*

Encuentran una cachorra de lobo preservada durante 57 000 años

Ciencia

Por: Pijamasurf - 12/23/2020

Se encontró una momia de una cachorra de lobo (7 semanas) en el gran territorio del Yukón en Canadá

El cuerpo de una pequeña loba fue encontrado en una cueva que se derrumbó hace 57 000 años. Murió de manera instantánea, pero su cuerpo quedó intacto pues se congeló debajo del permafrost (la capa de suelo permanentemente congelada). Esto significa que muy poco del cuerpo de esta cachorra se descompuso a lo largo de los milenios que permaneció enterrada. 

Julie Meachen, profesora de anatomía de la Universidad de Des Moines en Iowa, dijo que el cuerpo de la cachorra está completo, con todos sus tejidos intactos, e incluso su pelaje está en perfectas condiciones. 

Meachen es la principal autora del estudio sobre la pequeña loba. El artículo completo se publicó el lunes 21 de diciembre de 2020 en la revista Current Biology (factor de impacto 9.601). Puedes consultar el artículo en este enlace

El cuerpo fue encontrado por un minero en las minas de oro de Klondike en 2016 y es la momia de lobo mejor preservada hasta el momento. 

El equipo de Meachen nombró a la cachorra Zhùr, que significa lobo en el lenguaje Hän, el grupo indígena de la zona del Yukón. 

Examinando el cuerpo de Zhùr, los investigadores podrán encontrar pistas sobre cómo era la Tierra durante una era en la que fue mucho más fría y zonas muy amplias estaban cubiertas completamente de hielo. Además, haciendo análisis del cuerpo, podrán descubrir cómo vivían los lobos antiguos y qué comían. 

Zhur

Cachorra de lobo perfectamente conservada en permafrost

El equipo tomó radiografías del esqueleto de Zhùr y analizaron muestras de su pelaje y del esmalte de sus dientes. Entre los resultados, encontraron que los huesos aún no estaban bien desarrollados, así que concluyeron que sólo tenía siete meses de vida al momento de morir. Zhùr mide un poco más de 30 cm y pesa aproximadamente un poco más de medio kilo. 

Radiografia_Zhur

Gracias al análisis del esmalte de los dientes, los investigadores descubrieron que Zhùr había sido destetada recientemente y que la dieta de estos lobos consistía principalmente de pescado, probablemente algún tipo de salmón del río Klondike. El análisis de la dieta de Zhùr fue lo que llevó al equipo a deducir que no murió de hambre por haberse quedado encerrada en la cueva, sino que su muerte fue instantánea cuando la estructura de la cueva colapsó sobre ella. 

El equipo pudo demostrar que se trataba de una hembra porque sus genitales estaban perfectamente preservados. 

Lo único que no se preservó fueron los ojos. Los ojos son muy suaves y tienen una consistencia gelatinosa, así que son lo primero que se desintegra cuando muere un animal. Meachen dijo que los ojos son susceptibles a las bacterias y a los elementos del clima (como el frío), por lo que es muy probable que se hayan desintegrado bastante rápido. 

También tomaron muestras del ADN de Zhùr y las compararon con ADN de lobos modernos. Descubrieron que la cachorra está relacionada a los antiguos lobos grises que vivían en Eurasia, así como a los lobos grises de Norteamérica. Las similitudes genéticas de Zhùr sugieren que sus ancestros migraron de los dos continentes usando el estrecho de Bering. 

De acuerdo con Meachen, es bastante raro encontrar animales momificados intactos en el Yukón. Para ello es necesario que el animal haya muerto en una zona de permafrost, o sea, en una zona donde el suelo esté permanentemente congelado. Además, tiene que morir muy rápido, a diferencia de otros procesos de fosilización. 

A medida que la temperatura de nuestro planeta se eleva, se descubren más animales momificados en el permafrost. El suelo del hemisferio norte se deshiela poco a poco, y conforme el hielo se derrite, emergen más animales que han permanecido enterrados durante milenios. 

En septiembre, un grupo de investigadores encontró en Siberia un oso adulto en perfectas condiciones. Su nariz, dientes y órganos internos estaban intactos. Los investigadores creen que este oso murió hace 22 000 a 39 500 años. Este oso pertenece a la especie Ursus spelaeus y vivió durante la última edad de hielo. 

Meachen dice que tal vez esa sea la única ventaja del calentamiento global, ya que como científicos, hacer este tipo de descubrimientos permite comprender más sobre cómo era nuestro planeta. 

 


También en Pijama Surf: Arqueólogos descubren en la selva del Amazonas la "Capilla Sixtina" de la Prehistoria

 

Imágenes: Gobierno de Yukón