*

X
¿Cuáles eran los cincuenta discos predilectos de Kurt Cobain, una de las figuras musicales más relevantes en el último cuarto del siglo XX?

lista_albumes_favoritos_kurt_cobainKurt Cobain, el auto-destructivo niño indigo de Seattle que terminaría su vida haciendo equipo con una escopeta, fue sin duda una figura definitiva en la escena musical de los noventas. Escudado en viejos suéteres y una especie de nihilismo deshilachado, Cobain dio voz a un visceral cocktail de emociones colectivas: millones de jóvenes confusamente cansados pero decididos a denunciar la miseria moral y la violencia oculta de una sociedad poco estimulante. 

A pesar de su efímero paso Kurt, escoltado por Krist Novoselik y Dave Grohl, irrumpió en el escenario y con melancólica violencia labraría uno de los episodios musicales más memorables de los últimos años: Nirvana. Hoy, a casi veinte años de su muerte, me encuentro con esta lista, escrita por su propia mano, que muestra los cincuenta álbumes predilectos de Kurt –una referencia interesante para muchos de los que hemos dedicado una porción considerable de nuestra vida a navegar el arte de los sonidos–.

Al recorrer el listado encontramos algunos de las influencias explícitas del hijo prodigo de Aberdeen (por cierto, les recomiendo esta lista de los 50 músicos que más influyeron en él, compilada por NPR).  Tenemos, por ejemplo, el EP Pink, de The Vaselines, Colossal Youth, de los Young Marble Giants, Surfer Rosa de Pixies, Daydream Nation de Sonic Youth, Green de R.E.M., o We are Those Who Ache With Amorous Love, de Half Japanese. También aparecen algunos discos legendarios del siglo XX, como The Man Who Sold The World, del maestro Bowie, el Never Mind The Bollocks o el Meet the Beatles.

Por cierto, además de algunos títulos bastante predecibles para cualquiera que este familiarizado con la propuesta de Nirvana, esta lista no deja de incluir un par de sorpresas. Por un lado me sorprendió no encontrar ningún álbum de los Melvins o The Shocking Blue, bandas que evidentemente marcaron la carrera de Kurt. También resulta inesperado que incluya tres discos de los Wipers (banda de punk originaria de Portland, que trabajaba con la primer disquera de Nirvana, Sub Pop, y que a pesar de jugar un destacado papel en la historia del punk estadounidense no deja de llamar la atención).

En fin, cada quien tendremos nuestro propio listado, pero no deja de ser interesante repasar esta pequeña reliquia de Cobain, la cual probablemente servirá como recordatorio para desempolvar algunos viejos CD's o explorar un par de 'novedades' vintage, y quizá, por qué no, sea también pretexto para pronto dedicarle una tarde otoñal a escuchar unos tracks de Bleach, In Utero, etc. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis

 

lista_albumes_favoritos_kurt_cobain

 

Te podría interesar:

Finalmente en Brasil un hotel donde los perros pueden ir a tener sexo discretamente

Por: pijamasurf - 11/17/2012

El primer motel del amor se ha estrenado en Belo Horizonte, Brasil.

Los hoteles del amor, u hoteles de paso, como se llaman en México, son lugares que la imaginación y la memoria llegan a hiperestilizar,  entre la poesía maldita y el porno. Conceptuales. Pero un hotel del amor para perros que sirve ajenjo seguramente está a la vanguardia en este sentido. En Belo Horizonte el Animalle Mundo Pet Motel se ha establecido como un must para la clase alta kinky de esta ciudad brasileña.

Con sus ocho pisos, decoración con motivos del Wild West Americano, un spa de ofuro y una vitrina de sexy canes, este lugar redefine lo que hemos llegado a esperar de los servicios como sociedad –o para ser más preciso es una de sus maxima expresiones.

“Adoro el aire romántico del lugar”, dice Andreia Kfoury, una de las clientas que proveyó esparcimiento para su Yorkishire terrier, Harley.

Las sesiones de amor para los perros rondan entre los 50 dólares, un servicio especialmente apropiado para aquellos perros de la gran urbe que poco contacto tienen con otros miembros de su especie.

Según el New York Times este lugar es emblemático del crecimiento económico de Brasil y su igualmente creciente amor por las mascotas. Otras personas podrían pensar que es el colomo de la pretensión.