*

X

Estudio explica la voz excepcional de Freddie Mercury (superior a la de Pavarotti)

Arte

Por: pijamasurf - 05/17/2018

La asombrosa capacidad vocal de Freddie Mercury explicada por la ciencia

Freddie Mercury es una de esas personas extraordinarias que cada tanto (pero con menos frecuencia de lo que se cree) irrumpen en una disciplina creativa, la música en este caso, y exceden con su talento, su ingenio y su propia vitalidad los límites hasta entonces marcados en dicho campo. Su impacto suele ser una mezcla de habilidades y rasgos propios bien cultivados pero en buena medida también es resultado de la combinación de circunstancias únicas, algunas subjetivas y otras históricas, irrepetibles, que contribuyen por esta misma razón al brillo del genio y a cierta idea de “pieza única” que se forma en torno a éste.

En el caso del líder de la banda Queen, una de dichas circunstancias es su voz, tan inconfundible como su presencia en los escenarios y el sello que dio a sus composiciones. La voz de Freddie Mercury desborda energía y fuerza, pero además, desde un punto de vista estrictamente técnico, se trata de uno de los cantantes más notables en la historia del rock y de la música en general.

Recientemente, un grupo de investigadores especializados en el estudio de la voz (abordada desde distintas perspectivas: la biofísica y la otorrinolaringología, entre otras) analizó algunos registros existentes de la voz de Mercury para establecer las cualidades específicas que hicieron de él un cantante excepcional.

Entre otros indicios, la investigación mostró que al hablar y cantar, en el aparato vocal y respiratorio de Freddie Mercury operaban los pliegues ventriculares y vocales, una condición poco común que producía como resultado un espectro sumamente rico y amplio de subarmonías y un vibrato particularmente veloz. Sobre este rasgo, los investigadores hacen una comparación un tanto peculiar: la tráquea de Mercury vibraba de tal modo, con tal velocidad, que ni siquiera el legendario tenor Luciano Pavarotti podría reproducir tal sonido. 

En una persona común, el vibrato se encuentra en un rango promedio de frecuencia de entre 5.4 y 6.9Hz; los investigadores aseguran que el vibrato de Mercury se encontraba en los 7.04Hz.

Cabe mencionar que estas observaciones son fruto del análisis de grabaciones, pues por razones obvias los investigadores no pudieron estudiar directamente la estructura anatómica del cantante. Entre otros registros, se tomaron en cuenta entrevistas donde se escucha hablar a Mercury y especialmente sus grabaciones a capella de algunas de las canciones más emblemáticas de Queen.

Con cierto ánimo legendario se dice que Mercury era capaz de cubrir ocho octavas, una cifra un tanto increíble si se tiene en cuenta que los cantantes de ópera sueñan con rondar las dos o tres octavas y la voz del ser humano común se encuentra por debajo de esa cifra (en un piano, es posible interpretar canciones en siete octavas). Asimismo, una anécdota asegura que el cantante declinó participar en un dueto operístico por temor a que sus seguidores desconocieran su voz, lo cual de algún modo sugiere que Mercury sabía que con su voz podía ir más allá de lo que solía mostrar.

Y si bien este estudio desmiente un tanto esta aura maravillosa en torno al cantante, de cualquier modo aporta evidencia del carácter extraordinario de Freddie Mercury.

La investigación puede consultarse en este enlace.

 

También en Pijama Surf: Estas fotos de Freddie Mercury con su última pareja demuestran por qué el amor siempre es amor

Te podría interesar:

Muere trágicamente Scott Hutchison, vocalista de Frightened Rabbit, una banda que merece escucharse (VIDEOS)

Arte

Por: pijamasurf - 05/17/2018

Hutchison llevaba décadas luchando con la depresión: su música permanece como un testimonio triunfal

El cuerpo del músico escocés Scott Hutchison, líder de la banda Frightened Rabbit, fue encontrado en Edinburgo ayer por la tarde. Hutchison se encontraba desaparecido desde hacía un par de días. La banda había posteado mensajes en sus cuentas oficiales en redes sociales, diciendo que estaban preocupados por Scott; "puede que esté en un estado frágil", señalaron. Scott sufría de una profunda depresión, que le hacía padecer ataques de pánico.

En una reciente entrevista con el sitio Noisey, Hutchison había dicho: "Estoy más o menos. En el día con día, soy un sólido 6 de 10. No sé qué tan seguido pueda tener esperanza de algo más. Lo negativo me jala y me quedo en ello, y me consume".

Frightened Rabbit fue, primero, el proyecto solista de Hutchison. El nombre es altamente significativo, pues era la forma en la que lo llamó de chico su madre: "conejo asustado". Scott era sumamente tímido pero, con enorme valentía, utilizó el nombre para enarbolar su proyectó musical y salir a la luz. Su música y sus letras han inspirado a miles de jóvenes, pues proyectan la fuerza infalsificable de vivir con la depresión y el dolor y transformarlos en belleza. Frightened Rabbit es una banda que transporta a los escuchas a la juventud, a la sensación de ser inadecuado (awkward), sentir intensamente y luchar. La enorme sensibilidad de Hutchison brilla en la música que ahora suena aún más melancólica, dueña a la vez de una ominosa tristeza y una gran fuerza.

De alguna manera, buena parte de su música es una prefiguración de su muerte, esa irresistible atracción del abismo. Hutchison sufrió mucho y ha muerto, pero al menos podemos estar seguros de que sintió y vivió y transformó sus emociones en música que más allá de satisfacer un canon estético o no, transmite vida y emoción, y numerosas personas en el mundo, particularmente jóvenes -puesto que la música es una transmisión de un estado particular que se hace accesible-, se sienten identificados con esa inmensa euforia mezclada con desolación que vibra en todas sus canciones. Como el sexo y la depresión adolescente, torpes, hermosos y dolorosos, así son sus letras. En "Swim Until You Can't See Land" parece estar cifrada su muerte:

If I hadn’t come now to the coast to disappear  

I may have died in a landslide of rocks and hopes and fears.

Y al final de su álbum debut, en la canción "Floating in the Forth​", ya decía, con voz triunfante: "I think I’ll save suicide for another day" ("Creo que pospondré el suicido para otro día"). Y luego, también, "I think I'll save suicide for another year" ("Creo que pospondré el suicidio para otro año"). Fueron 10 años los que salvó su vida. Aunque hoy es un día triste, queda la música.