*

X

Banksy toma París por sorpresa y deja en sus calles estos mensajes críticos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 07/01/2018

Tras su paso furtivo por la capital de Francia, el artista callejero Banksy elaboró varias piezas que critican la situación política actual del país

A juzgar por los esténciles aparecidos en París, Banksy tuvo algunos días particularmente activos en la capital francesa. Después de algunos meses sin saberse de sus intervenciones (la última se registró en Nueva York, a mediados de marzo), y sin duda varios más en los que no había emprendido una maniobra de largo alcance, al menos ocho impresiones del más enigmático de los artistas callejeros han sido descubiertas en diversos puntos de la ciudad.

El pasado 20 de junio se dio a conocer el primero de esta serie de grafitis en las inmediaciones de la Porte de la Chapelle. Ni la fecha ni el lugar fueron casuales, pues además de conmemorarse entonces el Día Internacional de los Refugiados, en dicha zona se encontraba el mayor centro de acogida para refugiados y migrantes de toda Francia, que funcionó de finales del 2016 hasta mediados de marzo de este año, cuando se cerró para sustituirlo por dos centros en otras zonas de la ciudad.

La imagen muestra a una niña en el momento de cubrir con un patrón floral una cruz gamada pintada en la pared, símbolo con que usualmente se identifica al Partido Nazi alemán y, por extensión, a las organizaciones políticas de ultraderecha, particularmente combatientes de la presencia de migrantes en territorio europeo. Cabe mencionar que este grafiti guarda semejanza con otro de Banksy conocido como Go flock yourself, del 2009.

Como es habitual en Banksy, los grafitis conllevan una crítica política. Ademas de la migración, en estas piezas distribuidas en París se hace referencia también a la herencia contestataria del movimiento estudiantil de 1968 y la desigualdad entre ricos y pobres.

Otra pieza particularmente interesante es la reinterpretación que el artista callejero hizo de uno de los retratos más famosos de Napoleón, Napoleón cruzando los Alpes, pintado por Jacques-Louis David en 1805. En el esténcil, sin embargo, el héroe francés aparece con el rostro totalmente cubierto entre los pliegues de su capa suntuosa, acaso una alusión a la ceguera con que el poder político “dirige” a las sociedades de nuestra época.

Como sucede con al arte callejero, algunos de estos grafitis han comenzando a participar en el curso natural de la vida urbana. Quizá es posible que algunos ya hayan desaparecido. Pero de cualquier forma cierto mensaje trascendió, y a fin de cuentas eso es lo importante.

 

También en Pijama Surf: Infográfico resume la evolución del arte callejero de Banksy

Te podría interesar:

Estas son las 4 claves para el bienestar, según neurocientífico que ha estudiado la mente de maestros budistas

AlterCultura

Por: pijamasurf - 07/01/2018

4 cualidades que desarrolla la meditación y que los científicos han asociado con el auténtico bienestar

Richard J. Davidson es uno de los principales expertos a nivel mundial en los efectos de la meditación en el cerebro, y es fundador del Center for Healthy Minds de la Universidad de Wisconsin, Madison. Davidson ha estudiado a expertos meditadores que han meditado más de 10 mil horas, entre ellos, personas como el monje francés Matthieu Ricard y el maestro budista Mingyur Rinpoche. Según su extensa investigación, y aplicando sus conocimientos a una definición de la felicidad no hedonista (más cercana a la eudaimonía aristotélica), Davidson considera que hay cuatro cualidades de la mente que constituyen la base del auténtico bienestar. Estas cualidades están relacionadas con la neuroplasticidad, es decir, cualquier individuo puede entrenarse para desarrollarlas, y la meditación ayuda a ello.



1. Resiliencia

Un mundo impermanente, como enseñó el Buda, produce sufrimiento. Es inevitable que pasemos malos ratos, momentos difíciles. Lo fundamental es cómo respondemos a ellos y cómo somos capaces de recuperarnos. La resiliencia es la rapidez con la que se recupera alguien de la adversidad, lo cual está asociado con el bienestar. Davidson llama a la resiliencia también "no-pegajosidad": la cualidad de que las cosas que vives no se te queden "pegadas". 

La meditación mejora esta capacidad; sin embargo, para que existan diferencias notables, debes meditar unas 10 mil horas. Esta es la cualidad que tarda más en producir beneficios. No obstante, una práctica intermedia de meditación puede ayudar en general con el apego y por lo tanto, crear una actitud más sana antes las emociones.

 

2. Prospección

Davidson describe esta cualidad como la capacidad de ver lo positivo en los otros y en la vida en general, tener una prospección positiva. En el budismo y en general en las religiones, esto se conoce como ver la bondad innata de todos los seres. Practicar la meditación de la compasión (como el metta o el tong-len) conlleva rápidamente activaciones en los circuitos cerebrales ligados a la prospección o a la forma que encaramos las cosas. Generar pensamientos compasivos cambia tu cerebro y te hace feliz. 

 

3. Atención 

Esta es la cualidad que quizás más urge cultivar en el mundo moderno, bombardeado por estímulos fragmentarios de información digital. De hecho, la nueva economía está basada en capturar la información de las personas. Es por ello que algunos maestros de meditación, como Alan Wallace, consideran que como especie tenemos un déficit de atención global. Asimismo, existen numerosos estudios que muestran que la distracción y la rumiación están asociadas con la  depresión y la ansiedad. Por otro lado, los llamados estados de "flow" se caracterizan por la concentración. Davidson considera que la meditación es una forma de educar la atención.

 

4. Generosidad

De acuerdo con Davidson, los comportamientos generosos y altruistas, o el simple agradecimiento, están asociados con el sentimiento de bienestar. De nuevo, las meditaciones que generan una sensación de amor o compasión producen la activación de circuitos neurales vinculados con el bienestar. Seguramente, cuando una persona reza por alguien más, ocurre lo mismo.