práctica, la cultura china, particularmente tomando de la filosofía daoísta, ha elaborado un cuerpo de conocimiento sobre los ritmos naturales y los hábitos del organismo que es difícil de superar. Antes de que la ciencia moderna ideara la cronobiología, los chinos ya habían desarrollado el arte de cultivar la salud conforme a los patrones que marca la naturaleza o el yang shèng. En uno de los textos centrales de la medicina china, la "Biblia de la acupuntura", el famosos Clásico interior del emperador amarillo (Huangdi neijing) se explica que el ser humano debe adaptarse a las diferentes estaciones puesto que cada una de ellas tiene diferentes cualidades; particularmente, entre menos sol hay en la naturaleza a menos energía vital (qi) tiene acceso el hombre. 

De aquí que podamos tomar el protocolo de ajustar los horarios en los cuales nos dormimos según la temporada. El esquema expuesto en este libro es el siguiente:

-En invierno se debe acostar temprano y levantarse tarde. Esto es especialmente importante para cuidar el riñón.  

-En primavera uno debe acostarse tarde y levantarse temprano. En esta temporada el cuidado especial es sobre la energía del hígado.

-En verano uno se debe acostar tarde y levantarse temprano. Aquí hay que cuidar el corazón.

-En otoño se debe acostarse temprano y levantarse temprano. Aquí se cuida la energía pulmonar.

Como puede apreciarse la disposición del sueño va en función a la cantidad de energía diurna celeste (el yang). Asimismo, la medicina china tiene una marcada tendencia hacia la prevención de la salud más que a la corrección de una enfermedad. Por eso, por ejemplo, se busca durante el año almacenar energía para no enfermarse en invierno. En otoño se cuida el sistema respiratorio especialmente, ya que éste suele enfermarse en invierno (la previsión es fundamental).

Las estaciones en el calendario chino no son exactamente las mismas que en el calendario occidental. Asimismo es importante tomar en cuenta las horas de sol según la latitud: una persona que vive en el ecuador no tendrá realmente por qué aplicar con el mismo rigor está práctica. Puedes visitar la página de la Asociación Daoísta Mexicana para conocer más al respecto.

Te podría interesar:
El arte de viajar indefinidamente resulta especialmente propicio para dar un radical giro de timón a tu vida

Cuando hablamos de iniciar una nueva vida generalmente nos referimos a cambiar de hábitos, de empleo, de casa, etc. Muchas personas sueñan con dejar todo y comenzar de nuevo, sobre todo dejando atrás aquello que los demás esperan de nosotros. Sin embargo, en la mayoría de los casos este deseo se traduce sólo en una recurrente fantasía. Pero, ¿y si se materializara este llamado?

Una de las grandes delicias de viajar es que al hacerlo experimentamos esa sensación de que nuestra identidad está libre de las expectativas de los demás –somos nadie. Gracias a esto, cuando nos encontramos ante situaciones imprevistas en los viajes descubrimos que somos capaces de cosas que no creíamos posibles, o bien nuestra personalidad manifiesta rasgos que estaban en nosotros pero que no sabíamos que existían.

El sitio social de noticias Reddit, famoso por la generación de discusiones que  en muchos casos desbordan apasionadas posturas, publicó los mejores 200 comentarios de personas que comenzaron una nueva vida a partir de un viaje de ida sin retorno.

doc6l36609wyoloaih8m0yA continuación una selección de estas inspiradoras anécdotas:

  • Estaba en un bar con mis amigos a mis 22 años. La mesa tenía impresa una gran lámina de un mapa de Estados Unidos. Cada uno de nosotros, señalamos con una pluma un lugar, y decidimos mudarnos a esos lugares. Después de 15 años, todos seguimos viviendo en el sitio en donde aterrizamos la pluma. Ahora estamos casados, tenemos hijos, hipotecas y arrugas.
  • Mi exesposa terminó nuestro matrimonio de la nada, yo estaba devastado. Compré un boleto para el otro lado del mundo y llevé mil libras esterlinas en mi bolsillo. No tenía trabajo, ni dónde vivir. Eso fue hace 4 años. Actualmente tengo un trabajo, una hermosa novia y una casa con vista a la playa. ¡Gracias exesposa!
  • Cuando me mudé a Sudáfrica en 2004, parecía un país prometedor. Desde entonces, la situación económica, política y social se ha deteriorado. La política ha estado dominada por los duros y está coludida de corrupción, el costo de la vida es alto y hay mucha tensión social.
  • Dejé todo hace 3 años para moverme de Arizona a Ohio, y vivir con un hombre que no había visto en 6 años. Renuncié a mi trabajó y empaqué mis cosas para conducir hacia allá. Él estaba desempleado en ese tiempo así que era una apuesta. Ahora estamos casados y tenemos un hijo. Mi esposo consiguió un trabajo donde tenemos qué viajar a través del país, así que ahora nuestro hogar es nuestra van.
  • Hace 8 años y medio, vendí o regale la mayoría de mis cosas, y fui a Japón por un trabajo de un día festivo… Olvidé volver a casa. Trabajar en el extranjero es suficientemente bueno para mí. Sigo haciendo el mismo trabajo que hacía antes --administración en sistemas, pero como un bono extra, ahora hablo un idioma completamente distinto.

Aunque la mayoría de los participantes se abstuvo de responder si se habían arrepentido o no de su decisión, generalmente las historias resultaron positivas. Si alguien se encuentra solo ante un cambio, afloran agallas o habilidades que se ignoraba que existían --algo similar ocurre en los viajes, como ya mencionábamos. La valentía de aceptar que no estamos haciendo lo que quisiéramos de nuestra vida y sobre todo de hacer algo al respecto es un pulso decisivo para, al final de nuestro camino, sonreír o lamentar.