*

X

Steve Jobs ingirió DMT en el momento de su muerte, según cuenta nuevo libro

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 07/14/2018

Un nuevo libro revela la historia secreta de Silicon Valley, incluyendo un posible viaje psicodélico de Jobs al morir

La publicación del libro Valley Genius: The Uncensored History of Silicon Valley del periodista Adam Fisher, quien ha trabajado como editor de la revista Wired, ha sacudido el Internet. Esta historia políticamente incorrecta es contada por las personas que vivieron el surgimiento de empresas como Apple, Google, Facebook y otras. Fisher compiló cientos de entrevistas con insiders, incluyendo importantes ejecutivos, para contar la historia a través de las personas que la vivieron. Se trata de un libro importante pues hoy en día, para bien o para mal, la cultura digital domina el mundo. 

Entre las varias historias jugosas que cuenta el libro, se encuentra una que el mismo Fisher consideró como probablemente la más llamativa en una entrevista con el sitio Cheddar. Como es sabido, la personalidad de Steve Jobs es probablemente la que más leyendas, polémica y fascinación ha generado en la historia de Silicon Valley. En el libro Fisher cuenta cómo Jobs se inspiró -o incluso "robó"- las ideas de Xerox (por ejemplo, el mouse) para crear su computadora personal, la Macintosh. Fisher sugiere que Jobs cambió la historia de la computación al tomar sólo los aspectos más simples que estaban desarrollando en Xerox Parc y luego, más tarde, al apostarle al iPod como el producto estrella que relanzaría a Apple, los cuales permitieron que la computación se convirtiera en algo que cualquiera podía usar y saber de ello. Así, la computación dejó de ser "una bicicleta para la mente" y pasó a ser "un nuevo opio de las masas". En otras palabras, esta tecnología tenía el potencial de utilizarse para aumentar las capacidades cognitivas, y en lugar de ese propósito tan loable, pasó a tratarse sobre todo de entretenimiento. Claro que esto no fue sólo culpa de Jobs.

Dentro de este perfil de Jobs, resalta su interés por los psicodélicos. Ya se sabía que el empresario tomó LSD en la universidad y que estas experiencias cambiaron su vida. Famosamente, Jobs dijo que su gran competidor, Bill Gates, se hubiera beneficiado de tomar ácido, ya que tenía poca imaginación. Jobs tomó LSD en Reed College, al tiempo que descubría la espiritualidad oriental en libros como Be Here Now y Autobiografía de un yogui. En esa época su roomate era Daniel Kottke, quien en una entrevista con CNN cuenta sobre sus viajes de LSD con Jobs y también sobre su viaje a la India, como "monjes wannabe". Kottke trabajó después con Jobs, cuando éste estaba lanzando Apple (fue el empleado número 12).

Fisher cuenta que sabía de un rumor en Silicon Valley que señalaba que Jobs había tomado una fuerte dosis de LSD en el momento de su muerte. Es muy conocido el caso de Aldous Huxley, el escritor británico que popularizó la literatura de drogas psicodélicas, quien tomó LSD para recibir a la muerte (puedes leer más sobre la experiencia de Huxley aquí). ¿Habría imitado Jobs a Huxley? Según Fisher, le preguntó esto a "la persona que le dio su primer viaje de LSD a Jobs", presumiblemente el mismo Kottke, quien fue uno de los grandes amigos del magnate y quizás uno de los pocos que se podría haber enterado de algo así (aunque puede que no se refiera a él). De acuerdo con Fisher, esta persona le dijo que no, que en realidad Jobs ingirió DMT -¿quizás una inyección de la "molécula del espíritu"?-. El DMT es un psicodélico de acción más corta y más potente, vinculado con viajes similares a los reportados durante las llamadas "experiencias cercanas a la muerte". Así que tal vez Jobs quizo tener una experiencia de la muerte doblemente cargada. Hay que mencionar que esto no es algo de lo cual podamos estar seguros, pero Fisher es un periodista de buena reputación y sus fuentes son sólidas. 

Además, Fisher cuenta que cuando Jobs fue enterrado, ante apenas una docena de personas, se cantaron "textos indios religiosos sobre el cuerpo". Fisher no explica bien si estos textos eran hindúes o budistas -se sabe que Jobs se interesó por el zen-. ¿Quizá Jobs leyó el Libro tibetano de los muertos (Bardo Thödol)? Este es un libro que contiene cantos a los muertos y que sirve para que una persona vaya hacia la luz y no reencarne; literalmente, el título significa "liberación a través de escuchar en el bardo". Si seguimos con la especulación -"por el agujero del conejo"- cabe destacar que el doctor Rick Strassman ha trazado una conexión entre el hecho de que la glándula pineal se forma a los 49 días en el feto humano -glándula donde se secreta el DMT en el cerebro- y los 49 días que, según los tibetanos, tarda una persona en reencarnar. (Puedes leer más sobre esto aquí).

