*

X

Por qué dijo Heidegger que la ciencia no piensa y no puede pensar

Filosofía

Por: pijamasurf - 03/20/2019

Heidegger sobre qué es el auténtico pensamiento y por qué la ciencia carece de él

Martin Heidegger dijo polémicamente, en una serie de conferencias en Friburgo en 1951 (que serían agrupadas en el libro ¿Qué significa pensar?), que "la ciencia en sí misma no piensa, y no puede pensar". Heidegger hablaba ante un grupo de científicos y él mismo señaló que no intentaba atacar a la ciencia pero sí, evidentemente, marcar una diferencia entre la ciencia y la filosofía y la poesía, diferencia que sólo puede entenderse una vez que se explora lo que Heidegger quería decir con pensamiento, pues su entendimiento de esta palabra es mucho más profundo del que generalmente se tiene.

En 1969, Heidegger habló sobre esto en una entrevista con Richard Wisser:

Esa frase, "la ciencia no piensa", que causó gran sensación cuando la dije en una lección en Friburgo, significa: la ciencia no se mueve en la dimensión de la filosofía, pero está, sin que ella lo sepa, referida a esa dimensión. Por ejemplo, la física se mueve en espacio, tiempo y movimiento; lo que sea movimiento, lo que sea espacio, lo que sea tiempo, no lo puede decidir la ciencia en cuanto ciencia; entonces, la ciencia no piensa; no puede en este sentido pensar con sus métodos. Yo no puedo, por ejemplo, con métodos físicos decir lo que sea la física. Lo que sea la física yo sólo lo puedo pensar a la manera del preguntar filosófico. La frase "la ciencia no piensa" no es ninguna objeción, sino solamente una constatación de la estructura interna de la ciencia; a su esencia pertenece que ella esté referida, por una parte, a lo que piensa la filosofía y, por otra parte, ella misma, sin embargo, olvida esto que hay que pensar y no lo considera.

En otro lugar, Heidegger equiparó a los filósofos con los pensadores. De aquí entonces que distinga a la ciencia -incluyendo todas las ciencias sociales y demás- del pensamiento, que es un quehacer eminentemente filosófico. La ciencia no puede pensar su propia esencia, se ocupa de las cosas, de lo óntico, no del ser en sí. Recordemos que Aristóteles había considerado a la filosofía la más alta disciplina, la madre de las ciencias, justamente porque lo suyo era el pensar las causas primeras, y sobre todo, la esencia o el ser. En otra parte, Heidegger dice: "Si las ciencias por sí mismas pudieran encontrar en sí lo inabarcable citado, tendrían ante todo que estar en condiciones de concebir su propia esencia. Pero ellas no están nunca en condición de hacerlo". En la primera conferencia de 1951 en Friburgo, Heidegger había notado que "las ciencias nacieron de la filosofía", pero se separaron, y "ya no pueden, por su propio poder como ciencias, hacer el salto de regreso a la fuente de la cual brotaron". Lo cual significa que la ciencia, pensando científicamente -y no en el sentido de pensamiento que Heidegger considera el auténtico pensamiento, el cual es filosófico-, no puede regresar a su origen y no puede descubrir su esencia, ni mucho menos el Ser en sí. La ciencia moderna, de hecho, dice Heidegger, pertenece a la dimensión de la esencia de la tecnología moderna. Una tecnología que concibe al mundo de manera instrumental o utilitaria, y no esencial, como una serie de objetos que están a disposición de nosotros. Este es un ejemplo que da en su libro sobre la tecnología: el hombre del bosque ya no se encuentra con un árbol poéticamente, como algo en lo que el Ser pueda brillar o desocultarse, lo ve como un medio para algo más, ya sea como posible leña o papel (y dinero) o como algo que le rinda un beneficio (hoy diríamos, como un objeto de wellness, que mejore su salud). Esto evita el encuentro desnudo con el Ser.

