*

X

Horario de invierno 2018: esta noche se atrasan los relojes 1 hora (y debería ser la última vez que se hace)

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/27/2018

El horario de invierno es el horario "natural" o tradicional (y debería ser permanente)

Este 28 de octubre se llevará a cabo el ritual anual de cambiar de horario de regreso al llamado horario de invierno, que es en realidad el horario natural, o al menos el horario que se había seguido por siglos. A las 02:00 de la mañana el reloj se cambiará a la 01:00 de la mañana, y así "ganaremos" 1 hora de luz en la mañana. 

En las últimas décadas, el cambio de horario ha sido efectuado en numerosos países del mundo siguiendo una supuesta idea global de ahorro de energía y de aumento de producción, sin considerar los biorritmos de las personas y lo que se conoce como la cronobiología. Sin embargo, esta tendencia está claramente cambiando, ya que en años recientes algunos países en Sudamérica han desechado el cambio de horario, y este año la Unión Europea ha anunciado que dejará de hacer el cambio de horario en su bloque de países partir de octubre de 2019.

En líneas generales, los beneficios económicos del cambio de horario han sido poco contundentes y, a la par, se han registrado ciertos indicios de que puede tener efectos negativos en la salud -lo cual es sintomático de nuestra era, en la que la economía se antepone a todo, incluso a la salud más básica-.  

El principal problema está en que los ciclos circadianos que regulan la producción de diversas hormonas como la melatonina, encargada principalmente del sueño, se encuentran determinados por la luz solar, por lo que un aumento de ésta durante el día puede ocasionarnos insomnio, agotamiento, irritabilidad y desorientación. Recientemente, la revista BMC Biology estudió las reacciones metabólicas de 55 mil personas durante el cambio de horario y encontró que sus ritmos circadianos nunca lograron asimilarlo, es decir que no se trata de sólo "unos cuantos días" en lo que nos acostumbramos, sino de poner a nuestro metabolismo en una situación de estrés constante. Asimismo, se han registrado aumentos de accidentes en los días posteriores al cambio de horario, y otros efectos colaterales negativos.

Existe mucha información que resalta la importancia de la regularidad cronobiológica, del equilibrio entre los ciclos de la naturaleza y los ciclos del cuerpo humano, mientras que la información a favor del cambio de horario es muy endeble. Por ello, esperamos que países como México sigan la tendencia de los países europeos y en los siguientes años veamos la desaparición de este moderno rito secular que le da una dimensión artificial a la realidad. 

Te podría interesar:

Encuentran relación genética entre la esquizofrenia y el consumo de cannabis

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/27/2018

Estudio sugiere que ciertos genes involucrados en la esquizofrenia aumentan las posibilidades de fumar marihuana

Desde hace unos años se estudia el vínculo entre el uso de marihuana y la esquizofrenia, uno de los temas más delicados en torno a la cannabis, una planta que, por otro lado, tiene una gran cantidad de beneficios medicinales.

En un estudio reciente en el que se analizaron datos del sitio 23andMe (que ofrece el servicio de diagnóstico genético), se encontró que los individuos con riesgo genético a desarrollar esquizofrenia suelen tener mayor propensión a consumir marihuana. Es importante notar que el estudio no concluye que la cannabis cause la esquizofrenia, sino que este trastorno o ciertos genes parecen provocar que la gente empiece a consumir cannabis. 

La investigación, publicada en la revista Nature, tomó en cuenta los datos de más de 180 mil personas, lo que la convierte, por mucho, en la más amplia hasta la fecha. Los científicos hallaron ocho variaciones genéticas asociadas con el uso crónico de cannabis, las cuales estadísticamente influyen y aumentan en un 11% las posibilidades de que un individuo fume marihuana. Particularmente notables fueron las variaciones en el gen CADM2, que está relacionado con la toma de riesgos en general y cuyas variaciones también están asociadas con la esquizofrenia.

Según Jacqueline Vink, investigadora de la Universidad de Radboud (en Nijmegen) y autora del estudio, esto no fue una gran sorpresa, ya que "estudios previos habían mostrado que la esquizofrenia y la cannabis estaban asociados". Los autores ahora intentaron descubrir si la relación era causal o no. La evidencia que encontraron sugiere que la vulnerabilidad genética a la esquizofrenia hace que sea más fácil que un individuo acabe fumando cannabis.

Por otro lado, los resultados de la investigación indican una relación causal significativa entre fumar cannabis y desarrollar esquizofrenia. Sin embargo, los científicos advierten que su estudio no necesariamente refuta una investigación anterior en la que se aseguraba que empezar a fumar cannabis en la adolescencia aumenta el riesgo de desarrollar este trastorno, especialmente en personas con riesgos de enfermedades mentales. Esto tampoco es demasiado claro, pero sí habla de que existe una compleja relación entre ambos fenómenos, que debe ser más estudiada.