*

X
Una preciosa coincidencia en la etimología del nombre de las diosas Tara y Kore

Los ojos no sólo son las "puertas del alma", son también las moradas de la divinidad inmanente. En los Vedas se dice que el ojo derecho es el habitáculo de Indra y el derecho de Indrani (Viraj). De otra manera, los ojos, y más aún el centro de los mismos, le pertenecen a dos queridas divinidades femeninas: Tara, una de las principales diosas tántricas budistas, adorada también en el hinduismo, y Kore, la diosa griega identificada con Perséfone y con Isis en algunos textos herméticos.

Tara (तारा, tārā) y Kore (κόρη), las dos diosas virginales que ayudan a cruzar al otro mundo, coincidentemente, en sánscrito y en griego, son también la pupila del ojo. Kore significa literalmente "niña", "doncella" y también "pupila", es la eterna niña de los ojos y la virgen del mundo. La puerta por la que penetra la luz. Tara es la diosa del amor y la compasión, la madre universal, y en el budismo mahayana es la bodhisattva que nace de una lágrima de Avalokiteshvara y jura no "cruzar" hacia el nirvana hasta liberar a todos los seres sintientes. Tārā significa "pupila" y también "estrella"; de la raíz verbal tṛ, "cruzar", "atravesar". Poéticamente, cruzar hacia el mundo divino, hacia la luz, superando el océano del samsara.

Kore (Perséfone) es la diosa que pasaba la mitad del año en el inframundo, pero cuyo regreso significa la renovación de la vida; su misterio era enseñando en los ritos de Eleusis, en los que los iniciados tenían una visión de la inmortalidad del alma. Ella era la que enseñaba que la semilla debía morir para vivir, para renacer en una nueva tierra a una vida espiritual.

Plutarco nos regala una curiosa etimología para la palabra kīmiyā (de donde viene "alquimia"); el sacerdote de Delfos nos dice que "chēmia" es la "tierra más negra", un cognado del nombre que daban a su tierra los propios egipcios, "km.t" (keme). Plutarco, según Aaron Cheak, identifica el nombre de Egipto no sólo con "la tierra más negra" sino con la negrura de las pupilas de los ojos, y sugiere que la tierra negra y las pupilas son "los perfectos receptores de la semilla dadora de vida", es decir, de la luz.

 

Nos dice Coomaraswamy que Śaṅkara llama a la pupila "la estrella negra" ((kṛṇṇa-tārā) y la considera: 

'el agujero en el cuerpo' (deha-chidram). Como tal, corresponde a la abertura o agujero en el cielo (divaś chidram), como el agujero del eje (yathā kham) de una rueda (Jaiminīya Upaniṣad Brāhmaṇa I.3.6, 7); es decir, corresponde a la Puerta del Sol, normalmente ocultada por sus rayos, pero visible cuando se retiran éstos, como ocurre en la muerte. De la misma manera que uno puede ver a través de la Puerta del Sol adentro del Brahma-loka, así, a través del ojo, uno puede ver a la Persona inmanente, de quien el ojo es la apariencia.

Coomaraswamy alerta sobre otra interesante etimología: "La raíz, igualmente en ākāśa y en cakṣus, ojo, es kāś, brillar o ver". El espacio y la luz son indivisibles, e igualmente la conciencia -los "fenómenos" (palabra que viene de la raíz griega phanein que significa "brillar" "mostarse", como el dios Fanes, el Eros órfico) que se revelan en el ojo de la mente-, es indivisible del espacio y la luz. Esto coincide con la teoría antigua de la visión, tanto platónica como india: ver es lo que ocurre cuando el fuego interno o los rayos de los ojos chocan con el objeto, pues el ojo mismo es un espejo microcósmico del Sol, más aún es el Sol en pequeño. "El Sol, deviniendo visión, entró en los ojos", dice el texto védico Aitareya Āraṇyaka (II.4.2.). Por eso luego Goethe: "si el ojo no fuera como el Sol, ¿como percibiríamos la luz?"  

*   *   * 

Las dos diosas de las pupilas nos recuerdan que que lo trascendente -la otra orilla, la vida eterna, el ser inmortal- es también lo más inmanente, en el centro de nuestros propios ojos yace la luz del infinito. La pura experiencia del ser, el dato puro subjetivo, el mundo que se revela en nuestra conciencia a través de la luz de la mirada, es ya la experiencia del ser trascendente, infinito y divino.

Tara y Kore, como dice San Agustín de Dios, están "superior summo meo" -más allá de mi más suprema altura-, pero también "interior intimo meo" -más adentro que mis profundidades más íntimas-.

 

Twitter del autor: @alepholo

Sobre este tema lee tambiénLas ventanas del alma, por Ananda Coomaraswamy 

Te podría interesar:

6 festivales para celebrar el lado alternativo del Día de Muertos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 10/23/2018

El Día de Muertos tiene la oferta cultural más rica del año

Sin duda, el Día de Muertos es una de las grandes celebraciones que ofrece México, una de las fechas distintivas, donde se revela el alma colorida de este país. Cada vez existe una mayor riqueza en las formas de vivir esta celebración, conectar con los muertos y además crear arte y tener experiencias emocionantes. Hemos reunido aquí seis ejemplos que dan un mosaico de posibilidades para disfrutar esta gran fecha feriada que permite viajar hacia las raíces.

1. Xantolo   

Una excelente opción es viajar a La Huasteca mexicana para celebrar el Xantolo, el Día de Muertos, una celebración de origen prehispánico que se sigue festejando en esta región que atraviesa varios estados. La festividad cuenta con danzas tradicionales, altares, elementos gastronómicos y la música típica: el son huasteco.

 

2. Fiesta del Día de Muertos en Chignahuapan   

Una excelente opción que reúne importantes elementos mitológicos, pues Chignahuapan, una región en la Sierra Norte de Puebla, es también el nombre del río que el alma debía cruzar -con la ayuda de un perro- para llegar al Mictlán. Actualmente se celebra una festividad especialmente hermosa en este lugar, ya que se crea una pirámide flotante custodiada por calaveras y el agua se llena de luces fluorescentes.

3. Festival Xibalba 

De reciente creación, este festival se lleva a cabo cerca de la Ciudad de México y se trata fundamentalmente de 2 días de música electrónica, con importantes representantes de la escena nacional y DJs internacionales, con el plus de una oferta de comida típica y arte decorativo.

 

4. Festival de Calaveras en Aguascalientes   

En la tierra hidrocálida se realiza un festival que rinde homenaje a la Catrina de José Guadalupe Posada, la elegante dama de la muerte. El festival cuenta con degustación de pan de muerto y un desfile de calaveras y, en general, toda la ciudad se llena de color y fiesta durante una semana entera.

 

5. Festival de Noche de Muertos en Xochitla

En el parque ecológico de Tepotzotlán se lleva a cabo este festival que conjuga un ballet folclórico, un trío de cañas, el juego de pelota y leyendas como la de La Llorona. Además, el festival monta un ecobazar donde se pueden adquirir productos ecológicos locales.

 

6. Festival La Calaca en San Miguel de Allende

Un festival que reúne lo tradicional con lo moderno. Ofrece talleres y conferencias (al estilo TED Talks), fiestas de música tradicional y música electrónica, desfiles y degustaciones en un ambiente vibrante, en una de las ciudades más hermosas de México.