¿Pero qué es, entonces, el pensamiento para Heidegger? Heidegger acerca el pensamiento al Ser mismo y de la misma manera que lo que caracteriza a nuestra época es el olvido del Ser en sí -diferenciado de los entes- también la caracteriza el olvido del pensamiento, el no pensar realmente. Y en esto Heidegger incluye a la forma en la que hemos hecho filosofía después de Sócrates. Para pensar, dice Heidegger, hay que desaprender lo que hemos aprendido, eso es el pensamiento. Hay que hacer una vía negativa (y Heidegger, como notó el filósofo Christos Yannaras, está muy cerca en algunos aspectos del pensamiento apofático de Dionisio Aeropagita). El pensamiento no es la opinión, el cálculo, el raciocinio ni el concepto. Como dice el traductor de Heidegger al inglés, J. Glenn Gray:

Para Heidegger pensar es una respuesta de nuestra parte a un llamado que surge de la naturaleza de las cosas, del Ser en sí mismo... Pensar no es tanto un acto como una forma de vivir o morar... Es un recordar quiénes somos como seres humanos y a qué lugar pertenecemos. Es un reunir y enfocar todo nuestro ser en lo que yace ante nosotros y llevar a nuestra mente y corazón esas cosas particulares que aparecen ante nosotros para así poder descubrir en ellas su naturaleza y verdad esencial.

Tenemos aquí una especie de método contemplativo en el que la persona no es pasiva, sino que participa en la revelación del Ser, de la verdad esencial que se hace tangible en lo particular. El término clave sería "desencubrimiento" o "desocultamiento", pues el Ser se ha retirado, pero aun así nos llama y su evento es posible si se tiene una actitud de apertura. Este es el significado de la palabra griega para "verdad": "aletheia", literalmente un "des-cubrimiento" o un "desolvido". Y este evento de la verdad Heidegger lo iguala con la belleza, que es la luminosidad del ser:

Esta verdad es llamada belleza. La belleza es un ominoso regalo de la esencia de la verdad, y aquí verdad significa desocultamiento de lo que estaba cubierto. La belleza no es lo que place, sino lo que queda dentro del regalo ominoso de la verdad que llega a ser cuando aquello que es eternamente no aparente y por lo tanto invisible adquiere su más radiante apariencia aparente. 

Es por esto que la ciencia, por su método, que Goethe comparó con una especie de violación de la naturaleza, no puede pensar, no puede abrirse a esta contemplación del Ser que requiere más que de una acción o de un ir hacia la cosa para forzarla a mostrarse, de un vaciamiento y de una espera. Una espera que sin embargo no es del todo pasiva sino un estado de atención que Heidegger incluso, haciendo un juego de palabras, llamó gratitud. Pues, siguiendo el sentido que se encuentra en el pietismo cristiano, denken ist danken, pensar es agradecer. Agradecer la gracia del Ser, el regalo del Ser que se revela en este instante -si tuviéramos ojos para ver, oídos para escuchar y, en el sentido del último Heidegger, la palabra de la tierra para residir-.

Te podría interesar:
De la división tripartita del alma de Platón se desprenden también 3 tipos de hombres que podemos encontrar aún de manera dominante en las ciudades modernas

En La república, el texto que según el traductor y politólogo Allan Bloom marca un momento decisivo en la historia de nuestra civilización, Platón hace una división tripartita del alma y de la ciudad (que es un reflejo macrocósmico del alma). Famosamente, Platón divide el alma en tres principios organizados jerárquicamente: la parte intelectual o racional (nous), la parte irascible o espiritosa (thumos) y la  concupiscible o apetitiva (epithumia). El intelecto debe controlar los otros dos aspectos (que en el Fedro compara con dos caballos, thumos y eros, controlados por el logos) para que se alcance la justicia y el individuo se ordene en relación al bien. Cada aspecto tiene su virtud controladora: la sabiduría o prudencia (sophia o phronesis) son propias del alma racional, la fortaleza o la valentía (andreia) dominan el alma irascible y la templanza o moderación (sophrosiné) la parte concupiscible. Cuando estos tres aspectos funcionan correctamente, cada uno guardando su lugar, eso es la justicia, la cuarta virtud, la cual también puede pensarse como la armonía de las tres. Y esto puede extrapolarse a una ciudad.

