*

Imperdible video de Roberto Calasso impartiendo una lección a jóvenes sobre la importancia de los mitos en la vida actual

Arte

Por: Joaquín C. Bretel - 08/12/2021

Una joya rara de la TV italiana que nos permite ver a Calasso en una inédita faceta de maestro mitógrafo ante un coro de jóvenes
El mejor cotizador de autos en línea

El escritor y editor Roberto Calasso murió el pasado 28 de julio en Milán. Con su muerte se acaba la época de los grandes intelectuales del Novecento y concluye una especie de "crepúsculo del pensamiento" que inició con Borges y que en los últimos años ha incluido a Eco, Steiner y otros pocos más. La dirección que lleva el mundo actualmente, priorizando la ciencia y la tecnología en detrimento de las humanidades, hace pensar que posiblemente no volveremos a tener un intelectual de la magnitud de Calasso en mucho tiempo.

Calasso es el autor de una de las obras ensayísticas más importantes en la historia de la literatura. Se ha dicho de Borges que sus ensayos son como cuentos y sus cuentos son como ensayos; los ensayos de Calasso son como novelas, como una única novela que es la historia misma, con sus correspondencias secretas, desde Homero o Platón hasta Baudelaire o Kafka (sin dejar de incluir las historias de la India y su plétora de dioses). Uno de los temas centrales de su obra es el mito, al cual considera un modo de conocimiento, de cierta manera más vasto que el logos (al menos en tanto a ratio y discurso) y más cercano al tejido mismo del cual está hecho el mundo.

Entre los materiales que empiezan a surgir para recordar a Calasso hace unos días encontramos con un video fabuloso del escritor florentino impartiendo una lección de mitología griega, rodeado de un campo de jóvenes estudiantes. Calasso primero presenta un video sobre el sentido de la mitología y luego hace una breve introducción. El grueso del programa consiste de un aula abierta de preguntas y respuestas. Esto en un principio quizá no parezca extraordinario. Pero este material es rarísimo y totalmente inesperado, pues Calasso no era un hombre que gustara de los reflectores y se prestara a cosas como estas. 

Aunque llevó una vida sumamente activa, especialmente como fundador y director de Adelphi (la casa editorial más importante actualmente en Italia, y probablemente la más admirada del mundo), Calasso fue más bien reservado y huraño en lo que concierne a la vida pública. ¿De qué otra manera habría de dominar tantas lenguas, leer tantos libros y dejar una obra tan vasta como escritor y editor? Las imágenes revelan esto: hay en Calasso una cierta irritabilidad por tener que estar en el centro de este estudio-jardín de adolescentes y responder a sus preguntas (que a veces reformulan lugares comunes que el escritor detesta). No obstante, sin preocuparse por la corrección política, manifiesta una lúcida y contundente calma y nos regala algunas perlas.

El programa discurre en torno al sentido que tienen los mitos en la vida actual, algo que no resulta evidente para el individuo secular moderno o los jóvenes italianos que participan en el programa. Calasso empieza diciendo:

El mito no es sólo materia de estudio en la escuela, y eso ya es algo bueno. Atraviesa varias materias: la literatura, la historia, el arte. Los dioses griegos se encuentran en mucho de lo que estudian. Y uno se pregunta: ¿por qué? ¿qué cosas eran estas cosas?… Y hay que regresar en el tiempo al origen, a tiempos de Homero... El mito que hoy es inasible, que no es reductible a una disciplina, en aquel tiempo era todo, todo se manifestaba dentro de este marco. ¿Qué era lo que se encontraba en el mito? Por una parte simplemente una serie de historias. Mito en latín significa fábula. Estas historias tenían un carácter diverso... El resultado al que llegan estas historias es a un conocimiento. Un modo de conocimiento que no puede ser sustituido por otra cosa. En este punto les cedo a ustedes la iniciativa. 

 

Sobre el valor del mito hoy

Dice Calasso:

Esta claro que se puede vivir bien sin estas historias, la mayor parte de nuestros contemporáneos viven sin ellas, no las saben, no las sienten, van adelante, están contentos, pero no conocerán ciertas cosas. Cada quien debe pensar si ciertas cosas son esenciales para él o no. (...) Los mitos tienen consecuencia en una vida una vez que se sienten, que se entra en una circulación, [en un modo] en el que los nombres Apolo, Afrodita, Zeus cobran sentido. ¿Y qué significa ‘sentido’? Un cierto modo de vivir el sexo, la inteligencia, la pasión, etc. Todo cambia, y esto ya demuestra el sentido práctico de la relevancia de los mitos y la capacidad que tienen de cambiar la dirección de una vida.

Calasso sugiere aquí que el significado de la vida se amplifica cuando tenemos como referentes a los dioses y a sus historias, se abren campos de resonancia entre los acto cotidianos y un pasado vivo, cuasi eterno. 

 

¿Cuál es el origen primero de los mitos?

Calasso explica que no hay fuente primaria, un mito original: "El mito no es una sola historia. Es una parte del árbol. El hecho de sus variantes es la primera paradoja". Parte del valor de los mitos yace en escapar de la conciencia lineal que el cristianismo, el marxismo y el capitalismo han incrustado en el imaginario. Los mitos siempre están ya envueltos en otros mitos, no hay un afuera de lo mítico. 

 

¿Por qué un pueblo como los griegos tuvo la necesidad de refugiarse en los mitos pese a que no son reales?

Este es un momento especialmente tenso y divertido. Al escuchar esta pregunta Calasso parece irritarse, pero toma un respiro. Desmantela de tajo la presunción de la joven que lo interroga. "En tu pregunta está implícito que sabemos que es lo real. ¿Tú lo sabes?". "No", contesta ella. Calasso recobra la calma: "No, nadie lo sabe... ¿Qué ocurre si tomamos un sujeto occidental promedio y lo comparamos con un alumno de Platón, (pues Platón tenía alumnos)? ¿Cuál es más evolucionado?... ¿Qué ventajas tendríamos en conocimiento?". La modernidad es en gran medida la ilusión de conocimiento, de superación.

 

¿El mito es usado para comunicar los tabúes de la sociedad?

¿Por qué asusta el mito? Porque es el mundo el que asusta. Intentamos tratar el mundo como una cosa doméstica, pero sólo porque estamos aterrorizados. Y tenemos razón de estarlo. La naturaleza, por su propia constitución, es algo enigmático, cruel y difícilmente dominable. Estas historias son el tejido mismo de la naturaleza.

Luego cita a su querido Salustio: "El mundo se puede llamar mito en tanto que las cosas y los cuerpos aparecen y las almas y los espíritus se ocultan". Y agrega: “el primer mito es el mundo mismo".

 

Así concluye este programa transmitido en 1997 en la TV italiana. Una joya rara en la que podemos apreciar al intelectual más brillante de Italia respondiendo preguntas de adolescentes, muchos de los cuales seguramente perferían estar en otra parte. Pero quizá porque en esa época todavía no existían los teléfonos celulares y el Internet apenas había sido inventado, muchos logran mantener la concentración. Al final podemos ver los ojos de algunos chicos verdaderamente maravillados, atónitos, chispeantes, ante la figura del sabio.  

 

Ver el programa en el sitio de la Rai


También en Pijama Surf: ¿Por qué leer 'Cómo ordenar una biblioteca' de Roberto Calasso?

 

Imagen de portada: YouTube