*

X
Un nuevo mes lunar se ha cumplido, en este caso la luna ingresa a Géminis al tiempo que el Sol ingresa a Sagitario

Este jueves a las 23:39pm, hora de la Ciudad de México, tendremos una luna llena, la lunación de noviembre que suele conocerse en los países anglosajones como la luna del castor. La luna llena ocurre justo en el momento exacto de oposición entre el Sol y la Luna, si bien la luminosidad plena de la Luna puede observarse desde 1 día antes y 1 día después (es difícil notar la diferencia en la luz).

La luna llena desaparecerá del firmamento el 7 de diciembre, la próxima luna nueva, y volverá a mostrarse llena el 22 de diciembre.

Los cielos de noviembre en el centro de México son ideales luego de un frente frío para ver a la reina de las estrellas en su máximo esplendor. De cualquier manera, se recomienda salir fuera de las ciudades para disfrutar de este evento.

Para quienes les interesa la astrología, esta luna llena ocurre en la constelación de Géminis en exacta oposición al Sol en el grado 0 de Sagitario, la constelación del Arquero. La Luna hará diversos aspectos, incluyendo una cuadratura con Marte en Piscis y una oposición con Júpiter y poco después con Mercurio, ambos en Sagitario y éste último en su movimiento retrógrado, que tradicionalmente se vincula con problemas de comunicación y transporte. La Luna en el grado 0 de Géminis está en conjunción exacta con Alcíone, la estrella más brillante de la constelación de las Pléyades. 

 

Géminis es el domicilio de Mercurio, signo que favorece la comunicación y la inteligencia, particularmente la velocidad mental, pero en este caso hay oposición con Mercurio en Sagitario y la Luna está peregrina en Géminis. El aspecto positivo de la fecha, sin embargo, es la conjunción del Sol y Júpiter, dos de las gracias celestes, en el domicilio de Júpiter, el astro de la justicia y la benevolencia.

Te podría interesar:
Las mujeres creen más en cosas como la astrología, la reencarnación o los poderes psíquicos, según encuesta

En una reciente encuesta del Pew Research Center se investigó la demografía de creencias que este reconocido centro asocia con el new age. Estas son: la creencia en que la energía espiritual puede existir en cosas físicas, la creencia en los psíquicos o en el poder psíquico, la creencia en la reencarnación y la creencia en la astrología. Hay que decir que algunas de estas ideas, aunque ciertamente son parte de la espiritualidad de la "nueva era", han sido parte de las creencias y de la inquietud intelectual de la humanidad durante milenios, y es sólo hasta tiempos recientes que han comenzado a ser vistas con desdén. 

El estudió arrojó que siete de cada 10 mujeres creen en alguna de estas cosas, mientras que sólo el 55% de los hombres tienen creencias que el Pew determina como "new age".

Otros sondeos del mismo Pew muestran que las mujeres tienden también a ser más religiosas. Y en esta encuesta se descubrió que las personas que tienen creencias religiosas se inclinan mucho más que los ateos a tener fe en estas fuerzas e ideas espirituales, aunque no mucho más que los agnósticos. Particularmente, las personas que se conciben como "espirituales pero no religiosas" tienen el más alto índice de creencias "new age".

Ahora bien, es un tanto complejo entender las razones por las cuales las mujeres tienden en general más a lo espiritual y a lo que el Pew llama "new age". Aunque uno puede imaginar una veta machista que rápidamente encuentre una razón misógina -sugiriendo una inferioridad femenina, o apelando a la correlación entre educación y creencias "new age"- resulta interesante considerar algo que va en contra del paradigma materialista dominante. Sin querer caer en el estereotipo de que las mujeres son más sensibles y los hombres tienden más a lo racional, es posible que, justamente como parte del mentado patriarcado que ha inculcado el rechazo masculino a la vulnerabilidad y a los sentimientos, los hombres hayan hecho opaca su percepción y poco ha poco se hayan vuelto insensibles a ciertas realidades sutiles que se oponen a sus creencias (así que esto podría ser una anestesia cultural a lo parapsicológico). Pues hay un hecho que debemos considerar: cosas como la telepatía y la precognición han sido demostradas en amplios estudios científicos, como los de Daryl Bem y Rupert Sheldrake, entre muchos otros. Y aunque suene a una creencia new age más, la ciencia está allí para analizarse (algo que a los científicos no les gusta mucho hacer, pues pone en duda su visión del mundo). Así que aunque para cierta mentalidad masculina creer menos en este tipo de cosas es visto con orgullo intelectual, en realidad podría reflejar una cierta arrogancia que impide percibir, incluso una cierta afectación intelectualoide que en realidad oculta una cierta estupidez, un embotamiento, un narcisismo, una excesiva dependencia a lo cerebral y una falta de uso del corazón -ese órgano "new age"- que impide inteligir el mundo como es. Evidentemente, esto es especulativo, pero vale la pensarlo y considerarlo. Otro tema es determinar si los servicios de psíquicos, las lecturas de tarot y los astrólogos que se consultan son auténticos o, más bien, charlatanes. Es posible que una auténtica intuición espiritual luego sea engañada y se convierta en víctima de los oportunistas.