*

X

'Akira', la cinta fundacional del anime, tendrá un remake en 2021

Arte

Por: pijamasurf - 05/26/2019

Warner Bros prepara una adaptación de 'Akira', una de las cintas más importantes en la historia de la animación japonesa

Para la animación japonesa, Akira (Katsuhiro Otomo, 1988) representa uno de los momentos más importantes de su historia, pues se convirtió en el primer largometraje de anime con repercusión internacional y que, por lo mismo, significó la puerta de entrada del interés mundial por el género.

Acaso para intentar aprovechar ese éxito ya probado, los estudios Warner Bros acaban de anunciar el remake de la cinta pero bajo la forma del live-action, es decir, con personas reales.

De acuerdo con la información disponible, la cinta estará producida por Leonardo DiCaprio y contará con un presupuesto inicial de 18 millones de dólares. El director será Taika Waititi, cuyo éxito en taquillas más reciente fue Thor: Ragnarok (2017). Finalmente, fue dado a conocer que el estreno de la cinta se prevé para el año 2021.

Cabe recordar que ya hace unos años Ghost in the Shell, otro clásico del manga y el anime, tuvo un tratamiento similar cuando fue adaptado en una cinta protagonizada por Scarlett Johansson (Rupert Sanders, 2017). En aquel entonces, la película fue acusada de whitewashing, es decir, la conversión inexplicable de personajes de origen asiático en otros con rasgos caucásicos. 

En esta ocasión, Waititi ha recibido ya comentarios al respecto, y aunque dijo estar al tanto de dicho riesgo, parece ser que de cualquier forma no existen planes de incluir actores de origen asiático en la cinta.

¿Qué aspecto tendrá el mundo sombrío y distópico de Akira bajo esta transformación hollywoodense? No queda otra más que esperar al estreno para conocer el resultado.

 

También en Pijama Surf: 'Blade Runner' será adaptada como serie de anime por el director de 'Cowboy Bebop'

Te podría interesar:

Descubren que cultura mesoamericana cargaba de magnetismo ciertas partes del cuerpo de sus esculturas

Arte

Por: pijamasurf - 05/26/2019

Misteriosamente, la antigua cultura de Monte Alto cargaba de magnetismo la zona del ombligo y la izquierda derecha de sus esculturas

Hace poco se encontró "evidencia circunstancial" de que la cultura olmeca podría haber conocido el magnetismo, después de que se obtuvo una barra magnética en San Lorenzo. También se encontró una escultura animal con una corriente magnética anómala en Izapa.  

Un nuevo descubrimiento parece confirmar que las culturas mesoamericanas conocían el magnetismo y lo incorporaron de una manera casi sistemática en sus esculturas. Esto supera el conocimiento más temprano del magnetismo, el cual se consideraba que era de Tales de Mileto, quien para algunos académicos es considerado también como el padre de la filosofía.

Científicos de Harvard, Yale y el MIT estudiaron una serie de esculturas de la cultura de Monte Alto, que se desarrolló en lo que hoy es Guatemala y que al parecer podría ser anterior incluso a la cultura olmeca. Los científicos encontraron "significativas anomalías magnéticas" asociadas con dos regiones del cuerpo, el "ombligo" en el caso de esculturas de cuerpo completo y la zona del oído derecho en las esculturas sólo de rostro. Esto fue hallado en cuatro esculturas de cuerpo completo y en tres de rostro.

Según sus hallazgos, la anomalía magnética debió de haber sido intencionalmente causada por una "corriente eléctrica inducida por un rayo en la superficie de la roca", la cual predata la manufactura de las esculturas. Así que preparaban "piedras de rayo" para crear sus obras. Esto parece ser evidencia del conocimiento del magnetismo en un período mucho más temprano de lo que se pensaba, posiblemente en el segundo milenio a. C. Probablemente, quedará como un misterio sin resolver la cuestión de para qué cargaban de magnetismo sus piedras y por qué en esos puntos.

Las escultura que se conocen como de vientre de vaso o de vasija parecen tener vientres cargados de energía, como los de los maestros taoístas que cultivaban el campo de cultivo o dantian, en la zona abdominal. 

 

Con información de The Daily Grail y Science Direct