*

X

Estas son las 5 cosas que debes hacer para tener sueños lúcidos, según la ciencia

AlterCultura

Por: pijamasurf - 04/07/2018

Este es el procedimiento más efectivo para tener sueños lúcidos, según científicos expertos en el campo

Desde las últimas décadas del siglo XX, los sueños lúcidos se convirtieron ya no sólo en el objeto de la fantasía y las leyendas sino de la investigación científica. Durante siglos, los sueños lúcidos habían sido explorados por el misticismo y la religión (véase el "yoga tibetano de los sueños"). Particularmente a través del pionero Stephen Laberge, en las últimas décadas la ciencia ha logrado no sólo establecer que existen y estudiar sus características, sino crear protocolos que permiten a cualquiera experimentar estos sueños que suelen ser un bálsamo para el espíritu. Laberge y Denholm Aspy han creado un procolo de cinco pasos llamado "Mnemonic Induction of Lucid Dreams", el cual ha sido estudiado extensamente y es considerado como la técnica más confiable para inducir estos sueños:

1. Pon tu alarma 5 horas después de que te vas a dormir.

2. Cuando la alarma suene, intenta acordarte del sueño que tuviste antes de despertarte. Si no lo logras, sólo recuerda un sueño reciente.

3. Quédate en una posición cómoda con las luces apagadas y repite en tu mente la frase: "La próxima vez que sueñe me acordaré que estoy soñando." Debes hacerlo con verdadera intención y concentración. 

4. Cada vez que repites la frase, imagina que estás en el sueño que recordaste en el paso 2 y visualízate recordando que estás soñando.

5. Repite los pasos 3 y 4 hasta que te quedes dormido o hasta que estés seguro de que haya cuajado tu intención de recordar que estás soñando. La idea es que esto sea lo último en tu mente antes de quedarte dormido.

Con este procedimiento, según Aspy, de 169 australianos que llevaron un diario de sueños, más de la mitad tuvieron un sueño lúcido en 1 semana de prueba. La clave consiste en hacer esto en el estado de vigilia adecuado. No hay que estar lo suficientemente soñoliento como para que la intención de recordar el sueño no cuaje; pero tampoco hay que despertarse demasiado y que te cueste trabajo volverte a quedar dormido, ya que se ha comprobado que esto disminuye la efectividad del ejercicio. Es importante hacer esto más o menos 5 horas después de dormirse, pues la mayoría de los sueños ocurren en las últimas 2 horas antes de despertar.

Te podría interesar:

Esta pareja coincidió en la misma fotografía 10 años antes de conocerse

AlterCultura

Por: pijamasurf - 04/07/2018

¿Las casualidades no existen? Este hecho podría ser una gran prueba de ello…

A veces la realidad nos sorprende con fenómenos que, paradójicamente, nos hacen dudar de su condición, es decir, nos hacen preguntarnos si la realidad es real o si todo no es más que una ilusión.

Uno de esos fenómenos es la coincidencia, llamada a veces también sincronicidad, por la cual dos hechos con poca o nula probabilidad de ocurrir en el mismo tiempo y espacio encuentran, sin embargo, un punto de conexión y encuentro: una casualidad que se convierte en causalidad. Un ejemplo muy sencillo, que ocurre de tanto en tanto, es pensar en una persona y al poco tiempo recibir una llamada suya, un mensaje, o encontrarla en la calle. 

A veces, también, eso que parece sencillo adquiere otras proporciones… digamos, increíbles. Así ocurre en el caso que ahora reseñamos, en el que un hombre se descubrió en una fotografía de su actual pareja, pero tomada muchos años antes, cuando ni uno ni otro soñaban siquiera en conocerse.

Los protagonistas de esta historia son el Sr. Ye y la Sra. Xue, mismos que se conocieron en el año 2011 en la ciudad china de Chengtu, provincia de Sichuán, en el sudoeste del país. Su historia sería más o menos la de muchos: se encontraron, quizá un amigo o amiga en común los presentó, se gustaron, continuaron viéndose, se enamoraron uno del otro, el algún momento decidieron casarse y tener hijos (gemelas, en su caso). Nada particularmente extraordinario…

Hasta hace unos días, cuando en una reunión en casa de la madre de ella, la conversación derivó hacia el parecido de las hijas de ambos con Xue. Para aportar datos a la cuestión, Ye rebuscó entre las fotografías de juventud de su esposa y, de pronto, se descubrió a sí mismo en una de éstas, tomada en julio del año 2000 en la Plaza del Cuatro de Mayo, ubicada en la ciudad portuaria de Qingdao, provincia de Shandong, también al este del país, en cuyo centro se encuentra la escultura Viento de mayo.

Al mirar la fotografía de su esposa, Ye se reconoció de inmediato en una de las personas tomadas circunstancialmente en el fondo. Recordó que su esposa había hablado alguna vez de esa visita a Qingdao, pero jamás creyó que ambos la hubieran hecho en el mismo preciso momento.

Ye se reconoció además por otro detalle: su postura era la misma que en ese entonces hacía en todas las fotografías que le tomaban. Es decir: no es sólo que estuviera en la fotografía de su esposa sino que, además, la foto fue tomada en el momento en que él era también fotografiado por alguien más. ¿La prueba? Su propia fotografía:

¿Casualidad? ¿Destino? ¿Evidencia de que quizá la realidad es menos real de lo que suponemos? Quizá. Quizá, también, una simple coincidencia, como a veces sucede…

 

En Pijama Surf: Sincronicidad: el significado de las coincidencias en un universo espejo