*

X
Con suprema sencillez Carl Jung resume décadas de un profundo estudio de la psique humana.

mandala jung

Aunque son arbitrarias y a veces absurdas nos reconforta leer listas que supuestamente emiten un dictamen definitivo sobre un tema. Poner un número y reducir del infinito de posibilidades a una serie finita que podemos leer en  menos de cinco minutos nos sugiere —aunque ilusoriamente— que existen un orden y una realidad en un mundo en el que predomina el caos. De igual manera nos suele gustar que alguien nos diga cuáles son los secretos de la felicidad, como si hubiera un mapa para conseguir esa supuesta meta de la existencia, y pudiéramos vivir en una homeostasis sostenida. 

Dicho esto, ¿para qué entonces escribir sobre otra lista más que nos dice los secretos de la felicidad? Por dos razones. La primera, el respeto a una de las mentes más brillantes del siglo XX, Carl Jung, un hombre que buscó hacer del estudio del alma una ciencia, en el sentido original de la palabra de conocer a profundidad la psique humana, más allá del dogma. La otra es la paradójica desestimación que hizo Jung de su misma lista después de responder a la pregunta del periodista Gordon Young en 1960 "¿cuáles cree que sean los principales factores que contribuyen a la felicidad de la mente humana?". En la tradición de un maestro zen: "Todos los factores que generalmente se asume que pueden contribuir a la felicidad pueden, bajo ciertas circunstancias, producir lo contrario. No importa qué tan ideal sea tu situación, no necesariamente garantiza la felicidad". Y para rematar: "Entre más se busca deliberadamente la felicidad, más probabilidades hay de no encontrarla". En otras palabras, buscar la felicidad es estúpido, es una abstracción y una fantasía equivalente a buscar una dotación infinita del queso de la luna. En cambio, con mayor prudencia se pueden buscar algunas de las cosas que Jung marca como causas de la felicidad. Probablemente sea recomendable que esta búsqueda se haga de manera tranquila sin tener que hipotecar nada a cambio.

 

1. Buena salud física y mental.

2. Buenas relaciones personales y de intimidad, tales como las de la pareja, la familia y las amistades.

3. La facultad para percibir la belleza en el arte y en la naturaleza.

4. Razonables estándares de vida y trabajo satisfactorio.

5. Una visión filosófica o religiosa que permita lidiar de manera satisfactoria con las vicisitudes de la vida.

 

He aquí cinco sencillos puntos que resumen décadas del más agudo trabajo psicológico. Una lista cuidadosamente ordenada. Sin salud, es difícil disfrutar de los otros puntos. El segundo punto es sustento del primero, ya que una vida sin intimidad, sin una sexualidad plena y con relaciones afectivas hace que sea prácticamente imposible no sólo tener salud mental, también salud física (hoy sabemos que la soledad desgasta notablemente la salud física). El tercero es el placer, el regocijo que se acentúa cuando se tienen los dos primeros factores. Se puede tener un entrenamiento artístico pero también es posible solamente tener una disposición para apreciar la belleza de la naturaleza. El arte y la contemplación estética pueden servir también como una conexión similar a la que provee la religión, una comunión. El cuarto punto sustenta en cierta forma los dos primeros pero no es una condición sine qua non para que se pueda conseguir salud y amor. El quinto punto es el comodín en el ensamble, ya que a falta de otros factores en la lista, una visión filosófica o religiosa permiten, al menos hipotéticamente, trascender el sufrimiento que causa la enfermedad o la soledad. Especialmente cuando la filosofía va acompañada de una ética o de una congruencia que brinda una estructura justamente para ver más allá de la vicisitudes de la existencia. Mientras que es imposible controlar lo que nos sucede, sí podemos controlar en mayor o menor medida la forma en la que asimilamos aquello que nos sucede. La felicidad del filósofo o la del místico, quizás no sean las más exultantes, pero posiblemente sí las más estables. Aunque bordean siempre con el risco del autoengaño, la delusión y el fanatismo.

