*

X

Por qué Ayotzinapa no morirá en mucho tiempo (la antibarbarie como bandera)

Por: Ana Paula de la Torre - 03/30/2015

En 6 meses van al menos 10 marchas: los motivos por los que el movimiento seguirá

Marcha-normalistas-Ayotzinapa-EFE-800x600Según la lógica (y la historia), cualquier movimiento social tiende a debilitarse. Los gobiernos suelen hacer uno que otro cambio, pocas veces profundo, para que los indignados se sientan un poco más conformes, o bien, dejan pasar el tiempo como un antídoto casi infalible. 

Sin embargo, a más de 6 meses del caso Ayotzinapa, las marchas continúan –recién se celebró la décima en la ciudad de México. Es verdad que la afluencia a las marchas ha disminuido notablemente, pero es un movimiento que a todas luces parece asentarse. Los 43 padres de los estudiantes desaparecidos han comenzado un movimiento que no descansará. 

Los motivos por los que Ayotzinapa perdurará

Un día, antes del caso Ayotzinapa, hablaba con un grupo de austriacos asombrados de la aparente serenidad en la que vivían los mexicanos pese a la espeluznante violencia en el país. Para ellos, parecía como si los locales no estuviesen siquiera enterados de lo que ocurría aquí. Sin embargo, la desaparición de los estudiantes destapó una indignación acumulada. 

Quizá, jamás en la historia del país la impunidad había llegado a niveles tales: en un país como Siria, abiertamente en guerra durante 5 años, han muerto alrededor de 250 mil personas, cifra no muy lejana en un país como México (más de 100 mil muertos y al menos 26 mil desaparecidos, con cifras oficiales confusas). Si a esto añadimos las desapariciones forzadas (aquellas en las que está involucrado el Estado), como en el caso de Ayotzinapa, entonces el escenario es aún más doloroso. 

B_bM4J-UIAAPYkF

                                                    Mapa: MORLAN (cada punto rojo representa una persona desaparecida)

Así, Ayotzinapa destapó una indignación que ya muchos sentían al pensar en la gran cantidad de desaparecidos: personas generalmente de escasos recursos, con pocas oportunidades y que por ello poco cuentan para el sistema . 

No existe una vuelta atrás después de Ayotzinapa, porque los padres no dejarán morir este movimiento; también porque representa un momento en el que muchos mexicanos han decidido cambiar su actitud: mantenerse un poco más enterados de lo que sucede, hacer ciberactivismo, salir esporádicamente a las calles… 

La burbuja, afortunadamente, dejó de ser cool. Vivir ignorando una realidad que conlleva los horrores de cualquier guerra es imposible para cualquier mente sensible. 

Probablemente, el movimiento irá mutando y se convertirá en uno cuya demanda primordial será el freno a la impunidad general. Lo cierto es que Ayotzinapa es la bandera de un antes y un después, incluso en la forma en que la sociedad se mira a sí misma… 

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

 

Te podría interesar:

Álter-instructivo: cómo escapar de las esposas de plástico (VIDEOS)

Por: pijamasurf - 03/30/2015

Este es el tipo de información que uno espera almacenar al fondo del cerebro y no necesitar jamás. En caso necesario, mejor tenerla presente

break-zip-tie-main

Las esposas de plástico (zip-ties o cable ties) tienen aplicaciones prácticas en casa o en una construcción, pero también pueden ser usadas para privar ilegalmente de la libertad a las personas. Este sencillo invento ha sido utilizado en secuestros, asaltos a bancos y casas-habitación, en caso de que los asaltantes tengan tiempo para restringir la movilidad de sus víctimas.

Lo más importante en cualquier caso es oponer la menor resistencia posible a la sujeción, y hacerle saber a los agresores que no presentas ninguna amenaza para ellos. Mantener la calma en todo momento. En la parte práctica del plan de escape lo primero es presentarles las manos de manera que el dorso quede hacia arriba, los pulgares y muñecas juntas.

De esta manera será más sencillo probar a deslizar una mano entre los bordes. Si esto no resulta exitoso, prueba alguno de los siguientes métodos. Todos involucran un conocimiento mínimo del mecanismo de sujeción, que consiste en una tira de plástico dentada que embona en un candado que asegura el diente. Este plástico es extremadamente resistente (puede cargar hasta 175 libras). Sin embargo, romperlas es relativamente sencillo cuando conoces su punto débil.

El método más sencillo es apretarlas lo más que puedas y juntar tus muñecas para forzar el candado con un movimiento preciso y veloz hacia atrás, como si quisieras romper una pared imaginaria con tus codos:

 

El mismo principio funciona con dos esposas de plástico:

 

Si las condiciones te lo permiten (o los demás métodos no funcionan), puedes tratar de hacer una sierra de fricción con agüjetas.

Tardado, pero efectivo.

Más videos en ITS Tactical