*

X

Banksy toma París por sorpresa y deja en sus calles estos mensajes críticos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 07/01/2018

Tras su paso furtivo por la capital de Francia, el artista callejero Banksy elaboró varias piezas que critican la situación política actual del país

A juzgar por los esténciles aparecidos en París, Banksy tuvo algunos días particularmente activos en la capital francesa. Después de algunos meses sin saberse de sus intervenciones (la última se registró en Nueva York, a mediados de marzo), y sin duda varios más en los que no había emprendido una maniobra de largo alcance, al menos ocho impresiones del más enigmático de los artistas callejeros han sido descubiertas en diversos puntos de la ciudad.

El pasado 20 de junio se dio a conocer el primero de esta serie de grafitis en las inmediaciones de la Porte de la Chapelle. Ni la fecha ni el lugar fueron casuales, pues además de conmemorarse entonces el Día Internacional de los Refugiados, en dicha zona se encontraba el mayor centro de acogida para refugiados y migrantes de toda Francia, que funcionó de finales del 2016 hasta mediados de marzo de este año, cuando se cerró para sustituirlo por dos centros en otras zonas de la ciudad.

La imagen muestra a una niña en el momento de cubrir con un patrón floral una cruz gamada pintada en la pared, símbolo con que usualmente se identifica al Partido Nazi alemán y, por extensión, a las organizaciones políticas de ultraderecha, particularmente combatientes de la presencia de migrantes en territorio europeo. Cabe mencionar que este grafiti guarda semejanza con otro de Banksy conocido como Go flock yourself, del 2009.

Como es habitual en Banksy, los grafitis conllevan una crítica política. Ademas de la migración, en estas piezas distribuidas en París se hace referencia también a la herencia contestataria del movimiento estudiantil de 1968 y la desigualdad entre ricos y pobres.

Otra pieza particularmente interesante es la reinterpretación que el artista callejero hizo de uno de los retratos más famosos de Napoleón, Napoleón cruzando los Alpes, pintado por Jacques-Louis David en 1805. En el esténcil, sin embargo, el héroe francés aparece con el rostro totalmente cubierto entre los pliegues de su capa suntuosa, acaso una alusión a la ceguera con que el poder político “dirige” a las sociedades de nuestra época.

Como sucede con al arte callejero, algunos de estos grafitis han comenzando a participar en el curso natural de la vida urbana. Quizá es posible que algunos ya hayan desaparecido. Pero de cualquier forma cierto mensaje trascendió, y a fin de cuentas eso es lo importante.

 

También en Pijama Surf: Infográfico resume la evolución del arte callejero de Banksy

Te podría interesar:

La conciencia es una nube de posibilidad que envuelve todas las cosas (Rupert Sheldrake sobre qué es la conciencia)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 07/01/2018

El gran biólogo y experimentador de los fenómenos psi, Rupert Sheldrake, explica la naturaleza fundamental de la conciencia como la posibilidad latente en todos los seres

Rupert Sheldrake es uno de los científicos más polémicos y quizás más importantes de nuestra época. Uno de los pocos que se atreve a pensar fuera del paradigma dominante e investigar cosas como la telepatía y la "mente extendida". En una entrevista reciente, Sheldrake habló sobre la naturaleza de la conciencia. Traducimos y parafraseamos lo más importante aquí:

Los materialistas no logran explicar cómo la materia llegó a ser consciente, es por ello que muchos materialistas están virando hacia el panpsiquismo... pues si la materia puede ser consciente en el cerebro, toda la materia debe de tener el potencial de la conciencia -de otra manera, la conciencia surgiría de la nada [ex nihilo]-... La noción de que cuando los cerebros llegan a cierto tamaño empiezan a ser conscientes me parece una fantasía, y no muchos materialistas realmente creen en esto. En que eres sólo la actividad de tu cerebro -y esto es sólo generado por causas físicas; por lo tanto, no tienes libre albedrío-. Esto es muy difícil de defender.

Debemos preguntarnos qué hace la conciencia. La conciencia está involucrada en la elección y en la consideración de posibilidades, habita la dimensión de la posibilidad, es diferente a la actualidad... La vasta mayoría de lo que hacemos es inconsciente o habitual, la conciencia sólo tiene que ver con una pequeña parte de nuestra vida psíquica, está involucrada en tomar decisiones [o hacer elecciones] y considerar posibilidades alternativas. Lo que la conciencia hace es sostener diferentes posibilidades al mismo tiempo, para elegir entre ellas. Cualquier sistema en la naturaleza que tiene posibilidades que no están fijas, tendría una medida de conciencia. Lo que la física cuántica nos dice es que todos los sistemas en la naturaleza no están rígidamente determinados, tienen posibilidades... incluso un átomo de hidrógeno tiene una dimensión de posibilidades, de las cuales sólo una pequeña fracción es realizada. Hasta qué punto hace elecciones reales o hasta qué punto un electrón es consciente, es difícil de decir y quizás indecidible, pero las cosas se vuelven más interesantes cuando consideramos sistemas más  grandes, como el Sol o la galaxia. Si la conciencia emerge de patrones eléctricos de actividad en el cerebro, como muchos materialistas asumen, el Sol tiene patrones de actividad eléctrica más complejos que nuestros cerebros, y entonces, ¿por qué esto no sería asociado con la conciencia?, ¿por qué el Sol no tiene una mente? Y si el Sol tiene una mente, ¿por qué no las estrellas? Y si las estrellas tienen una mente, ¿por qué no las galaxias?, con vastas corrientes de electricidad de plasma vinculándolas por todas las partes... ¿Y por qué no podría tener una mente todo el universo? Podría haber muchos niveles de conciencia, conciencias anidadas, como ocurre en la naturaleza y en el cuerpo humano -órganos, tejidos, moléculas, átomos-, así podría haber conciencias anidadas [Ver, por ejemplo, la red de filamentos que parece unir todas las galaxias]

Sheldrake explica que no considera que la conciencia del Sol, de existir, sea similar a la conciencia humana. Nos es sumamente difícil imaginar cómo es la conciencia de otro animal e incluso de otra persona, así que no podemos imaginar cómo sería tal cosa. Por último, el científico ahonda en la noción de cómo la conciencia podría ser lo que elige la realidad que se presenta a nivel cuántico.

La estructura de probabilidad no está separada de la realidad física... la realidad física se abre hacia el futuro a través de un rango de posibilidades. Todas las cosas que tienen conciencia tienen una realidad física, un cuerpo físico con patrones rítmicos, que se relacionan con posibilidades futuras, acopladas al sistema, al presente... La conciencia es una nube de posibilidad que envuelve todas las cosas.