Twitter del autor: @alepholo

Te podría interesar:

Los 12 países más satisfechos sexualmente (y qué se puede aprender de ellos)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 03/02/2014

Entre estereotipos y datos duros, esta lista supone ser un metanálisis de la sexualidad global, posicionando a países como Suiza, España o Brasil entre los mejores lugares del mundo para vivir una sexualidad plena.

this-funny-world-map-shows-what-every-country-leads-the-world-in

El sitio Alternet.org publica una lista de los 12 países más satisfechos sexualmente, basándose en un sondeo global de la marca de condones Durex y en una serie de indicadores estadísticos, incluyendo la propia percepción de cada país.  Hay que decir que estas listas de ninguna manera son concluyentes, suelen ser sesgadas y engañosas —algo que se acentúa cuando tenemos como parte de los ingredientes las respuestas que hace cada país sobre su nivel de satisfacción sexual o el número de veces al mes que se tiene sexo o hasta el porcentaje de orgasmos de cada relación... seguramente existirán diferencias en honestidad entre algunos países. Dicho esto, la lista y los datos que sustentan las posiciones (tan interesantes como picantes), arrojan materia de reflexión.

Siendo un sitio estadounidense, la reflexión de Alternet gira en torno a que Estados Unidos no figura entre los países que mejor desenvolvimiento sexual tienen; lo cual en la lectura de este sitio liberal se debe a su naturaleza puritana, cuyo mejor ejemplo es el cristianismo de derecha extrema (los mismos que quieren enseñar creacionismo en las escuelas). Los estadounidenses dicen tener sólo 48% de satisfacción sexual y tienen varias veces menos sexo que los habitantes de otros países —por ejemplo, Rusia, donde 80% de los habitantes tiene sexo por lo menos una vez a la semana (Rusia no aparece tampoco en la lista pese a presentar un alto nivel de actividad aunado a que comúnmente se considera que las mujeres rusas son de las más bellas del mundo, quizás porque los rusos tienden a sentirse miserables no obstante la situación en la que estén). Estados Unidos no es un país que se destaque por su promiscuidad (aunque sí en embarazos entre adolescentes) pese a que difícilmente otro país supera a Estados Unidos en la sexualización de los medios de comunicación —una invasión de imágenes sexuales del espacio público que recuerda a la filosofía de Jean Baudrillard, en la que la imagen ha susstituido a la realidad: la sexualidad desenfrenada que llena las pantallas es un simulacro. Lo había atisbado Roland Barthes: "En Estados Unidos el sexo se encuentra en todas partes, menos en el sexo".

La lista a continuación toma en cuenta factores como: habilidad para tener orgasmos, frecuencia de relaciones sexuales, salud mental y física  (disfunciones sexuales), leyes de prostitución y de matrimonio gay progresistas, igualdad y "libertad del estrés" asociado al sexo, etc.

 

1. Suiza: Un país que cuenta con prostitución legal (incluyendo cajas de sexo en la vía pública) y programas de educación sexual a nivel del kínder (en al menos un caso). 21% de los suizos considera su vida sexual "excelente". 32% ha tenido sexo en lugares públicos. Todo este fornicio, sin embargo, no se refleja en los índices de embarazo adolescente: Suiza tiene uno de los más bajos (10 veces más bajo que Estados Unidos), país que demuestra que la educación sexual hace que las personas tengan más y mejor sexo y tengan menos problemas indeseados como embarazos o enfermedades. Otro factor a considerar es que un estudio mostró que mujeres con alto nivel socioeconómico reportaron tener también mayor nivel de satisfacción sexual, al parecer tener dinero permite que las mujeres se relajen y no consideren que el sexo es una relación de dominio —este factor monetario erótico en Suiza parece estar cubierto.

2. España: No sorprende que este país, que después del franquismo eligió como máxima "a drogarse y a follar", aparezca entre los primeros lugares. España se encumbra con sus abundantes playas nudistas, su alta aceptación del matrimonio gay y con supuestamente "el mejor amante masculino" en un sondeo de 15 mil mujeres de todo el mundo.  Algo que se refleja en que 90% de los españoles dice estar sexualmente satisfecho.

3. Italia: O sobre los efectos de la dieta mediterránea en la salud. Un estudio muestra que tomar dos vasos de vino diarios está relacionado con una vida sexual más satisfecha —los italianos llevan el sexo a la mesa, en una cultura donde todos los placeres están ligados. 64% de los italianos considera su vida sexual satisfactoria.

