*

X

¿Se suicidó el artista Jorge Selaron al pie de su propia obra en Río de Janeiro?

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/13/2013

El artista chileno Jorge Selaron, autor de las icónicas escaleras de azulejos distintivas de Río de Janeiro, parece haberse suicadado con material flamable en el camposanto de su obra.

El artista chileno Jorge Selaron fue encontrado muerto el jueves por la mañana al pie de las coloridas escaleras que habían llegado a considerarse su obra maestra en Río de Janeiro. La policía considera probable que este bohemio artista se haya incendiado en una especie de autoinmolación suicida: su cuerpo fue encontrado carbonizado sobre los brillantes azulejos que había dedicado al pueblo de Brasil, muy ad-hoc al espíritu carioca, junto con una lata de thinner.

Personas entrevistadas señalaron que Selaron estaba sumamente deprimido y había pedido ayuda para acabar con su vida, consideradno arrojarse a las vías del metro.

Selarón se mudó a Río desde 1983 y en 1990 por iniciativa propia empezó a decorar con azulejos multicolores las escaleras de la calle Manoel Carneiro, entre los populares barrios Lapa y Santa Teresa. Su obra es considerada una de las más representativas de la ciudad, patrimonio de Río de Janeiro desde 2005, ciudad que había acogido a Selaron como carioca honorario.

Por otro lado el diaro O Globo publicó una entrevista en la que Selaron culpa a su colaborador Paulo Sergio Rabello de intenar matarlo. Una línea de investigación alternativa que sin embargo también encuentra una explicación en que estas amenazas de muerte, según personas allegadas, justamente fueron lo que hicieron que Selaron quisiera quitarse la vida.

[Huffington Post]

Te podría interesar:

Estudiante rechaza chip de geolocalización por considerarlo "la marca de la bestia"

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/13/2013

Por motivos religiosos y por la clara asociación con "la marca de la bestia", Ángela Hernandez, de 15 años, se negó a portar una credencial con chip que permite localizar a los alumnos de todo un distrito escolar en Texas; por su renuencia a acatar esta orden, la escuela la expulsó.

La simbiosis entre el ser humano y los dispositivos electrónicos se encuentra sumamente cerca de alcanzar un grado estrecho en el que ambas entidades convivan orgánicamente y nuestros cuerpos sean uno con las máquinas.

Prueba de ello son los sistemas de geolocalización que, reducidos a las dimensiones de un pequeño chip, pueden implantarse en el interior de una persona para saber en todo momento el lugar donde esta se encuentra. Su uso es común, por ejemplo, entre grandes empresarios y ejecutivos de importantes firmas trasnacionales cuya pérdida se considera lamentable en sus respectivos ámbitos.

Por desgracia este tipo de tecnología también puede trasladarse a otros contextos en un esfuerzo mucho más encaminado a la creación del estado de vigilancia y control vaticinado por tantos pensadores, escritores y filósofos en el siglo XX, un panóptico de estructuras invisibles apoyado únicamente en este tipo de recursos.

En Texas, escuelas del distrito de Northside, implementaron un programa para sus alumnos que consiste en la portación de una credencial que, además de sus datos, cuenta con un chip que permite conocer su posición exacta siempre que lleven el documento consigo, un método que se conocen como “identificación por radiofrecuencia”.

Y si bien la mayoría acató este nuevo requisito escolar, una estudiante de 15 años, Ángela Hernández, se negó a usar este dispositivo de rastreo, apoyando su renuencia en motivos religiosos.

Ángela proviene de una familia sumamente devota que vio en este sistema de control escolar y en el chip de identificación una manifestación clara de “la marca de la bestia” , el conocido símbolo que se menciona en el Apocalipsis de Juan:

Y hacía que a todos, a los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, o en sus frentes, y que ninguno pudiese comprar o vender, sino el que tuviera la señal, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

Ante esta conducta de desobediencia, las autoridades escolares determinaron expulsar a la joven, impidiéndole la reincorporación a ninguna de las instituciones del distrito para los cursos que comienzan este 22 de enero.

Instancias judiciales confirmaron la decisión de la escuela, alegando que la medida no viola las creencias religiosas de la familia Hernández y, simplemente, Ángela fue expulsada por no acatar las reglas de la escuela.

[RT]