Todo esto es algo un poco misterioso y especulativo... Habrá que leer este libro, que está recién salido del horno y que ya causa revuelo y polémica.

Te podría interesar:

Por qué los psicodélicos no deberían de usarse recreacionalmente, sólo terapéuticamente

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 07/14/2018

El futuro de los psicodélico debería de ser la legalidad médica pero no recreacional

El profesor de psicología Jordan Peterson recientemente contestó a una serie de preguntas de usuarios en su canal de YouTube y abordó el tema del uso de los psicodélicos. Sustancias psicodélicas como el MDMA, el LSD, los hongos, la ayahuasca, la ketamina y otras, están viviendo una especie de renacimiento en su aplicación medicinal y terapéutica ya que numerosos estudios recientes sugieren que podrían ser muy efectivos en el tratamiento de diferentes enfermedades mentales y trastornos de conducta. Al mismo tiempo, numerosas personas experimentan con estas sustancias en entornos recreacionales, utilizándolas para divertirse, entretenerse o tener experiencias pico. Esto es lo que dijo Peterson, sin duda uno de los más brillantes psicólogos de nuestra época:

No estoy seguro de qué rol jugarán en el futuro. No conocemos realmente cómo funcionan, aunque parecen afectar el sistema de serotonina del cerebro. Son incalculablemente peculiares y revelan cosas de la estructura del mundo que ignoramos completamente... Son malas drogas de fiesta, creo que no son para la diversión, deben usarse seriamente, en formas que afirmen la vida en consonancia con una exploración genuina o pueden causar mucho peligro. Carl Jung dijo "ten cuidado de la sabiduría que no te has ganado". Espero que las investiguemos científicamente, porque hay mucho que aprender allí.

La visión de Peterson parece sumamente razonable. Los psicodélicos pueden ser muy efectivos en el tratamiento de la depresión, la ansiedad, el miedo, la pérdida de sentido ante la muerte, el tabaquismo y otras condiciones, pero lo son, en gran medida, cuando se toman en un entorno seguro, bajo supervisión médica, ya sea con un doctor o un verdadero curandero o chamán. De otra forma presentan riesgos muy grandes. La intención y lo que Tim Leary llamó set and setting son fundamentales para una buena experiencia, ya que la mente se vuelve sumamente sensible y sugestionable en estas experiencias. Por ello es necesario un contexto sagrado y/o profesional. Notablemente, los experimentos que se realizan en la Universidad de Johns Hopkins, pionera en esta nueva etapa, utilizan música clásica religiosa como la de Bach y de otros compositores, o música oriental devocional en playlists previamente diseñados. Se presenta a los participantes una rosa (una compañera visionaria) y se los intenta llevar, en general, hacia lo místico y lo estéticamente conmovedor. En otras palabras, la ciencia está tratando de crear un protocolo de una experiencia mística, de un encantamiento de lo sagrado, y para ello el tratamiento es sumamente serio y lleno de significado. Algo que es imposible de reproducir cuando se ingieren estas sustancias en una fiesta o sin motivo alguno más que para divertirse.

La frase de Jung que cita Peterson es sumamente importante. Muchas personas buscan ingerir psicodélicos para tener experiencias espirituales fast-track, sin hacer todo un trabajo previo, sin ganarse el conocimiento y la sanación. Los psicodélicos, aunque en sí mismos pueden ser experiencias tortuosas, donde el individuo se enfrenta con su sombra o demonios, son utilizados como productos milagro. En cambio, cuando son parte de un tratamiento médico o psicoterapéutico, se vuelven herramientas específicas muy valiosas que son usadas en cierto momento y luego dejadas a un lado. Sin este trabajo, se corre el riesgo de aferrarse y volverse adictos espiritualmente a estas sustancias, a sólo encontrar la sabiduría y la dicha cuando se consumen.

Evidentemente surge la pregunta si entonces la mejor forma de legislar en torno a estas sustancias es hacerlas legales con fines medicinales solamente y no recreacionalmente. Esta parece ser la mejor vía para una sociedad, en general, inmadura. Para individuos maduros, en una sociedad consciente de los efectos de estas sustancias, quizás se podrían tener otras alternativas. Los individuos podrían consumirlos responsablemente en entornos autocurados que cuiden el set and setting y que hagan sagrada la experiencia o que le den sentido y propósito. Pero la realidad es que, como vemos con organismos que actualmente comercializan la ayahuasca de manera irresponsable, vendiendo brebajes por Internet y demás, nuestra sociedad difícilmente encararía esta libertad con responsabilidad y madurez. Por lo cual lo mejor será que la medicina y la psicología puedan incorporar técnicas de sanación chamánica y que los mismos facilitadores tradicionales puedan ofrecer terapias dentro de un marco legal.