2prostitution copy

4. Brasil: Otro de los países, junto con Italia y España, asociados globalmente con una sexualidad desenvuelta, y en este caso hasta paradisiaca (¿quién puede separar los cuerpos torneados y el sol y la playa del sexo?). Los brasileños son considerados los segundos mejores amantes del mundo —y las brasileñas, junto con las rusas y las suecas, algunas de las mujeres más lindas del mundo. 82% de los brasileños dice tener sexo una vez a la semana y suelen perder su virginidad a una edad temprana —según un estudio que entra en conflicto con la gran población católica del país, lo cual a veces se refleja en la predilección por el sexo anal.

5. Grecia: El país de la filosofía y las grandes conversaciones en el ágora, es el país que más apertura tiene para discutir el sexo. Esta apertura se ve reflejada, walk the talk, en que los griegos, según Durex, son los que más sexo tienen en el mundo (164 veces al año) (esto podemos aprender de los griegos, hablar de sexo de manera desenfadada, sin ansiedad, es ya el coqueteo previo que lleva al sexo). Sin embargo, escépticos y polemistas, sólo 51% dice estar satisfecho.

6. Holanda: Un país, al igual que Suiza, relacionado con ideas liberales, en donde la prostitución es socialmente aceptada, donde existen playas nudistas y una política pública de gran apertura en educación sexual. 64% de los holandeses se siente confiado en satisfacer sus necesidades y deseos sexuales. Holanda tiene un promedio de natalidad entre adolescentes de 0.53%, a diferencia de 3.9% de Estados Unidos.

7. México:  Altersex dice que "México ha sido rankeado como uno de los países más calientes" y tiene el segundo lugar de satisfacción con 63%, según sus habitantes. Esta evaluación podría estar, bajo cierta suspicacia, contaminada por la relación de los hechos de los mismos mexicanos, al alabar su propia sexualidad. Es difícil decir que México es un país abierto en cuanto aceptación de sexualidades alternativas, pese a la existencia algunas leyes. México es también un país que tiene un alto índice de interés por el porno gay, como muestran sus búsquedas en Internet. El lugar en la lista suena discutible cuando se considera que México es uno de los focos rojos en la trata de personas y la explotación sexual juvenil.

8. India: El país más vinculado a la fusión del misticismo con la sexualidad, cuna del yoga y el tantra, tiene una satisfacción sexual de 61%. Al parecer los hombres en la India son mucho más propensos a prolongar el coqueteo previo —una de las claves para el orgasmo femenino. Aunque la India es uno de los países donde las personas tienen su primera vez a una edad más avanzada, el aura del sexo tántrico parece jugar a su favor.

9. Australia: Australia es un país de poca densidad de población, donde se encuentran inmensos parajes, ideales para un poco de erotismo al aire libre. 75% de los australianos dice haber tenido sexo en la carretera. Las australianas están abiertas a participar en tríos, un 20% cita el ménage à trois como su fantasía sexual predilecta (en Estados Unidos sólo el 3%). Los australianos promedian 25 parejas sexuales (en Estados Unidos el promedio es de 13).

10. Nigeria: El país con mayor satisfacción sexual según Durex, con 67% de satisfacción. Los nigerianos duran 24 minutos en promedio y las mujeres nigerianas son las más infieles del mundo: 62% ha engañado a su pareja. Esto podría tener que ver con la dura ley islámica que prevalece en el país.  

11. Alemania: Aunque los alemanes han sido rankeados como los peores amantes del mundo, especialmente por "oler mal", si se trata de programas de educación sexual y apertura mental en torno al sexo (el lugar donde se originó el "Love Parade"), Alemania es un claro referente. 32% de los alemanes dice haber tenido sexo casual de una noche y 30% sexo en un lugar público.

12. China: Otra extraña aparición en el ranking (ocupando el lugar de un país escandinavo, quizás, siempre presentes en este tipo de rankings de "los mejores países"). Alternet sugiere que los chinos, en una sociedad sexualmente represiva, están teniendo mucho sexo furtivo. China es uno de los países que más está abrazando la tecnología como medio para conseguir la satisfacción sexual, con un claro boom en las ventas de juguetes sexuales y demás productos (70% de los juguetes sexuales se hacen China, ¿pero qué no se hace en China?).