Platón, en consonancia con esto, plantea que existen tres tipos de hombres, aquellos que aman la sabiduría, aquellos que aman la victoria y aquellos que aman el lucro. Estos tres corresponden a los filósofos, los guardianes de la ciudad y los comerciantes o hacedores de dinero, respectivamente. Sócrates explica que al hacedor de dinero no le interesa el placer de recibir honores, y menos aún el conocimiento por sí mismo. Este individuo se rige por el aspecto concupiscible del alma. Al guardián o guerrero le parece vulgar regirse utilitariamente por las ganancias económicas y tampoco le interesa el conocimiento en sí mismo, le interesa ser alabado y honrado por los demás. Este tipo de individuos se rigen por el alma irascible, el thumos (también transliterado thymos) que a veces ha sido traducido como "espíritu", en tanto que se relaciona con el aliento, y también como "corazón" en un sentido figurado, ya que se relaciona con la sangre y el coraje. Es esta la emoción que regía a la Grecia homérica, donde se priorizaban los valores heroicos. Los filósofos son los que se rigen por el intelecto (que no significa meramente lo racional en el sentido más moderno, sino también lo intuitivo) y aman la sabiduría por sí misma, sin buscar un provecho ulterior. Son éstos a los que Platón famosamente llama a gobernar la ciudad, pues hasta que no haya un rey-filósofo habrá una sucesión de modelos de gobierno (aristocracia, timocracia, oligarquía, democracia, tiranía, que emulan también estados de equilibrio y desequilibrio del alma) que tienden a una cierta injusticia y a una constante sucesión calamitosa. Sin embargo, pese a lo que suele creerse popularmente, el punto que hace Platón en este diálogo no es que el filósofo debe gobernar la ciudad, sino más bien que la vida filosófica es superior a la vida política, e incluso que la ciudad ideal que imaginan Sócrates y Glaucón (el hermano de Platón) no es una ciudad que pueda realmente materializarse. Como nota Allan Bloom en su ensayo interpretativo, La república es la verdadera apología de Sócrates, el filósofo condenado a muerte por corromper a los jóvenes de la polis y ensalzar la vida filosófica que necesariamente se opone a la vida política. El filósofo debe ser obligado a gobernar por la ciudad -porque no le interesa el poder-, pero la vida filosófica requiere de una dedicación a la búsqueda del conocimiento en sí mismo y a una contemplación de lo eterno, que además no tiene un punto final, por lo cual la vida política interrumpe e incluso niega la vida filosófica. De alguna manera, el primer libro de teoría política es un libro antipolítico. Como dice Bloom, Platón muestra "lo que un régimen debería ser para ser justo y por qué ese régimen es imposible... Sócrates construye su utopía para señalar los peligros de lo que llamaríamos utopianismo; como tal, es la más grande crítica de un idealismo político jamás escrita".

De cualquier manera, el punto que queremos hacer aquí es que esta división de los tres tipos de personas, sin querer hacerla un dogma definitivo, sigue siendo vigente en nuestra sociedad, la cual parece ser dominada por aquellos que se basan en el aspecto apetitivo -lo que refleja un hedonismo- y que no tienen muchos mayores valores que intentar hacer dinero para poder saciar sus deseos. Y donde también abundan aquellos dominados por el aspecto concupiscente, sobre todo en el sentido de que buscan recibir honores y vanagloriarse de los mismos -lo que refleja un cierto narcisismo, tan abundante en las redes sociales-. Ya en la época de Platón, el poder político de Atenas discutía deshacerse de los filósofos, que eran seriamente criticados por no producir nada de valor, por dedicarse a contemplar insectos o, como si fuere, a contemplar su propio ombligo (véase Las nubes de Aristófanes). Hoy en día "los amantes del conocimiento", es decir, aquellos para quienes el saber es una actividad erótica, no instrumental, son cada vez más raros y son marginados, ya no con la cicuta o el exilio, sino con la indiferencia.