*

X

Andrea Lacoste, un prometedor electropop que enamora y juega con un lado oscuro

Arte

Por: pijamasurf - 07/25/2018

El segundo disco de la venezolana Andrea Lacoste la consolida como una figura emergente del pop latinoamericano, con una propuesta que busca trascender lo meramente comercial

La cantante y productora venezolana Andrea Lacoste es una de las artistas nuevas más interesantes en el pop electrónico latino. Lacoste tiene una linda voz, con una especie de potente inocencia, que apela a la dulzura pero que alcanza a revelar un lado introspectivo más complejo y profundo, que ella identifica con la melancolía. La niña crece y se viste de "cuero". Lo más interesante es que Lacoste escribe los temas, toca la guitarra, el teclado, una especie de ukulele venezolano y programa y produce los sonidos. Aparentemente, estudió producción musical en México. Al parecer, se vale por sí misma para hacer música que crea, más que otra cosa, belleza y un espacio para sentir e imaginar.

Su segundo disco, En la boca del , parece ser su graduación. El disco muestra una paleta de sonidos que van desde canciones muy pop que hablan de amor, hasta exploraciones más oscuras que se acercan a una electrónica industrial, más hipnótica. Todo es una especie de gran seducción, electropop lleno de energía, sonidos y letras enamoradizas en varios idiomas (es políglota), con una gran dinámica. Por momentos recuerda algunos de los discos de Disco Ruido, con exploraciones más oscuras tipo Nine Inch Nails (obviamente, guardando gran distancia) y por supuesto, a veces, a una de esas pop stars que abundan (pero que no conocemos mucho). El disco no es completamente redondo, algunos tracks se repiten sin aportar mucho y caen en lugares comunes. Pero no hay duda de que promete, especialmente porque no existen muchas artistas latinoamericanas que hayan podido dar el salto de lo que es meramente pop comercial a una música con una aspiración estética más alta, sensible a influencias literarias y artísticas. Lacoste combina una imagen atractiva -que permite que el púbico se identifique, aspire o desee- con un obvio talento musical. Lo cual augura éxito. 

En su sitio, explica el sentido de su composición:

Quiero que la gente se transporte a otros espacios mientras reflexiona. Mis letras son variadas, no siempre son de amor, pero siempre busco que nos toquen de alguna forma. Que nos den impulso o energía, que nos generen melancolía.

 

Te podría interesar:

Brillante animación narra la compleja amistad de Freud y Jung en 4 minutos (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 07/25/2018

Sexo, religión, rivalidad: la polémica amistad de 2 grandes intelectuales del siglo XX

La amistad de Freud y Jung es una de las más famosas del siglo XX. En este video del excelente sitio de filosofía Aeon tenemos una condensación, en 4 minutos, de una de las relaciones más complejas y fascinantes.

Aunque muchos matices quedan fuera el video, es estupendo sobre todo por sus formidables animaciones. Jung conoció a Freud en 1906, cuando éste se encontraba en la cima de sus poderes, pues ya había publicado algunos de sus libros más importantes (como La interpretación de los sueños) y había despertado el interés mundial sobre el inconsciente.

El encuentro de dos mentes brillantes no ocurrió sin sacar chispas. El primer día de conocerse pasaron 13 horas seguidas conversando. Freud señaló a Jung como su heredero, su Josué (siendo él, en este caso, Moisés). Viajaron a Estados Unidos, llevaron el psicoanálisis con éxito al nuevo mundo y cada uno analizó los sueños del otro. Freud luego empezó a tener paranoia y a pensar que Jung quería destronarlo, como Edipo. En realidad, el conflicto de fondo era intelectual. Freud creía que todo podía reducirse al sexo; Jung consideraba que existía una dimensión espiritual y que la libido era una energía psíquica no limitada exclusivamente a lo sexual. En una ocasión en la que estaban juntos se escucharon unos ruidos inexplicables que Freud, pese a haberlos oído claramente y a que Jung predijo acertadamente que volverían a ocurrir, desestimó o reprimió.

Más tarde, Freud acusó a Jung de ser un místico; sin embargo, él mismo reconoció la existencia de fenómenos parapsicológicos. Jung escribió en su biografía que no podía seguir más a Freud, pues éste mostraba una incongruencia intelectual y no una sincera búsqueda de la verdad. Con la publicación de uno de los libros de Jung, Símbolos de transformación, donde se distancia de las teorías de Freud, se selló la ruptura. El video señala que las teorías de Freud han probado ser más influyentes, y tiene razón. Sin embargo, influencia no significa necesariamente valor o acierto. Quizás, mucho de Jung queda por ser descubierto.