*

X

Nymphaea caerulea, el loto psicoactivo más bello del mundo

Por: pijamasurf - 09/10/2014

La Nymphaea caerulea o loto azul de Egipto representa la alegoría oriental de la reencarnación, y tiene propiedades medicinales y psicoactivas muy parecidas a su aspecto a la vez estimulante y leve

 

En la filosofía oriental, la alegoría es reina. Detrás del nombre de una flor, de su forma o comportamiento, hay una metáfora que alude a alguna de las grandes verdades del universo. Los lotos siempre han sido figuras alegóricas de la iluminación (surgir del pantano hacia la luz); pero el caso específico del loto azul (Nymphaea caerulea) es uno de los más persuasivos y elegantes.

La Nymphaea caerulea, también conocida como loto azul de Egipto o loto azul sagrado, crece a lo largo del Nilo y en algunos otros lugares del subcontinente indio y de Tailandia. Quizá su papel más conocido en egiptología es su asociación con el renacimiento; el loto azul es su metáfora perfecta: al amanecer surge del agua y florece hasta el ocaso del día, luego se hunde bajo la superficie del agua y pasa allí toda la noche. Así cada día, todos los días. Es como el Sol.

 BxEVczoIIAAVQuM

Asimismo, la hermosa ninfa egipcia tiene propiedades psicoactivas y medicinales; su esencia es descrita como “tranquilizante” y “sutilmente eufórica”. Los reportes sobre sus efectos son, de hecho, muy parecidos a su aspecto. “El efecto principal que sentirás es una sensación placentera de calidez alrededor de la cabeza y el cuerpo superior; un sentimiento muy cómodo, como de ensueño, con un sutil efecto estimulante”.

Todo lo que se habla sobre el loto azul de Egipto, ya sea figurativo o psicoactivo, es adivinable con verlo. Es quizá del color del velo que separa este reino de los otros, y es igual de volátil, de leve y de “sutilmente eufórico”. De ahí que, durante más de 3 mil años, los egipcios usaran esta flor como sacramento espiritual y que fuera la más sagrada de la plantas, asociada con el dios Ra, proveedor de luz.

Hoy en día la flor se usa para expandir la conciencia en ceremonias de meditación, y muchas personas utilizan sus efectos de trance somnífero para reforzar el estado alfa del sueño o para inducir sueños lúcidos. Pero puede consumirse en extracto en dosis de 6 a 12 gotas para reforzar la salud general. La Nymphaea caerulea fresca, tomada en té o remojada en vino, proporciona una leve tranquilidad azulosa y lúcida, una alegoría perfecta de su aspecto a la vez onírico y vibrante.

Te podría interesar:

CocoRosie, Antony Hegarty y el movimiento Future Feminism

Por: pijamasurf - 09/10/2014

La Historia fue masculina, pero el futuro es femenino, dice este movimiento artístico ubicado en Nueva York, e integrado por algunas de las mentes más provocadoras de la música y el performance de los últimos años

future feminism

El feminismo (o diversas interpretaciones, mezcla de ignorancia y militancia) está en boca de todos hoy en día, al menos en las redes sociales: como movimiento social, el feminismo de primera ola logró avances en la forma en que concebimos nuestras sociedades en términos de derechos sociales, laborales y reproductivos, pero nos engañaríamos o nos llamaríamos ingenuos si creyéramos que vivimos en una sociedad igualitaria.

Un nuevo “igualitarismo”, una nueva noción de lo que hombres y mujeres merecen es el germen de movimientos artísticos como el Future Feminism, un colectivo de artistas, performanceras y músicos que buscan reavivar el feminismo de segunda ola en una perspectiva de pensamiento utópico, pero no por ello menos ambicioso.

future-feminism

Sus integrantes son Antony Hegarty, vocalista de la banda Antony and the Johnsons, la Dj y artista performática Johanna Constantine, las hermanas Sierra y Bianca Casady (también conocidas como CocoRosie), y la artista Kembra Pfahler de The Voluptuous Horror of Karen Black.

El nombre Future Feminism engloba 13 dogmas o posiciones que el grupo reivindica a través de una exposición de arte en la galería The Hole de Nueva York, además de una serie de conciertos (agotados), mesas redondas y discusiones sobre el estado del feminismo en nuestros días. Otros artistas invitados fueron Lydia Lunch, Laurie Anderson y Marina Abramović.

La meta de Future Feminism es “un llamado a las armas para organizarnos como especie y afirmar valores femeninos arquetípicos”. Como explica Antony Hegarty en entrevista con el HuffPost:

La Historia ha sido masculina y el futuro es femenino. Inclinándonos en las mujeres en tanto cuerpo y arquetipo femenino, y no sólo las mujeres sino los hombres –pedimos que los hombres vean profundamente en sí mismos y deconstruyan su lugar de privilegio. Porque esta es una emergencia. Estamos en riesgo de perder nuestros hogares, el futuro de las futuras generaciones, y el paraíso biológico del que somos parte. Es por el bien de toda la gente que nos inclinamos por el arquetipo femenino en nuestro movimiento hacia adelante. Y esa es la raíz de nuestro movimiento en tanto grupo de feministas duros y fronterizos.

Bianca Casady, por su parte, afirmó en Dangerous Minds que el grupo surgió hace unos tres años, y que en realidad “no teníamos ningún modelo” de organización en mente. “Éramos cinco artistas –así que lo más obvio era hacer un proyecto de arte juntas, una pieza en coautoría”. Esta pieza es escultórica y será presentada el 11 de septiembre, pero se trata sólo de uno de los muchos proyectos multimedia surgidos en o desde Future Feminism.

[caption id="attachment_84186" align="aligncenter" width="465"]feminist2poanpgasfd Kembra Pfahler[/caption]

Casady desmarca Future Feminism de otros movimientos feministas en el sentido de que “nosotras no buscamos realmente igualdad de derechos… No buscamos escalar verticalmente el esquema piramidal masculino y tratar de asimilarnos en él para encontrar algún tipo de balance. Estamos proponiendo un viraje completo, con el equilibrio como meta, pero no es como si quisiéramos reencontrarnos en el medio. Tenemos que alcanzar una nueva definición de en medio”.

Tal vez esa sea una continuidad con otros movimientos feministas: la certeza de que los privilegios masculinos históricos no pueden ser la meta de un cambio social: es preciso crear un tipo de sociedad (de ahí el término utópico) donde tanto hombres como mujeres tengamos la responsabilidad de velar por los derechos de unos y otras, sin perpetuar falsas oposiciones entre sexos, creando un futuro realmente nuestro.