*

X

Lista de los 43 libros de filosofía más importantes de 1950-2000, según filósofos contemporáneos

Libros

Por: pijamasurf - 04/17/2018

Libros de Wittgenstein, Habermas, Kuhn, Popper, Foucault, Chomsky y más

El sitio Open Culture publica una lista de los libros de filosofía más relevantes de la segunda mitad del siglo XX. El génesis de esta lista son el profesor Chen Bo, de la Universidad de Pekín, y la profesora Susan Haack de la Universidad de Miami, quien es una de las apenas dos mujeres de la lista (por cierto, Hilary Putnam es hombre). Bo y Hack realizaron un sondeo con importantes profesores de filosofía, siguiendo la petición de una editorial china que buscaba traducir textos relevantes. 

Muchos de los grandes filósofos del siglo XX escribieron sus obras importantes en la primera mitad del siglo (Heidegger, Sartre, Russell, Whitehead, los obras más relevantes de la fenomenología, etc.). Por otra parte, muchas de las obras significativas de la segunda mitad del siglo XX reflejan la tendencia de especialización que ha sobrevenido en la filosofía: obras que podrían ser clasificadas como de crítica literaria, sociología, teoría de género, autoayuda, etc. Dicho eso la lista, nos sirve como introducción a diversos autores que no son tan conocidos. 

La lista nos ayuda, también, para otra cosa: notar la profunda crisis en la que se encuentra la filosofía moderna. Más allá de algunas ausencias que fortalecerían este listado, es indudable que si se compara con una hipotética lista de 1900 a 1950, la lista actual quedaría vapuleada. Si imaginamos uno de esos juegos de futbol como los de Monty Python entre filósofos de la primera mitad del siglo y filósofos de la segunda, el resultado sería escandaloso, tipo 7-1 o algo así. 

Los primeros 30 autores/obras de la lista son:

 

1. Ludwig Wittgenstein, Philosophical Investigations

2. W. V. Quine, Word and Object

3. Peter F. Strawson, Individuals: An Essay in Descriptive Metaphysics

4. John Rawls, A Theory of Justice

5. Nelson Goodman, Fact, Fiction and Forecast

6. Saul Kripke, Naming and Necessity

7. G. E. M. Anscombe, Intention

8. J. L. Austin, How to do Things with Words

9. Thomas Kuhn, The Structure of Scientific Revolutions

10. M. Dummett, The Logical Basis of Metaphysics

11. Hilary Putnam, The Many Faces of Realism

12. Michel Foucault, The Order of Things: An Archaeology of the Human Sciences

13. Thomas Nagel, The View From Nowhere

14. Robert Nozick, Anarchy, State and Utopia

15. R. M. Hare, The Language of Morals and Freedom and Reason

16. John R. Searle, Intentionality and The Rediscovery of the Mind

17. Bernard Williams, Ethics and the Limits of Philosophy, Descartes: The Project of Pure Enquiry and Moral Luck: Philosophical Papers 1973-1980

18. Karl Popper, Conjecture and Refutations

19. Gilbert Ryle, The Concept of Mind

20. Donald Davidson, Essays on Action and Event and Inquiries into Truth and Interpretation

21. John McDowell, Mind and World

22. Daniel C. Dennett, Consciousness Explained and The Intentional Stance

23. Jurgen Habermas, Theory of Communicative Action and Between Facts and Norm

24. Jacques Derrida, Voice and Phenomenon and Of Grammatology

25. Paul Ricoeur, Le Metaphore Vive and Freedom and Nature

26. Noam Chomsky, Syntactic Structures and Cartesian Linguistics

27. Derek Parfitt, Reasons and Persons

28. Susan Haack, Evidence and Inquiry

29. D. M. Armstrong, Materialist Theory of the Mind and A Combinatorial Theory of Possibility

30. Herbert Hart, The Concept of Law and Punishment and Responsibility

Te podría interesar:

Exclusivo y artificial: los motivos por los que Borges nunca recibió el Nobel de Literatura

Libros

Por: pijamasurf - 04/17/2018

La Academia Sueca hizo público el informe del Comité Nobel de 1967, año en que Jorge Luis Borges tuvo la mayor probabilidad de recibir el galardón

El Premio Nobel, por sus propias características, es quizá uno de los reconocimientos más importantes que se otorgan a una persona (a veces también a instituciones) en el mundo occidental. Culturalmente está revestido de cierto aire de galardón máximo, como si se tratase de uno de los niveles más elevados que una persona pudiera alcanzar en su vida, específicamente, en su labor profesional. En ese sentido parece, como dice la locución latina, un non plus ultra, como si después del Nobel no hubiera ya nada más que hacer porque no hay premio más importante que recibir. 

