*

X

En el interior de Saturno fluye un líquido viscoso como la miel, aseguran investigadores

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/25/2020

Científicos descubrieron el corazón líquido de Saturno

En su última transmisión, antes de descender y arder en la atmósfera de Saturno, la sonda Cassini reveló información que sigue siendo estudiada por científicos de la NASA y otras agencias espaciales. Uno de los hallazgos recientes más interesantes es que el interior de Saturno es líquido. 

Saturno es el segundo planeta más grande del sistema solar y, por sus impresionantes anillos, uno de los más emblemáticos y fáciles de admirar. Está compuesto mayormente de gas, pero tiene un núcleo sólido metálico que está rodeado por una capa de hidrógeno líquido.

La investigación, encabezada por científicos de la Universidad Nacional de Australia, mostró que en la profundidad de Saturno el gas se convierte en líquido que conduce electricidad y está sujeto a la fuerte influencia del campo magnético del gigante gaseoso. Los efectos del campo magnético hacen que este líquido que fluye se distorsione y tenga propiedades viscosas. De hecho, los investigadores dicen que el líquido en el interior de Saturno "es como la miel".

Por supuesto, los científicos no creen que en el centro de Saturno haya un gran panal de miel (acaso esto sería más apropiado para Júpiter, el dios que, según la mitología grecolatina, fue criado en una cueva alimentándose de miel, ocultándose de su padre Saturno), sino que lo dicen como una metáfora. Pero esto no dejar de ser interesante. Después de todo, cómo olvidar todas las asociaciones mitológicas de Saturno, el dios llamado Cronos en Grecia, el tiempo que devora a sus hijos, el majestuoso y temible titán de la era anterior. O las asociaciones que este planeta adquiriría en la medicina y en la astrología medieval, entendido como el planeta de la soledad y la melancolía. Pese a todo esto podemos decir que Saturno, en el fondo, tiene un corazón de miel.

 

También en Pijama Surf: El significado alquímico y astrológico de Saturno: el planeta de la melancolía