*

X

Estas son las palabras que más les gusta oír a hombres y mujeres durante el sexo, según encuesta

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/29/2018

Lo que más excita decirse durante el acto sexual, de acuerdo con encuestados británicos

Hablar durante el sexo puede exponenciar el placer, añadiendo una dimensión aural extra al erotismo, además de los gemidos, jadeos y chirridos que acompañan tan peculiarmente al sexo, ese acto que, según Malcolm Lowry, puede hacer que los gritos de placer se confundan con los quejidos de la muerte. Sin embargo es un tema delicado, ya que un exabrupto inarmónico o raro puede ser un bajón. De cualquier manera y pese a lo que sigue (una encuesta a mil hombres británicos) lo mejor parece ser no llegar con un plan determinado, sino simplemente ser espontáneo. Si tienes ganas de decir algo y te nace naturalmente, adelante.

El diario británico Daily Star realizó una encuesta con sus lectores masculinos preguntándoles cuáles son sus palabras favoritas durante el sexo, es decir, lo que les gusta escuchar en los momentos de máxima excitación.   

La frase "No pares, por favor" fue la favorita con un 44%, un boost verbal. Luego siguió "Se siente muy rico" o algo similar con un 26% y el 17%, en el mundo obsesionado por el falo, fue "Eres tan grande" ("You're so big"). Sólo el 13% dijo que les gusta escuchar "Te amo".

En el caso de las mujeres, el mismo diario cita un sondeo de Reddit que preguntó a las mujeres lo mismo. Aunque esto no fue cuantificado, hubo respuestas populares como "Good girl" ("Niña buena"). Una mujer dijo: "Me gusta cómo me va hablando a lo largo de mis orgasmos y me dice que soy una niña buena", y otra: "Una 'niña buena' en el momento adecuado me puede destruir". Los posteos con esta frase alcanzaron hasta mil likes. Otras mujeres desestimaron que esta frase pueda producir excitación, percibiéndola como un atavismo sociocultural.

Te podría interesar:

El día que Jim Morrison y el hijo del presidente Díaz Ordaz fumaron marihuana en Los Pinos

Sociedad

Por: pijamasurf - 10/29/2018

La mítica visita de The Doors a México dejó legendarias historias

En 1969, The Doors se presentó cuatro veces en un club en la colonia del Valle conocido como el Forum. A menos de 1 año de la mascare de Tlatelolco, el gobierno de México tenía prohibidas las congregaciones masivas de jóvenes, por lo cual esta fue la única manera de traer a la emblemática banda de rock, la cual originalmente se iba a presentar en la Plaza México.

La visita de Jim Morrison a México está llena de leyendas, en parte porque ocurrió en un clima enrarecido y porque sus presentaciones estuvieron limitadas a la clase alta de la Ciudad de México. El lugar donde se presentaron en esa época exigía corbata para entrar y el cover para los conciertos era impagable para la mayoría de las personas. Abundan las leyendas de personas que dicen haber pasado el tiempo con el Rey Lagarto, disfrutado de su magnética compañía y en algunos casos haber brindado y fumado porros con el cantante famoso por su veta dionisíaca.

La más famosa anécdota que se tiene es aquella que dio a conocer Manuel Ávila Camacho López, hijo del gobernador de Puebla, Maximino, y sobrino del presidente Manuel,  quien fuera un escritor menor, y sobre todo un socialité (esta misma anécdota luego fue relatada por Fernando Rivera Calderón). Según Manuel, él conoció a Jim Morrison en California antes de que fuera famoso y en algún momento éste incluso lo visitó en Acapulco, donde tenía una casa y realizaba legendarias fiestas. De acuerdo con Ávila Camacho, cuando The Doors vino a México él le presentó a Jim Morrison, en una de sus fiestas en Acapulco, a Alfredo Díaz Ordaz, hijo menor del entonces presidente y quien era fanático del rock.

Según la historia, cuando la banda vino a México para sus conciertos -lo cual fue toda una hazaña de gestión- se organizó una fiesta en Los Pinos donde "Alfredito" y Morrison fumaron marihuana y se divirtieron hasta que el presidente Gustavo Díaz Ordaz bajó a terminar la fiesta y corrió a todos los "hippies". Se sabe también que Alfredo fue uno de los que llevó a The Doors a Teotihuacán, a La Lagunilla y a demás sitios turísticos. En ese entonces, pocas cosas podían tener más caché que enfiestarse con Jim Morrison.

40 años después The Doors, sin Morrison, finalmente se presentó en la Plaza México.

 

Aquí puedes leer más sobre la visita de The Doors a México