Tal vez también por eso el Nobel no ha estado exento de polémica, en especial luego de que por sí mismo comenzó a ganar notoriedad, con particular frecuencia en los dominios de la literatura y la paz, categorías explícitas de este reconocimiento en las que, acaso por su propia naturaleza (subjetiva, social, política), los ganadores anunciados difícilmente pueden alcanzar un consenso absoluto entre la opinión pública. A veces el Premio Nobel de Literatura o de la Paz se anuncia con cierta conformidad generalizada, como si la elegida o el elegido suscitara una civilizada simpatía inicial que pocos sienten necesario quebrantar; a veces, sin embargo, la decisión de la Academia Sueca se considera a todas luces disparatada y por un tiempo su dictamen y aun su probidad se cuestionan, como si con la atribución del premio a tal o cual persona hubieran injuriado lo mismo al sentido común que a la cultura universal, o algo por estilo.

Tal es el caso, para muchos, de la omisión imperdonable que por tantos años sostuvo el comité del Premio Nobel contra Jorge Luis Borges, escritor de quien tantos (sobre todo en Argentina) clamaban porque se le otorgara el reconocimiento en el área de Literatura y que, para su decepción, murió sin que su nombre se sumara al de otros tantos escritores ilustres (y algunos no tanto) que lo habían recibido. Sobre todo en las últimas décadas de su vida (esto es, entre los años 60 y los años 80 del siglo XX), a Borges se le llamó no sin cierta sorna “el eterno candidato”, pues cada año aparecía entre los ganadores posibles de la presea que, dicho sea de paso, en esa época ganaron escritores como William Golding, Gabriel García Márquez o Eugenio Montale.

¿Por qué a Borges nunca se le concedió el Nobel de Literatura? Hay quien especuló que el motivo fundamental podría ser el encuentro que sostuvo el argentino con Augusto Pinochet en 1976, de cuyas manos aceptó un doctorado honoris causa de la Universidad de Chile y a quien incluso elogió tanto en su discurso de recepción como al salir de una entrevista privada que tuvo después con el dictador. En tanto el Premio Nobel también tiene una ideología que seguir y transmitir, se dice que este acto de Borges echó una sombra sobre la posibilidad de ser merecedor del premio, en la medida en que el comité nunca podría otorgárselo a alguien que demostrara así sea una simpatía mínima por un régimen totalitario, fascista o dictatorial.

No obstante, las razones también fueron literarias. Hace unos días, la Academia Sueca hizo del conocimiento público el expediente de los Premios Nobel de 1967, al parecer el único momento en que Borges tuvo las probabilidades más serias de obtener el galardón. 

Al final, el balance de la Academia no fue favorable para el argentino. De acuerdo con esta información “desclasificada”, Anders Osterling, entonces cabeza del comité del Nobel, rechazó a Borges por considerarlo “demasiado exclusivo o artificial en su ingenioso arte en miniatura”, un juicio parco que bastó para que ese año el reconocimiento se otorgara al guatemalteco Miguel Ángel Asturias, autor, entre otras obras, de El señor Presidente, una de las novelas fundacionales de un subgénero típicamente latinoamericano que narra la desventura de un país gobernado por un dictador.

Borges, en efecto, se encuentra en el punto opuesto del espectro literario, y algo de verdad llevan las palabras de Osterling. Aunque su genio y su cultura literarios son indiscutibles, ciertamente no será en su obra donde se encuentre esa exposición de las contradicciones humanas que a veces buscan explícitamente los académicos suecos que examinan a los candidatos para el Nobel.